Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 06 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

20 pequeños consejos que podrían hacer de 2020 tu mejor año

New year, 2020,

© Vladimirova Julia

Jaime Septién - publicado el 10/01/20

Una desafiante propuesta para una experiencia de cambio en tu vida espiritual

Comienza 2020 y con él una nueva oportunidad de ser mejores ciudadanos, mejores cristianos, padres de familia, hijos, hermanos… La lista de los propósitos casi siempre se centra en lo profesional.

El padre Ed Broom, Oblato de la Virgen María, ha preparado en la web de Catholic Exchange un catálogo de veinte pequeños consejos que podrían hacer de nuestra vida espiritual en 2020 una experiencia de cambio.

Poner a Dios primero

En todas nuestras actividades, tareas, iniciativas y empresas, pongamos siempre a Dios en el mero centro. El primero de los mandamientos que nos dio Jesucristo es amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.

Diariamente recordar el por qué de tu existencia

Así como los pájaros fueron creados para volar alto en el cielo y los peces para nadar en lo profundo del mar, el propósito de la existencia del ser humano es la unión con Dios.

Ordena lo que está desordenado en tu vida

Con absoluta humildad pregúntate a ti mismo cuál es el más grande desorden que tienes en tu vida; luego, con determinación y con la ayuda de Dios, trata de remediarlo. San Agustín decía que la paz es la tranquilidad del orden.

Pedir la gracia

Para superar el desorden moral (que nosotros llamamos pecado), necesitamos ser asistidos por la gracia de Dios y acudir al sacramento de la Confesión. Acudir a este sacramento nos hace experimentar la infinita misericordia y confianza de Dios.

Controla tu lengua

La Biblia lo dice claramente y los santos nos lo recuerdan de manera constante: no seremos capaces de arribar a la verdadera santidad si antes no hemos hecho el esfuerzo de controlar nuestra lengua y evitar las habladurías.

Sé lento en hablar y rápido para escuchar

Este consejo está tomado del apóstol Santiago. Por favor, abre tu Biblia en el capítulo tres de la Carta de este apóstol de Cristo y medita con calma su contenido. Es uno de los mejores capítulos de los notables pecados de la lengua.

Vive en el espíritu de la Regla de Oro

Todos queremos ser tratados con amabilidad; todos queremos recibir compasión, atención y, desde luego, todos queremos ser amados. Hagamos lo mismo con los otros. Esto consuela inmensamente al Sagrado Corazón de Jesús.

Controla tus ojos

Ahora más que nunca debemos ser muy estrictos en custodiar nuestros sentidos, especialmente los ojos, espejos del alma. Jesús nos recordó en el Sermón de la Montaña que una bienaventuranza es que los puros de corazón verán a Dios.

Vive en la presencia de Dios

Es la manera de evitar muchos pecados y tener a Dios como constante compañía. Santa Teresa de Ávila solía decir que una de las primeras razones por las que pecamos es por olvidar la presencia de Dios en nosotros, en nuestra vida.

Da gracias a Dios todo el tiempo

Son las palabras que podemos leer en los escritos del apóstol San Pablo. Jesús lo señaló cuando curó a diez leprosos y solo uno volvió para darle las gracias. Nunca debemos olvidar la gratitud, al contrario, cultivemos la gratitud con Dios.

Tres condimentos sociales

Aprende a expresar constantemente estos tres sentimientos: por favor, gracias y perdóname. Son expresiones muy cortas y muy poderosas que podrán hacer de nuestra vida social más cortés y amable. Todas expresan la humildad del corazón.

Sé humilde

Rápidamente admite ante Dios y ante los demás que cometiste un error. Recuerda que solo Dios es perfecto y todos nosotros pecadores. La Biblia enseña que el justo cae siete veces al día. Jesús describe su corazón como manso y humilde.

No esperes para mañana

La gracia de Dios viene y va. Cuando el Espíritu Santo nos ilumina poderosamente para llevar a cabo alguna iniciativa, no debemos dejarla para mañana. La vida es muy corta y la eternidad es para siempre.

¿Caíste? ¡Levántate!

Cuando caigas levántate rápido. Una de las mejores tácticas del diablo es guiarnos hacia la desesperación. Dios ama a los que tras una caída se acogen a su misericordia. Jesús dijo a Santa Faustina que grandes pecadores pueden ser santos si confían en Él y en su infinita misericordia.

Qué hacer con tu cruz

Reconoce tus cruces y las cruces que te manda la providencia de Dios. Luego, pide a Jesús y a su madre (que también es tu madre) que te den la paciencia necesaria para cargarlas. Con Jesús a tu lado puede cargar cualquier cruz.

¿Tentado? Vuelve a María

Tan pronto como una tentación del diablo te asalte, eleva tu mente y tu corazón a María y reza con fervor un Ave María. Ella aplastará la cabeza de la serpiente. Todos los diablos del infierno le tienen un temor mortal al nombre de María.

Sé un buen samaritano en el camino de la vida

Dondequiera que te encuentres a una persona –miembro de tu familia, amigo, colega, quien sea—que esté pasando por un agudo estado de soledad, trata de consolarlo con palabras, gestos sonrisas u oraciones. Eso alegra a Jesús y a María.

Realiza lo ordinario con amor extraordinario

La santidad no depende de mover montañas, resucitar a los muertos o devolverle la vista a los ciegos. Jesús lo hizo para demostrar su amor a los más débiles. Debemos orar para que Dios nos de la gracia de hacer cosas ordinarias con su Amor.

Misa diaria y comunión

En el Padre Nuestro pedimos que Dios no dé nuestro pan de cada día. Una traducción sacramental es sencilla: que nos dé su cuerpo y sangre a diario. Ve tu agenda semanal: si no puedes todos los días, hazlo varias veces a la semana, además del domingo.

Ama, confía y rézale a María

Escucha las palabras de san Luis María Grignon de Montfort: vivir en María significa amar a María con todo nuestro corazón. Significa amar a María y tener el tesoro más grande de la salvación en nuestras manos: ella nos pondrá en el Sagrado Corazón de su Hijo como refugio ahora y por toda la eternidad.

Tags:
año nuevopropósitos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ary Waldir Ramos Díaz
Benedicto XVI: "El Señor me ha quitado la pal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.