Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Leo Rojas y “El cóndor pasa” sobrevolando San Pedro

LEO ROJAS
@officialLeoRojas
Comparte

Aleteia entrevista al artista indígena que participa en el Concierto de Navidad del Vaticano de este año, a favor de la Amazonía

Aleteia ha entrevistado a Leo Rojas, 35 años, indígena, ecuatoriano, inmigrante, residente en Alemania desde que era un adolescente y quien pasó de ser un artista callejero a pisar escenarios internacionales. Una historia de fe, de pasión por la música, de amor por su tierra, origen y familia.

En el 2012, la vida de Leo Rojas cambia, gana un talen show televisivo en Alemania, Das Supertalent, versión alemana de la franquicia Got Talent, además supera a 40.000 inscritos. 

El artista callejero de entonces, admite no haber estudiado música, sin embargo, recibe aplausos y ovaciones de un público emocionado y que se alza de la silla para animarle a continuar.  La tierra de Bach, Beethoven, Strauss, Brahms le abre las puertas y, ahora, cada vez más publico reconoce el ritmo de su flauta de pan. 

Antoine Mekary | ALETEIA

De artista inmigrante de calle a los escenarios internacionales

Ser inmigrante le hizo un hombre agradecido. “Cuando tengo la oportunidad comparto mi experiencia con los jóvenes: Sí, si tienen la oportunidad de no emigrar, sería muy lindo porque es siempre bonito estar junto a la familia, mientras estés con tus seres queridos, tu trabajito, mientras estés con salud y puedas vivir tranquilo y en paz, es mejor no emigrar”

También presenta la otra cara de la medalla:  “Sí es que decides emigrar, entonces aceptar lo que viene, porque la vida de quien emigra no siempre es fácil, a veces, la gente piensa: ‘¡estás en Europa!’ y no es así, hay que acostumbrarse y adaptarse al sistema del país de donde se emigra”. 

Rojas no olvida que el 16 de marzo de 2001 inició a tocar en las calles de Berlín. “Desde ahí, vi que mi pasión era la música. Lo más grande es que noté esa acogida de la gente. Lo que, a veces, en mi país no sucede, porque la música folclórica es linda escucharla pero nada más”. 

En Europa, se da cuenta del interés de las personas por esta música venida de lejos, de los Andes, de las cordilleras, de las llanuras de esa tierra del olvido. 

“Las personas me preguntaban por mi cultura, mis orígenes y creo que fue una gran motivación para encarrilarme en este camino: Compartir mis emociones, mi cultura, mis ideas, encontrarme con la gente”.

El primer premio luego de participar en el programa de la franquicia Got Talent en 2012, llega de manera inesperada: “Yo no he estudiado música, todo lo que he aprendido ha sido solo, por mi cuenta, autodidacta y lo importante para mí no es demostrar que sé tocar un instrumento, sino emocionar y emocionarme con las personas, ver en ellas sonrisas, bailes y lagrimas”. 

VATICAN CHRITMAS CONCERT
Antoine Mekary | ALETEIA

La fe y la familia

Después de ganar el premio, Rojas recordó el reencuentro con sus padres al volver al lugar donde creció, en un mercado popular en Cuenca, allí donde ayudaba a su madre a vender artesanías:  

“Fue una gran emoción darle esa sorpresa a mi madre, allí me críe, mucha gente podría pensar por mi imagen que me críe en la Amazonia, en la selva, en una choza, bueno esos son mis orígenes, como viven actualmente nuestras tribus originarias fuera del sistema”. 

Rojas evocó los recuerdos de infancia de la plaza, de la calle de mercado, donde se crío, de la unión familiar y lo mucho que – dice – le debe a su mamá: “Ella me enseñó a valorar lo poco que tenemos, lo poco que teníamos, valorar la felicidad de estar juntos, de cada momento, de cada mañana, cuando me decía: ‘vente acá mi amor’ (con los brazos abiertos) ¡Eso es lo más importante!”.

Su maestra de fe ha sido su mamá. Rojas asegura que la fe ocupa un lugar muy importante en su vida: “Como siempre dice mi madre: tu sabes, hijo, cuando sales de casa, siempre pide al cielo, y siempre pide a ‘Papá Dios’, siempre ten a Dios en tus adoraciones, siempre pide como lo hacíamos antes de ir a dormir: ¡Vamos a pedirle a Dios mi hijo!”. 

“Tenemos mucha fe en familia, rogamos no solo por nosotros, pedimos por el prójimo. Eso es lo que hago ahora con mi hijo, a la hora de comer, a la hora dormir. Esperar para que un día Dios nos conceda de vivir en el paraíso, donde no haya nada de odios”.

Rojas cree en los milagros, en acompañar la oración con el sacrificio personal, siguiendo el lema de los osados: ‘Ayúdate, que Dios te ayudará’. 

“Muchas veces rezo: ¡Por favor! Y desde mi primera actuación, hasta donde me encuentro ahora Dios ha estado ahí. Como lo expresé en una de mis primeras composiciones: ‘Luchar por un sueño’. Vale la pena decir que esfuerzo y pasión están mezclados al milagro. Porque sin tener la fuerza (divina) y las ganas de luchar no hubiera podido llegar hasta donde he llegado”.  

LEO ROJAS
@officialLeoRojas

Racismo, diversidad y arte

El racismo también es enemigo de la diversidad. El artista indígena considera que el racismo es algo distante, contrario a lo que le enseñó su abuelo y que le regaló un antídoto a este mal: “Mi hijo, si tu estás bien contigo, haces el bien y expresas lo que sientes con respeto, las personas siempre te acogerán o, por lo menos, te respetarán y el que no lo haga, no le respondas mal”. 

También concuerda Rojas con la enseñanza del Papa Francisco: La diversidad es una riqueza. Él la vive cada vez que hace un concierto, por ejemplo en China: “Con la música ya no hay diferencias entre las personas, con la música cualquier persona puede entendernos”. 

El artista ecuatoriano dice llevar siempre un mensaje universal para que la gente viva en paz. “Cuando tengo la oportunidad de actuar en otros países repito siempre que todos respiramos, así como todos tenemos un corazón, que nos da vida, todos nosotros somos iguales, solamente que la magia de la vida nos ha traído con diferente color de piel, cabellos largos, cortos, negros, rubios, pero todos somos hermanos, la emoción es la misma: queremos vivir juntos y en paz, sin indiferencias, como lamentablemente el sistema, a veces, impone”.

Recibido por el Papa Francisco

Rojas estrechó la mano del papa Francisco el 13 de diciembre de 2019 en el Vaticano durante una audiencia privada a la víspera de la preparación del Concierto de Navidad 2019 y que será trasmitido por televisión a nivel internacional el día 24 de diciembre.

En esa ocasión, Francisco agradeció a los artistas que, al día siguiente se exhibieron en el aula Pablo VI, en el evento que alcanza su 27° Edición y es promovido por la Congregación para la Educación Católica – este año relanza el compromiso del Papa Francisco por la región de Panamazónica apoyando dos proyectos: la Misión Don Bosco Valdocco Onlus y la Fundación Pontificia Scholas Occurrentes.

Entre los artistas que se han unido a esta iniciativa se incluyen destacadas figuras internacionales como el norteamericano Lionel Richie, la escocesa Susan Boyle y la galesa Bonni Tyler. Leo Rojas, artista ecuatoriano, talento descubierto en Alemania, toca con pasión la flauta de pan en gira por el mundo, es uno de los artistas invitados al Vaticano, y, quien realiza música andina mezclada con sonidos modernos y electrónicos.

Sin ínfulas de estrella, Rojas vive orgulloso de representar “la gran nación indígena” en los escenarios del mundo, que “agrega desde los hermanos del norte hasta los del sur de América”, al mismo tiempo, que con su música da vuelo al ‘Cóndor pasa’ y que extiende sus alas para superar las frontera y surcar los cielos del corazón humano enalteciendo la cultura indígena a través de voz, instrumentos, melodías e imágenes.

VATICAN CHRITMAS CONCERT
Antoine Mekary | ALETEIA

El encuentro con el Papa Francisco 

“Estaba muy nervioso antes de la audiencia con el Papa, fue espectacular, una gran oportunidad, muy contento de esta experiencia”, dijo a Aleteia. Rojas sostuvo que más allá de las fotos y de los videos oficiales lleva en el brillo de sus ojos la emoción de esos instantes vivos junto con el Sucesor de Pedro y que espera pronto, de regreso a casa, compartir con su hijo, de seis años, amigos y familiares.

“Papa Francisco nos toma en cuenta, a nosotros los indígenas, siento mucha alegría por esto. Lamentablemente, en el sistema actual, los pueblos originarios están olvidados. Lo que hace el Papa con esa idea de impulsar y apoyar a nuestros pueblos, es dar vida; ¡todavía seguimos con vida!”.

El músico indígena considera el arte una manera eficaz de difundir la cultura y las tradiciones de los pueblos originarios de América y cambiar las cosas: “importante para salir del olvido y cuidar de la madre tierra”.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.