Aleteia

Bebé salvado del aborto se convierte en una estrella del fútbol

J.K. Dobbins
Gregory Shamus | GETTY IMAGES NORTH AMERICA | AFP
Comparte

20 años después de que su madre dijera no a la clínica de abortos, su hijo está rompiendo récords en el campo de fútbol americano

Recientemente, en mitad de un partido de fútbol americano, Gus Johnson, un locutor de deportes de la cadena FOX, reveló que un jugador del Ohio State Buckeyes, el corredor J.K. Dobbins, podía estar en el equipo solamente gracias a la valiente decisión que tomó su madre hace 20 años.

Durante el partido entre los Ohio State Buckeyes y los Michigan Wolverines, Johnson explicó a los millones de espectadores que la madre de Dobbins, Mya, se quedó embarazada de él cuando tenía 18 años, según informó Live Action. Como muchas jóvenes embarazadas que en esta situación, “acudió al médico porque se planteaba abortar al bebé, pero cambió de opinión”, compartió con los espectadores el comentarista deportivo.

Aunque esta noticia tan personal pudiera impactar a muchos seguidores de este deporte, no deja de ser un ejemplo inspirador para mujeres en una tesitura similar a la de Mya, para ayudarles a cambiar de opinión, incluso si en un principio hubieran decidido abortar.

La historia de Mya es, por supuesto, sumamente motivadora. Aquel día al salir de la clínica abortiva, esta madre nunca habría podido imaginar lo que llegaría a lograr su pequeño bebé. Sin embargo, es una historia de tener fe, fe en que Dios la guiaría en su camino, fe en su capacidad para ser madre, incluso a sus 18 años.

Este partido, en el que Ohio State venció a Michigan por 56 a 27 y en el que Johnson compartió el dato personal de J.K. Dobbins, resultó ser también una nueva marca personal para el jugador. Según detalla For the Win: “Con una increíble carrera de anotación de 33 yardas en mitad del cuarto cuarto, logró el primer partido con cuatro touchdown de su carrera”. 

Aunque Mya pudiera llamar a su hijo “bebe milagro”, quizás el auténtico milagro se encuentre en el camino que Dios estableció para Mya y su hijo, así como para otras jóvenes embarazadas que pudieran afrontar decisiones de vida o muerte similares. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.