Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 21 junio |
San Luis Gonzaga
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué hago para volver a sonreír?

SMILE

Shutterstock | Concept Photo

Carlos Padilla Esteban - publicado el 19/12/19

Es incompatible vivir encerrado en mis tristezas, miedos y angustias y proclamar el amor de Dios, el misterio de la alegría se juega en lo más profundo de cada uno

Suplico tener más alegría en mi alma al llegar a esta altura del Adviento. ¿Cuáles son las fuentes de mi alegría? ¿Dónde bebo cada día cuando me turban las cosas difíciles que me suceden? Comenta el padre José Kentenich:

«Vive con alegría, el Señor dirige su mirada hacia ti y te mira. El que lo logra es un portador de alegría, un maestro de alegría».

Necesito tener más alegría en el alma. Ser capaz de vivir la vida con buen humor. ¿Soy capaz de reírme de mí mismo? En ocasiones creo que me tomo demasiado en serio. Pienso que todo lo que me pasa es muy serio e importante.

Vivo agobiado pensando en lo que me ocupa y preocupa. No tengo paz ni sonrisas en el alma. ¿Qué hago para aprender a sonreír?

PORAŻKA
Starstuff | Shutterstock

Quiero buscar a los que sonríen y me enseñan a reír a carcajadas. ¿A quién busco para vivir más alegre? Quiero que mi corazón se alegre con lo que me sucede. Dice el profeta Isaías:

«Regocíjate, yermo sediento.Que se alegre el desierto y se cubra de flores,que florezca como un campo de lirios,que se alegre y dé gritos de júbilo».

Me falta esta alegría a la que se refiere el profeta. No soy capaz de dar gritos de júbilo.

Espero tal vez a que me vaya todo bien para hacerlo. Cuando triunfe, cuando tengan éxito mis planes, cuando esté en el lugar que deseo, cuando no me suceda nada malo.

Y como todos esos futuribles no sé si sucederán, vivo con angustia, agobiado, sin paz.

Quiero huir de mis tristezas de siempre que me hacen vivir apesadumbrado. Está claro que vivir alegre salva el mundo, cambia el corazón de los que me tocan, de los que llegan a mí.

Si respondo con una sonrisa a cada agravio, a cada contratiempo, todo a mi alrededor cambia. Quiero tener a Jesús en el alma. Porque su presencia me hace mirar la vida con más paz.

BABY,JESUS,MANGER
Shutterstock

Los contratiempos pierden fuerza ante lo que de verdad importa. Quiero que Él sea la causa de mi alegría. Me gustan las palabras de santa Teresita:

«Veo con alegría que, al amarlo, el corazón se ensancha y puede dar incomparablemente más cariño a los que le son queridos que si se hubiera concentrado en un amor egoísta e infructuoso».

El egoísmo me centra en mí mismo, me encierra y limita. Me aleja de un Dios que es amor y entrega. Es incompatible vivir encerrado en mis miedos y angustias y proclamar el amor de Dios. Incompatible el miedo con la alegría del que anuncia la buena nueva.

La magnanimidad que me regala Jesús logra ensanchar mi alma y me hace más alegre. Sé que cuando vivo en Él puedo amar más y mejor a los que se me confían.

Cuando más conozco las cosas, más las quiero. Cuanto más conozco a alguien más lo amo. Tengo claro lo que leía el otro día:

«El amor precede también a la alegría. ¿Cómo se podría tener alegría en la complacencia de una cosa si no se la ama?».

El amor que tengo me da alegría. No amar me entristece. Amar y ser amado colma todos mis deseos. Es el sueño que busca mi alma inquieta.

El Adviento es una invitación constante a alegrarme. En medio de mis preocupaciones y tristezas. De nada me sirve sonreír detrás de la máscara de un payaso si por dentro sigue reinando una tristeza oscura y amarga.


MASKA TEATRALNA

Te puede interesar:
Fuera las máscaras que hacen daño

Algo tiene que cambiar en mi corazón para que todo cambie. La realidad no la puedo cambiar fácilmente. Las desgracias siguen siendo desgracias. La mala suerte seguirá siendo mala. El mal tiempo ocultará el sol.

Pero sé que el misterio de mi alegría se juega en lo más profundo de mi ser. No puedo cambiar lo que me entristece. Pero puedo pedir una gracia al cielo.

Que Dios cambie en mí, muy dentro, mis prioridades. Que me haga vivir el momento con la alegría del niño que elige ser feliz ahora, en el presente. Y disfruta con la ingenuidad de los niños de esos pequeños regalos que la vida me hace. Regalos que paso por alto cuando me duele el alma.

Creo que aprender a ser cristiano pasa por no perder la alegría por cosas poco importantes. Me encuentro lejos del ideal que persigo. Que mi sonrisa sea auténtica, que brote de lo más profundo del alma.

Quiero que las tinieblas que enturbian mi corazón desaparezcan. Aprender a reír como los niños. Miro ese portal de Belén hacia el que caminan mis pasos. ¿Es Él de verdad la causa de mi alegría?

Antoine Mekary | ALETEIA

Si de verdad lo fuera no habría nada en este mundo capaz de enturbiar mi ánimo. Debe ser entonces que tengo mal puestas las prioridades y mi orden de amores.

Cuando amo me alegro en lo que amo. Cuando soy amado tengo la alegría del niño que descansa en manos de su madre.

11 cosas que dan alegría

1Recordar los regalos que Dios me hace cada día es motivo de alegría




Te puede interesar:
¿Cuáles son las bendiciones de Dios? ¿Las riquezas materiales?

2Mirar en silencio el sol cada mañana

WAKING UP
BUNDITINAY I Shutterstock

3Escuchar una canción que me habla de lo importante

4Hablar con un amigo de las cosas que valen la pena




Te puede interesar:
¿Cómo tener una conversación profunda con un amigo?

5Pasear por lugares que me llenan de sol el corazón

STREETS OF ROME
Shutterstock

6Experimentar el perdón como una lluvia de misericordia




Te puede interesar:
12 pasos para aprender a perdonar

7Abrazar y ser abrazado

FEMMES S'ENLAÇANT
© Shutterstock

8Descansar mirando el cielo

HOLIDAYS
Shutterstock | Peera_stockfoto

9Sonreír sin un motivo. Reír a carcajadas




Te puede interesar:
Anda, sonríe…

10Dibujar, escribir, cantar

READ AND LISTEN
MISTER DIN | Shutterstock

y 11Esperar cada día una nueva mañana. Desear con ilusión renovada que me pinte Dios el alma de colores. Apague los grises e ilumine el camino que me lleva a las estrellas


HAPPY FEMALE

Te puede interesar:
¿Qué hacer para ser más feliz?

Tags:
advientoalegria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
4
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
5
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
6
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
7
PAUL MCCARTNEY
Jordan Runtagh
«Let it Be»: la verdad detrás de la visita de la Virgen María a P...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.