Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 26 septiembre |
San Cleofás
home iconEspiritualidad
line break icon

Luz para reconocer en qué has herido y lo que eres

CANDLE

fotohunter|Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 02/01/20

Deja que la Navidad ilumine tu oscuridad

Navidad es una luz en la oscuridad:

«El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz; sobre los que vivían en tierra de sombras, una luz resplandeció».

Una luz que vence las tinieblas. Una luz que impera en mi vida. Los pastores vieron la luz que acompañaba a los ángeles:

«Un ángel del Señor se les apareció y la gloria de Dios los envolvió con su luz y se llenaron de temor».

En medio de la oscuridad del monte brilló una luz. Como el sol que surge poderoso en medio de las tinieblas. Jesús viene a despejar la oscuridad de mi vida. Viene a sembrar una luz que nunca muere.

Me gusta esa imagen. Viene a acabar con mis sombras. Y de esa forma me da una luz que se mantiene encendida como una hoguera en mi propia alma. De tal manera que entonces yo me vuelvo luz para otros. Reflejo la luz de Dios.

Hay personas que tienen luz. Y esa luz viene de dentro.

HANDS
PHOTOCREO Michal Bednarek|Shutterstock

Un testigo de la canonización de santa Clara dice que a ella san Francisco «le parecía oro de tal forma claro y luminoso que ella se veía también toda clara y luminosa como en un espejo».

Me gusta esta imagen. Hay personas que dan luz. Y en contacto con ellas, en su cercanía, mi vida se llena de luz. Se vuelve clara y luminosa como reflejándose en un espejo. Así es el amor que asemeja.

Las personas que llevan la oscuridad dentro también la espejan. Quisiera saber si yo tengo luz, si doy luz, si mis pasos son luminosos o están llenos de sombras.

La luz tiene que ver con la verdad, con la autenticidad, con la sencillez de vida, con la capacidad para ver la propia pobreza y reconocer las heridas sufridas y causadas. La luz ilumina mis sombras.

Me encuentro con personas incapaces de ver sus propios problemas, defectos y pecados. Tal vez tienen muchas sombras en su alma.

Quizás las heridas sufridas hacen que siempre los culpables sean los demás, nunca ellos. Me impresiona. Esa poca autocrítica vuelve sus pasos oscuros.

No logran ver sus incoherencias y contradicciones. No iluminan el camino de los que caminan a su lado. Viven en las sombras sin encontrar la luz.

Tal vez en ellas tendría que nacer Jesús para darles luz. Tal vez necesitan personas llenas de luz a su lado para reflejar su misma luz como un espejo. No lo sé.

Las mentiras me hablan de la noche. Y la luz del día llena de paz el alma. La noche está llena de temores, alberga horrores. Y mi imaginación cree ver en las sombras esos monstruos que teme el corazón.

La noche de mis mentiras, de mis miedos, de mis pobrezas. Soy incapaz de dejar que entre la luz en mi propio pecado. Allí me encuentro seguro. Sin la luz que ilumine mis miedos más oscuros. No lo sé.

Navidad tiene que ver con esa estrella, con ese coro de ángeles que todo lo ilumina. Tiene que ver con un niño lleno de luz que acaba con las sombras del miedo.

Tiene que ver con la sencillez de una vida que asume mi carne llena de tinieblas para vencer y dar vida. La luz del amor de Dios siembra claridades. Dice la Biblia:

«La gracia de Dios se ha manifestado para salvar a todos los hombres y nos ha enseñado a renunciar a la irreligiosidad y a los deseos mundanos, para que vivamos, ya desde ahora, de una manera sobria, justa y fiel a Dios. Él se entregó por nosotros para redimirnos de todo pecado y purificarnos, a fin de convertirnos en pueblo suyo, fervorosamente entregado a practicar el bien».

Ha nacido para que cambie de vida. Para que reine en mí su verdad, su luz. Para que me conduzca como hombre de esperanza.

Su nacimiento no me deja indiferente. Necesito fuerza para apartarme del mal y hacer el bien. Su venida quiere cambiar mis prioridades, mis puntos de vista.

Su presencia lo cambia todo porque Dios ha elevado la naturaleza humana. Ha dado un valor infinito a mis límites. Y ha reconocido la belleza de mi carne. Ha tomado mi vida en sus manos para hacerme ver cuánto le importo y cuánto vale todo lo que sueño y hago.

Mis actos no son indiferentes. A Dios le importa todo lo que amo, todo lo que elijo, todo lo que sueño. Ha sembrado una semilla de esperanza en mi naturaleza para que no me deje llevar por las tentaciones.

Ha fortalecido mi voluntad débil para que no me deje llevar por la corriente. Nace para hacerme más fuerte. Nace para que sea más de Dios. Nace para iluminar mis sombras. Nace para llenarme de esperanza en medio de mis miedos. Nace para que me ate a su luz y huya de mis torpezas. Esas que me vuelven cobarde.

Quiero amar a Jesús niño, lo adoro con corazón humilde. No tengo nada que entregarle. Sólo mis noches y mis miedos. Mis debilidades y cobardías. Es lo que necesita para hacerse fuerte en mí.

Sólo quiere hacer posada en mi corazón. Quiere ser Dios conmigo. Caminar a mi lado y recordarme que me ha elegido a mí para habitar en mi tienda.

Ha optado por mí para que viva cada día en la luz de Dios, iluminando así con su amor todos mis actos. Y que en todo lo que hago brille su claridad.

Navidad es vivir en Él cada día. Y no olvidar nunca cuánto me ha amado.

Tags:
luzverdad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.