Aleteia

Misioneros de todo el mundo se reunirán en Lourdes para compartir su testimonio

Comparte

Las Obras Misionales Pontificias hacen un llamado a poner a los pies de la Virgen la labor evangelizadora en todo el mundo

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Lourdes será foco de misiones en 2020. Las Obras Misionales Pontificias (OMP) han convocado una gran peregrinación internacional al santuario de la Virgen entre los días 11 y 14 de mayo. Bajo el lema «Yo soy la Inmaculada Concepción», la frase con la que la Virgen se presentó a Bernadette, el viaje pone la tarea misionera en los cinco continentes bajo la protección de Santa María.

El santuario de Lourdes es desde hace 161 años uno de los centros de peregrinación mariana más importantes del mundo. En la actualidad, recibe anualmente dos millones y medio de visitantes.

María es el referente de la tarea misionera

María, como Madre de la Iglesia, es el referente para toda la labor misionera que se lleva a cabo en el mundo. Por este motivo, las Obras Misionales Pontificias (OMP) pusieron en marcha en 2018 una gran peregrinación a Lourdes con la que se ponían bajo el amparo de la Virgen.

La experiencia fue enormemente positiva y OMP decidió que la peregrinación tendría carácter anual, siempre buscando la protección de «María, primera misionera».

Las Obras Misionales Pontificias invitan a todas las personas que quieran unirse a esta peregrinación, puesto que será un momento excepcional para vivificar el espíritu misionero, cada uno desde el lugar en que vive.

Pauline Jaricot, una joven laica francesa que fundó la semilla de lo que más tarde sería las OMP, había subrayado la unión de este proyecto espiritual con la Santísima Virgen:  «Debemos unirnos al Corazón Inmaculado de María para obtener a través de su mediación la conversión de los pecadores, el consuelo de la Santa Iglesia, la propagación de la fe».

En 2018, el Papa Francisco subrayó el «aspecto espiritual de las OMP» y pidió a este movimiento que confiara sus misiones a María:

«Santa María, primera misionera,
viniste a Lourdes a conocer a Bernadette para recordarle al mundo
la importancia de la oración y la penitencia.
En lo más profundo de nuestra pobreza, cuando todo parece terminado, restableces la esperanza.
Como en Caná, nos invitas a sacar agua
para vivir con un corazón renovado la fiesta de bodas.
Nos pides que aceptemos con confianza la palabra de tu divino Hijo.
Nuestra Señora de Lourdes, la Inmaculada Concepción,
haznos discípulos misioneros para llevar las Buenas Nuevas de Salvación a todos.
Te confiamos la Iglesia universal, nuestro Santo Padre
y la siempre nueva evangelización que Cristo nos confía.
La Virgen María nos cuida, guía nuestros pasos y reza por nosotros.
Amén»

Un programa de actos especial

En la peregrinación de 2020, el programa de actos incluye laudes, conferencias sobre el tema de la peregrinación, procesiones, rosario en la Gruta, misa internacional, proyecciones de películas, viacrucis, mesas redondas, vísperas y una propuesta especial para sacerdotes en misión en Francia.

La convocatoria de la peregrinación está abierta a todos (adultos, jóvenes, niños y enfermos) y las inscripciones ya están disponibles en el sitio web oficial de OPM en Francia.

Más de 1.000 territorios de misión

El objetivo de las Obras Misionales Pontificias es «promover el espíritu misionero universal entre el pueblo de Dios» para que la Iglesia lleve el Evangelio a todo el mundo. Actualmente, las OMP trabajan en 140 países, en un total de 1.109 territorios de misión.

Con la oración y el sacrificio, todas las personas pueden contribuir a la tarea misional de la Iglesia. Tal como señaló la patrona de las misiones, Santa Teresa de Lisieux: «En el corazón de mi madre la Iglesia seré yo el amor». Y habrá quien descubra, como el otro patrón San Francisco Javier, que Dios lo llama a evangelizar en otras tierras: «Señor, aquí me tienes, ¿qué quieres que haga? Envíame donde tú quieras».

El cardenal Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, ha confirmado que asistirá a la peregrinación de mayo.

Explicó a Aleteia que tiene todo el sentido del mundo hacer una peregrinación a Lourdes para pedir por las misiones: «Lourdes es un santuario adonde llegas pero también de donde partes. (…) Lourdes da sentido y fuerza a la fe, y al mismo tiempo se vuelve misionera al extenderla más allá de los muros de su propio santuario».

«Muchos cardenales irán allí, eso es suficiente para dar testimonio de la riqueza del evento», añadió.

Filoni recordó que las Obras Misionales Pontificias «son el instrumento que sobre todo transmite el sentido de la fe, su riqueza, y son aquellos que transmiten las herramientas para apoyar el trabajo principal de evangelización».

Lo hacen a través de las iglesias locales, y al mismo tiempo con un fuerte sentido de unión a Roma y al Papa. Eso ayuda a la evangelización y al mismo tiempo la unidad de la Iglesia.

Con las características del mundo de hoy, las Obras Misionales Pontificias prestan un gran servicio apostólico, según Filoni: «Han podido establecer evangelización ad intra , es decir dentro de la interculturalidad, y al mismo tiempo ad gentes, hacia la multitud que espera conocer el Evangelio».

Ese horizonte internacional y multicultural quedará plasmado en la peregrinación del 11 al 14 de mayo, en el mismo lugar de los Pirineos franceses donde la Virgen se apareció hace 181 años.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.