Aleteia

Gabriel, el triunfo del amor en una escuela

URUGUAY
Publicado por Sanjoseahora
Comparte

Cuando la excelencia y las calificaciones quedaron en un segundo plano en un centro de enseñanza de Uruguay. ¿Qué me sirve ser el mejor si no tengo amor?

En varios países de América Latina, entre ellos Argentina y Uruguay, la imagen es más que recurrente. Diciembre es tiempo de evaluaciones, cierre de año y fin del ciclo escolar.

En este caso, cuando el año llega a su fin, en los centros de enseñanza suelen realizarse actos donde la familia se transforma en testigo de los avances y retrocesos de sus hijos, además de aplaudir a quienes gracias a su esfuerzo durante el año han logrado las mejores calificaciones.

Es que la excelencia tiene su premio. Y eso está bien. Sin embargo, la excelencia sin amor de nada sirve. Precisamente, esto último es lo que de alguna manera le ha disputado el “podio” al tema de las calificaciones en una escuela pública de la localidad uruguaya de San José.

Volvamos una vez más por un instante a la imagen. En ella se pueden ver a los llamados “abanderados”, niños que llevan los “estandartes patrios” por ser considerados los alumnos destacados (también es cierto que desde hace tiempo los propios alumnos suelen tener incidencia en la elección final).

 

 

Detrás del que lleva una de las banderas –en este caso considerado escolta- se encuentra Gabriel Ferreira Mora, un adolescente con parálisis cerebral.  Gabriel no recibe calificaciones, pero quienes lo eligieron así lo decidieron por considerar que “él da y genera amor en sus compañeros y educadores”.

Así lo destacan algunos medios locales como San José Ahora en base al emotivo post en Facebook de Nahuel Scaniello Pérez, amigo de la familia de Gabriel.

“Lo eligieron sus compañeros porque sabe mucho de algo tan fundamental para nuestra vida diaria ese algo es El Amor ,el da amor y genera amor en sus compañeros y maestras”.

“Es un ser espontáneo con su mirada y sus gestos te demuestra todo”, prosigue. Y concluye con la siguiente reflexión: “A veces veo que se le exige bastante a los niños para que lleguen a ser abanderados y a tener buenas calificaciones y la frase repudiable ‘estudia para ser alguien en la vida’ hay niños que no pueden estudiar como Gabriel , hay niños con diferentes patologías y dificultades de aprendizaje que se frustran por esa competencia que algunos grandes exigen . Yo creo que primero hay que generar cosas como las q nos muestra Gabriel cada día ese amor incondicional y después lo otro es secundario. Por más niños felices y llenos de amor en el mundo !!! (sic)”.

 

 

Luego de esto sin lugar a dudas todas las cuestiones vinculadas a los niveles educativos en países como Uruguay u otras más académicas, que suelen abarcar los medios de actualidad, quedan bastante solapados por un instante.

Gabriel, junto al resto de sus compañeros, seguramente esté disfrutando de las vacaciones. Pero la lección ya caló hondo: ¿qué me sirve ser el mejor si no tengo amor?

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.