Aleteia

La vida milagro de Stevie Wonder

STEVIE WONDER
Invision/Invision/East News
Comparte

A los comentarios de que tenía siete hijos, Stevie Wonder siempre respondía: “realmente es lo mejor que me ha pasado, porque cada vida es única y no tiene precio”.

Con toda probabilidad, al contestar el teléfono, y sobre todo cuando estamos abrumados por las penas, a cualquiera de nosotros nos gustaría oír: simplemente llamé para decirte que te amo. Es por eso y no nos sorprende que el refrán sin pretensiones y sincero de la famosa canción “I Just Called To Say I Love You” de Stevie Wonder, es probablemente la mejor y más popular tarjeta de presentación del artista.

Wonder, un milagro

Stevie Wonder, o más bien Stevland Hardaway Morris, nació en 1950 como un bebé prematuro: un mes y medio más rápido de lo planeado. Para salvar al niño, lo colocaron en una incubadora.

El niño no nació ciego, pero desafortunadamente durante la terapia los médicos cometieron un error y le dieron demasiado oxígeno. Stevie perdió la vista. Es difícil de creer, pero después de años de recordar estos momentos dramáticos, el artista dijo que nunca maldijo a los médicos, que por su error dejó de ver para siempre.

Da gracias a Dios que lo mantuvo con vida, porque la misma negligencia causó la muerte de la niña que yacía a su lado, también en la incubadora. “Para mí es un milagro que haya sobrevivido”, concluyó Wonder.

La infancia de Stevie no fue un lecho de rosas, sino más bien de rosas con espinas. Su madre se fue de casa dejando a su esposo alcohólico, 30 años mayor que ella, quien la golpeaba y la obligaba a prostituirse. A pesar de las difíciles experiencias, la madre del futuro músico de soul, compositor y multi-instrumentista, hizo todo lo posible para darle a su hijo la oportunidad de “ver” el mundo.

Ella le compró una radio y el niño escuchó el rhythm & blues durante horas, que luego trataba de reproducirlo utilizando los útiles de cocina: ollas, sartenes y cubiertos. La madre, apreciando la pasión por la música de su hijo, le compró una armónica y una batería.

Fue su comienzo conjunto del camino musical, porque juntos escribieron sus primeros éxitos, incluida la conocida y apreciada composición “I Was Made it Love Her”, que luego cantaron los Beach Boys, Jimi Hendrix o el famoso equipo Jackson 5.

El dúo familiar tuvo éxito: Stevie y su madre fueron nominados conjuntamente en 1970 a los Premios Grammy por la canción “Signed, Sealed, Delivered”. Y cuando tres años más tarde, en 1973, el músico recibió la estatuilla de sus sueños por el álbum “Innervisions”, invitó a su madre para que subiera al escenario, diciéndoles a los invitados allí reunidos, a la audiencia y a los televidentes que fue “el poder del amor maternal” que los ayudó a superar todos los obstáculos y los llevó a aquel lugar juntos, donde fue reconocido y recibió el premio.

Artista y padre

“La vida es un milagro, y por este milagro estoy agradecido a Dios», dijo Wonder cuando cogió en brazos por primera vez a su hija primogénita Aisha, abrazándola con amor. Es cierto y no es una frase hecha, que ser padre es la carrera más importante. “Nada puede reemplazarlo, incluso si tuvieras el mundo entero a tus pies”, confesó el músico a los periodistas al nacer sus hijos.

Y a algunos comentarios de que tenía siete hijos, siempre respondía: “realmente es lo mejor que me ha pasado, porque cada vida es única y no tiene precio. Nadie ni nada puede reemplazar mi comida del domingo con toda la familia, juntos en una mesa. Primero, mi madre y luego mi familia me animaron y me ayudaron a extender mis alas y a tener sueños audaces de que todo es posible, a pesar de muchas dificultades y limitaciones” – dijo el músico.

Sus canciones también hablan de eso, como “A Time to Love” o el proyecto musical “Through the Eyes of Wonder”. Y el sonido característico de la armónica de Wonder probablemente será asociado para siempre por todos los amantes y admiradores de su talento con el éxito “Brand New Day” de Sting.

También nos complace escuchar el diálogo musical de Stevie Wonder con Paul McCartney en la excelente canción “Ebony and Ivory” de 1982.

Un revolucionario

Para muchos, Wonder es un artista que ha revolucionado la música contemporánea. Fue su talento musical poco común y que fuera un multi-instrumentista, compositor y productor, lo que le convirtió en el representante de una nueva corriente en la música pop “afroamericana”.

El músico también participó en la acción social, y el primer paso fue grabar su interpretación de la famosa balada “Blowin in the wind” de Boby Dylan, más tarde ganador del Premio Nobel de la Paz. Stevie tenía solo 16 años en ese momento, pero a la audiencia le gustó tanto su interpretación que estuvo en los primeros números de la lista de éxitos de Billboard.

Su insatisfacción con el gobierno del presidente Nixon, el músico expresó en la composición “You Haven’t Done Nothing”, donde Wonder invitó el coro de la familia “The Jackson 5” junto con Michael Jackson en una especie de canción de protesta.

Dato interesante: cuando Wonder estuvo de gira por Polonia en 1989, justo antes de las elecciones del Sejm (Dieta, Parlamento Polaco), dio su apoyo a Solidaridad.

La actividad social del artista fue una señal para todos de que no era indiferente a lo que sucedía a su alrededor, no solo en su Estados Unidos natal, sino en cualquier lugar que visitase. Sin embargo, para los fans de su trabajo que conecta a los amantes de la música de todo el mundo, Steve Wonder sigue siendo sobre todo un icono de la música contemporánea: en el que el estilo eléctrico contiene lo mejor de todo: soul, funk, rhythm & blues, rock and roll o rock.

Sus canciones siempre serán un clásico de la música pop afroamericana. Recientemente, en su 69 cumpleaños, recordando su carrera musical, Stevie Wonder dijo que el camino en sí siempre fue importante para él, no el objetivo. También bromeó diciendo que probablemente pasará a la historia de la música como autor de la canción “I Just Called To Say I Love You” [“Sólo llamé para decirte que te amo”].

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.