Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

San Juan de la Cruz, un íntimo de santa Teresa y de Cristo

JOHN OF THE CROSS
Public domain
Comparte

Acércate al primer carmelita descalzo y su atractivo misticismo

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

San Juan de la Cruz es un carmelita reconocido como uno de los mejores poetas de la historia de la literatura española. Él se concentraba en lo esencial. Dejaba de lado las distracciones que podían obstaculizar su íntima unión con Dios. Y así se convirtió en un místico cuya sabiduría ha inspirado a millones de personas de muy distintas creencias. Sus frases son luz en la oscuridad:
Nació en Fontiveros (Ávilas) en pleno siglo de oro español (cuando en el imperio español no se ponía el sol y el auge político coincidía con el artístico y cultural). Se llamaba Juan de Yepes.
Conoció la pobreza desde pequeño y más tarde la asumió voluntariamente convencido de que renunciar a lo material es fuente de libertad interior.
Siempre sintió la necesidad de llevar una profunda vida de oración, así que bien joven optó por una vida contemplativa como carmelita, tomando el nombre de fray Juan de San Matías.
JOHN OF THE CROSS
Javiermes-(CC BY-SA 4.0)
Fue ordenado sacerdote y se ocupaba personalmente de las necesidades (también físicas) de sus hermanos frailes, sobre todo de los enfermos.
A los 25 años conoció a Teresa de Jesús, quien le invitó a unirse a ella para fundar los carmelitas descalzos, y volver así a los orígenes de la orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo.
De esta manera se convirtió en el primero de los frailes descalzos, en una sencillísima casa de Duruelo (Ávila), y tomó el nombre de fray Juan de la Cruz. Había aprendido que el sufrimiento enciende la llama del verdadero amor.
En esa aventura de reformar el carmelo fue incomprendido, perseguido, e incluso encarcelado y maltratado por sus propios hermanos religiosos.
Sin embargo, se mantuvo unido íntimamente a Cristo y en él encontró todo lo que necesitaba. Murió en Úbeda (Jaén) el 14 de diciembre de 1591.
JOHN OF THE CROSS
Public domain
Es patrono de los poetas en lengua española.

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.