Aleteia

¿Ácido úrico alto y gota? 9 consejos que debes saber

GOUT
Shutterstock | Thamkc
Comparte

A través de una buena alimentación, pautada por un nutricionista, se consigue disminuir los niveles de ácido úrico en sangre

La hiperuricemia es una enfermedad que se presenta cuando los niveles de ácido úrico en sangre están elevados (valores mayores de 6 mg/dl en el caso de las mujeres y mayor de 7 mg/dl en el los hombres).

Esta enfermedad puede ocasionar la gota que es la inflamación articular causada por la acumulación de ese ácido úrico en las articulaciones, lo que produce gran dolor generalmente en el dedo gordo del pie, pero que puede producirse en cualquier otra zona.

La buena noticia es que, a través de una buena alimentación, pautada por un nutricionista, se consigue disminuir los niveles de ácido úrico en sangre y mejorar la situación para evitar que aparezcan los ataques de gota.

Por eso es importante que una vez instaurada esta enfermedad, acudamos al médico para que valore si es necesario un tratamiento farmacológico y/o nutricional.

La alimentación es fundamental

La alimentación juega un rol muy importante a pesar de ello muchas veces no se le brinda la atención que merece, cuando los principales factores dietéticos que pueden incrementar el riesgo de padecer hiperuricemia y gota son: obesidad, consumo frecuente de carnes rojas, vísceras o extractos cárnicos, elevado consumo de pescado o marisco, consumo habitual de bebidas alcohólicas, ingesta de bebidas azucaradas o zumos de frutas.

GOUT
Shutterstock | GraphicsRF

Es importante conocer a grandes rasgos las recomendaciones a seguir para prevenir o tratar a nivel nutricional esta patología.

Los consejos que debes saber para prevenir o tratar el ácido úrico son:

  1. Bajar de peso, si la persona presenta exceso de peso (sobrepeso u obesidad), es recomendable comenzar a disminuirlo con la ayuda de un profesional, porque debes hacerse de forma progresiva no de golpe, porque si la ingesta calórica es muy baja puede producir un incremento de los niveles de ácido úrico.
  2. Evitar o limitar el consumo de bebidas alcohólicas y azucaradas principalmente la cerveza y los licores, así como también de refrescos, zumos u otros con agregado de azúcar.
  3. Reducir la ingesta de carnes rojas y evitar las vísceras, porque la mayoría de alimentos que contienen colesterol también contienen purinas (bases nitrogenadas presentes en algunas proteínas).
  4. Controlar el consumo de pescado y marisco, porque puede empeorar el cuadro si la ingesta es mayor de 2-3 raciones por semana, aunque puede variar en función de la gravedad de la dolencia.
  5. Fomentar el consumo de lácteos desnatados, ya que una alimentación rica en calcio (mínimo 1000 mg/día) ayuda a evitar la formación de piedras en el riñón de ácido úrico.
  6. Aumentar el consumo de proteínas vegetales, verduras, legumbres y frutas. Aunque algunas frutas ricas en fructosa se han asociado a un incremento del riesgo, sus beneficios sobre la salud parecen superiores a este riesgo.
  7. Evitar las transgresiones dietéticas agudas, como atracones esporádicos, ayunos prolongados, entre otros.
  8. Evitar otros factores de riesgo cardiovascular: dieta rica en sal, tabaquismo y sedentarismo.
  9. Aumentar el consumo de agua y si es posible bebidas bicarbonatadas que aumentan la solubilidad del ácido úrico.

¿Qué sucede con ciertas verduras y legumbres que tienen fama de elevar nuestro ácido úrico?

FOOD
Shutterstock | yotka

Un ejemplo de ello son las espinacas, las lentejas, el tomate o los frutos secos.

Es cierto que tienen mayores concentraciones de purinas que otros alimentos, pero también es cierto que los estudios no observan incrementos en los niveles de ácido úrico tras su ingesta. Esta constatación se puede explicar porque no todas las purinas de los alimentos se comportan de igual manera en nuestro organismo, por ejemplo, la cocción influye en sus efectos, se puede reducir el contenido de purinas de los alimentos si se cortan pequeños se dejan en remojo y se hierven con mucha agua.

Por otro lado, hay alimentos que además de purinas contienen sustancias inhibidoras de la formación de ácido úrico. Si tuviéramos que priorizar y limitar ciertos alimentos o bebidas en nuestra dieta no te confundas, es mucho mejor restringir el consumo de alcohol, los embutidos, la bollería o la carne, que estos otros alimentos.

La solución a este problema y muchas patologías que presenta nuestra sociedad actual es un cambio de hábitos a través de una mejora en los alimentos y las cantidades que se comen de cada uno de ellos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.