Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Y si ahora sucediera el mayor acontecimiento mundial?

pixabay

Luisa Restrepo - publicado el 07/01/20

Se trata de no volver a nuestras vidas después de Navidad como si nada hubiera pasado

La naturaleza tiene sus tiempos y habla. La rama del árbol se vuelve tierna y permite adivinar lo que está por suceder, la tierra encuentra su punto y empieza a verdear, las corrientes cambian y traen vida…

Pero, a medida que desaparece la cultura campesina, a medida que nos dejamos envolver por la inmediatez, perdemos la capacidad de hacer predicciones, la capacidad de esperar, de estar preparados para algo.

Para reconocer los signos de los tiempos necesitamos ser pacientes, contemplar, tal como lo hace el agricultor con su tierra. Tenemos necesidad de detenernos y mirar.




Te puede interesar:
¿Sabes esperar?

Estamos dormidos

En muchos sentidos, el tiempo en el que vivimos podría definirse como un tiempo en el que estamos entre dormidos y despiertos: esperamos, pero no sabemos qué.

KOBIETA PRZY STOLE
Nicoleta Ionescu | Shutterstock

Quizás por esta razón, las palabras de Jesús son actuales. Son palabras que nos invitan a permanecer despiertos, a dar razón de lo que esperamos. Porque, también podría llegar un ladrón a quitarnos lo que tenemos…

«Y esto, teniendo en cuenta el momento en que vivimos. Porque es ya hora de levantaros del sueño; que la salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe” (Rom 13,11).

Aunque ya se acabó el Adviento y ya vino el Señor, no podemos olvidarnos de esperar. La invitación está abierta a no cansarnos de esperar.


CARTE VOEUX

Te puede interesar:
Enero, el olvidado tiempo de la Epifanía

El Salvador está, siempre ha estado en nuestra historia. Es cierto que cada año esperamos su llegada, pero Él nos trae mucho más.

Él no es solo un niño tierno que nos trae paz al final del año para comenzar el siguiente. Él realmente es la promesa de Dios en nuestra vida.

Entonces, ¿cómo actualizar esa promesa para que la venida de Jesús sea más que un momento enternecedor del 25 de diciembre?

Se trata de no cansarnos porque las cosas no cambian o porque no van en la dirección que queremos. Se trata de no volver a nuestras vidas como si nada hubiera pasado.

Se trata de no apagar en nuestro corazón la ilusión de buscar, de encontrar, de emprender, de nacer. Se trata de aprender a esperar en Dios, de entender su actuar en nuestra vida.

Queremos que todo sea ya. Como los primeros cristianos, queremos que Dios se muestre glorioso todos los días, queremos que su esplendor no cese.

Queremos su inminente regreso. Nos desanimamos, nos cansamos, y no encontramos fuerza para luchar. Es en este momento cuando comenzamos a perdernos.




Te puede interesar:
¿Cómo puedo esperar tanto sin desanimarme?

Inconscientes y acostumbrados

Precisamente porque no nos detenemos y miramos lo que está sucediendo, podemos identificarnos con la descripción que hace Jesús del día de Noé: la gente vivía superficialmente, hacía las cosas habituales de todos los días, comía y bebía. Hacía lo ordinario automáticamente, sin conciencia… hasta que llegó la inundación y consumió a todos.

Nosotros también vivimos dormidos, acostumbrados, sin reflexionar sobre lo que estamos experimentando, sin cuestionarnos sobre lo que está sucediendo. Preferimos ser ciegos, preferimos no ver. Nos cuesta soportar el peso de la realidad.


SAINT THERESE STATUE

Te puede interesar:
Santa Teresita, ¿mensajera del Apocalipsis?

Pase lo que pase

Pero, aunque nosotros no veamos, la vida sigue su curso y, a menudo, los acontecimientos nos sorprenden, la historia nos supera.

Por este motivo no dejemos de estar atentos, no dejemos de estar despiertos. No sabemos cuándo la vida nos pedirá acción.


STARS

Te puede interesar:
¡Despierta! ¡Recuerda que Dios viene! No ayer, no mañana, sino hoy, ¡ahora!

Las cosas suceden sin una explicación clara, no siempre entendemos por qué… Sin embargo, es en esos momentos en los que la vida nos invita a dar razón de nuestra existencia aunque no estemos preparados.

No podemos controlar el curso de los acontecimientos, no sabemos qué pasará mañana; pero sea cual sea el momento de nuestra vida en que estos vengan, lo único que importa es cómo nos encontrarán, qué persona elegiremos y buscaremos ser.

Si hacemos así nos daremos cuenta, de repente, de que somos como no habíamos pensado que éramos. Nos daremos cuenta del significado de la salvación de Jesús en nuestra vida y podremos dar razón de nuestra esperanza.

Necesitamos abrir nuestros ojos y reconocer lo que está sucediendo dentro de nosotros y a nuestro alrededor. Tal vez la rama del árbol está realmente a punto de florecer.

Tags:
fefin del mundopreparación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.