Aleteia

El Papa a la Curia romana: Hoy no somos los únicos, ni los primeros, ni los más escuchados

© ANDREAS SOLARO / AFP
VATICAN-POPE-CURIA-GREETINGS Pope Francis speaks during the audience of the Curia, the administrative apparatus of the Holy See, for Christmas greetings in the Sala Clementina of the Apostolic Palace at the Vatican, on December 22, 2014. AFP PHOTO / ANDREAS SOLARO
Comparte

Cambiar no significa ponerse ‘un vestido nuevo’. Pontífice anticipó detalles de la nueva Constitución apostólica que marcará la reforma de la Curia romana: Praedicate evangelium.


“Hoy no somos los únicos que producen cultura, ni los primeros, ni los más escuchados”, dijo, sin medias palabras, el papa Francisco en sus tradicionales saludos de Navidad a la Curia romana, como también a los Representantes Pontificios presentes en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano este 21 de diciembre de 2019.

“No estamos viviendo simplemente una época de cambios, sino un cambio de época”, afirmó el Papa durante la audiencia a los Cardenales y los Superiores de la Curia Romana con motivo de los tradicionales saludos de Navidad. 

Francisco ha propuesto una visión teológica de la reforma de la Curia romana y de la Iglesia, como cambio y transformación contemplando siempre a Cristo e imitarle en su donarse a la humanidad y, reiterando, la opción por los pobres. 

Ha pedido que la ‘reforma’ no sea algo cosmético, como un “cambio de vestido”, sino una conversión, similar a la que vivió el cardenal John Henry Newman canonizado el pasado 13 de octubre de 2019, quien murió hace dos siglos y fue un anglicano converso al catolicismo.  

Francisco rechazó cambios cosméticos en la Reforma: “A menudo sucede que se vive el cambio limitándose a usar un nuevo vestuario, y después en realidad se queda como era antes. Recuerdo la expresión enigmática, que se lee en una famosa novela italiana: “Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie” (en Il Gattopardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa). 

El Pontífice reiteró que la misión de la iglesia es el anuncio del Evangelio, en un mundo que no espera y está ahí para escuchar siempre.

Así, anticipó, de alguna manera, la línea que llevará la nueva ‘Evangelium Praedicate’, la Constitución Apostólica que deberá marcar el rumbo de la reforma de la Curia romana y el propósito por el cual los cardenales le eligieron en el cónclave de 2013.  El «verdadero cambio de época» que enfrenta el mundo exige una «conversión antropológica» de la Iglesia, constató. 

“La actitud sana es, más bien, la de dejarse interrogar por los desafíos del tiempo presente y comprenderlos con las virtudes del discernimiento, de la parresia y de la hypomoné”.

El crecimiento y la transformación interior 

Al referirse a la conversión del cardenal Newman, el Papa indicó que no se trata “de seguir las modas, sino de tener la convicción de que el desarrollo y el crecimiento son la característica de la vida terrena y humana, mientras, desde la perspectiva del creyente, en el centro de todo está la estabilidad de Dios”. 

“Para Newman el cambio era conversión, es decir, una transformación interior”, sostuvo. “La vida cristiana, en realidad, es un camino, una peregrinación”. 

Destacó que “es una invitación a descubrir el movimiento del corazón que, paradójicamente, necesita partir para poder permanecer, cambiar para poder ser fiel”.  

Iniciar procesos y no ocupar espacios 

Un cambio, más humano y cristiano, “una conversión antropológica”. “Nosotros debemos iniciar procesos y no ocupar espacios: «Dios se manifiesta en una revelación histórica, en el tiempo”. 

La reforma “exige la conversión pastoral” para que las estructuras “se vuelvan más misioneras”, es la ambición detrás de la nueva Constitución Apostólica sobre la reforma de la Curia romana, Praedicate evangelium. 

Estos cambios, se relacionan a estructuras que nacen con ese objetivo implícito: Congregación para la Doctrina de la Fe, la Congregación para la Evangelización de los pueblos; pienso también en el Dicasterio para la Comunicación y el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral”, sostuvo. 

Otros mapas para otros paradigmas 

Sin embargo, cuando nacieron estas Congregaciones, había un“mundo cristiano por un lado y un mundo todavía por evangelizar por el otro. Ahora esta situación ya no existe”. 

Evangelización de la “poblaciones” que no “viven sólo en los continentes no occidentales, sino que se encuentran en todas partes, especialmente en las enormes conglomeraciones urbanas”. 

“En las grandes ciudades necesitamos otros “mapas”, otros paradigmas que nos ayuden a reposicionar nuestros modos de pensar y nuestras actitudes”. 

No estamos más en la cristiandad 

Y afirmó: “no estamos más en la cristiandad. Hoy no somos los únicos que producen cultura, ni los primeros, ni los más escuchados. Por tanto, necesitamos un cambio de mentalidad pastoral, que no quiere decir pasar a una pastoral relativista. 

No estamos ya en un régimen de cristianismo porque la fe —especialmente en Europa, pero incluso en gran parte de Occidente— ya no constituye un presupuesto obvio de la vida común; de hecho, frecuentemente es incluso negada, burlada, marginada y ridiculizada”, expresó. 

Además citó a Benedicto XVI cuando, al convocar el Año de la Fe (2012), que denuncia una “profunda crisis de fe que afecta a muchas personas”. 

Y por eso fue instituido en el año 2010 el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, para «promover una renovada evangelización. 

Comunicación y el cambio cultural

El Papa constató que la comunicación también ha cambiado. Por ende, el Dicasterio para la Comunicación, creado recientemente, asume esta “perspectiva” en cuanto “amplias franjas de la humanidad están inmersas en una “cultura ampliamente digitalizada”. 

Por lo tanto, al Dicasterio para la Comunicación se le ha confiado el encargo de reunir en una nueva institución a los nueve organismos que, anteriormente, se ocuparon, de diversas maneras y con diferentes tareas, de la comunicación: el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, la Sala de Prensa de la Santa Sede, la Tipografía Vaticana, la Librería Editrice Vaticana, L’Osservatore Romano, la Radio Vaticana, el Centro Televisivo Vaticano, el Servicio de Internet Vaticano y el Servicio Fotográfico”. 

Todo pensado para asumir “el cambio cultural”, a través de “un trabajo intrínsecamente conectado, en sinergia”. 

Migrantes y pobres 

Por otro lado, se refirió al Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. También este se instituyó recientemente para responder a los cambios surgidos a nivel global, reuniendo cuatro Pontificios Consejos anteriores: Justicia y paz, Cor Unum, Pastoral para Migrantes y Operadores de la Salud”. 

La misión: “promover el desarrollo integral del hombre a la luz del Evangelio” y el “servicio a los más débiles y marginados, especialmente a los migrantes forzados, que en este momento representan un grito en el desierto de nuestra humanidad”.

“Por lo tanto, la Iglesia está llamada a recordar a todos que no se trata sólo de cuestiones sociales o migratorias, sino de personas humanas, hermanos y hermanas que hoy son el símbolo de todos los descartados de la sociedad globalizada”.  

Invitó a “testimoniar que para Dios nadie es “extranjero” o “excluido”. Está llamada a despertar las conciencias adormecidas en la indiferencia ante la realidad del mar Mediterráneo, que se ha convertido para muchos, demasiados, en un cementerio. 

Clave de la reforma: la humanidad

“Entonces, la humanidad es la clave distintiva para leer la reforma. La humanidad llama, interroga y provoca, es decir, llama a salir y no temer al cambio. Sin embargo, “hay cuestiones jurídicas e institucionales que se deben resolver gradualmente, sin fórmulas mágicas ni atajos”. 

Error humano

Por último, se refirió a “la dimensión del tiempo y el error humano, con los que no es posible, ni correcto, no lidiar porque forman parte de la historia de cada uno”. 

Entonces, exhortó evitar “la actitud de la rigidez”. “Recordemos siempre que detrás de toda rigidez hay un desequilibrio. La rigidez y el desequilibrio se alimentan entre sí, en un círculo vicioso”. 

Sólo el amor vence el cansancio

“La Curia romana no es un edificio o un armario lleno de trajes que ponerse para justificar un cambio. La Curia romana es un cuerpo vivo, y lo es tanto más cuanto más vive la integralidad del Evangelio”, expresó. 

Y citó al Cardenal Martini: “La Iglesia se ha quedado doscientos años atrás. ¿Por qué no se sacude? ¿Tenemos miedo? ¿Miedo en lugar de valentía? Sin embargo, el cimiento de la Iglesia es la fe. La fe, la confianza, la valentía. […] Sólo el amor vence el cansancio»”. 

Imitar a Jesús y aprender de la Navidad 

«Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros» (Jn 1,14)”, con esta cita de la Biblia, Francisco saludó y deseó una santa y alegra Navidad a todas las personas que prestan servicio en la Curia, como también a los Representantes Pontificios.

“La Navidad es la fiesta del amor de Dios por nosotros. El amor divino que inspira, dirige y corrige la transformación, y derrota el miedo humano de dejar “lo seguro” para lanzarse hacia el “misterio”.
¡Feliz Navidad para todos!”, concluyó. 

Regalos del Papa a los curiales 

A los cardenales y a los obispos presentes, el papa Francisco regaló dos libros; el primero un documento escrito siguiendo el estilo de un libro-entrevista con motivo del mes extraordinario misionero, titulado: “Sin Él no podemos hacer nada”. Y dijo, le inspiró la frase: “el misionero cuando viaja a un lugar, ya encuentra allí el Espíritu Santo que le espera”.

Y el segundo, un documento entregado a un grupo de curas en retiro y de la autoría del presbítero Luigi Maria Epicocco (1980) teólogo y escritor italiano: “Un retiro a los sacerdotes: ‘Qualcuno a cui guardare (alguien a quien mirar). Lo entrego para el bien de la comunidad”. 

Salida del cardenal Sodano

Por su parte, para la ocasión, el cardenal Angelo Sodano, que dejará próximamente  su cargo como decano del Colegio de Cardenales, pasó revista por la que llamó “la alegría del Evangelio que el Papa ha llevado por el Mundo”. 

En efecto, Francisco ha visitado este año 11 países, en sus 7 viajes apostólicos fuera de  Italia. El primero a Panamá para participar en la Jornada Mundial de la Juventud y, el último, a Tailandia y Japón para clamar por la paz mundial.

Tras 15 años de mandato, el Pontífice aceptó la renuncia del cardenal Sodano y en un motu proprio emitido hoy anunció la elección de un nuevo decano del colegio de cardenales con un cambio de duración del mandato que pasa a ser de 5 años, a su vez, renovables. Sodano será emérito, así se aprueba esta nueva figura. Francisco agradeció a Sodano y manifestó que era un encargo que requería disponibilidad de “tiempo completo” y mucho esfuerzo.  

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.