Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El rey David, pequeño pero matón ¡y santo!

Comparte

Conoce a una de las figuras más grandes de la Biblia, y sus muchas enseñanzas para nosotros hoy

La Iglesia ha decidido celebrar durante el año a algunos de los grandes personajes de la Biblia: profetas, caudillos, mujeres valientes,…

La razón es muy sencilla: si los santos son canonizados para ser ejemplo para los creyentes, cuánto más esas figuras de la Escritura que han sido claves en la Historia Sagrada, y que son testigos de la intervención de Dios en la historia.

De entre todas ellas, el Rey David, de quien desciende Jesús, merece una mención especial. De él dijo Dios mismo que su trono permanecería para siempre, aunque David nunca llegó siquiera a imaginar cómo la realidad superaría sus más locos sueños, y que Dios mismo se haría descendiente suyo.

Hijo de un terrateniente de Judea, era el más pequeño de los hermanos (y no, no era el más mimado: se le dejaban los recados y las tareas más penosas, como cuidar el rebaño). Para sorpresa suya y de su familia, el profeta Samuel le ungiría como futuro rey de Israel cuando aún era solo un niño.

Enrolado en el ejército a pesar de su joven edad, desafió y derrotó al gigante Goliat, en una hazaña tan increíble que aún hoy el lenguaje popular la recuerda cuando quiere mostrar cómo el pequeño, apoyado en su fe, puede derrotar al grande.

Sorteando mil peligros y amenazas de muerte, calumnias e incluso el destierro, David acabó siendo coronado rey. Su reinado constituyó la época más gloriosa de la historia de Israel, ese pasado mítico que aún hoy los judíos añoran.

Y sin embargo, David no fue un rey ejemplar en muchos aspectos: fue un adúltero y un asesino, y no trató siempre con bondad a su pueblo ni a sus enemigos.

¿Por qué hoy David puede ser un modelo para nosotros? Pues porque David era un hombre de corazón humilde. Podía haberse aprovechado de su poder para encubrir sus pecados, podía haber reaccionado con soberbia cuando Dios le echó en cara, a través de un profeta, el mal que había hecho. Pero no lo hizo, sino que humildemente pidió perdón e intentó reparar.

Y nos regaló el salmo más bello, la expresión más sublime de humildad que se haya escrito jamás en toda la historia de la humanidad

Misericordia, Dios mío, por tu bondad
por tu inmensa compasión, borra mi culpa…

Su historia se encuentra en los libros primero y segundo de Samuel, y Primero de los Reyes.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.