Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Deprimido o triste? Alcanza con esta oración del Padre Pío

Comparte

Si te encuentras en un estado de oscuridad, la clave es “llegar”

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La pequeña cita enmarcada sin firma dice: “Alcanza lo más alto que puedas hoy, y Dios alcanzará el resto del camino”. Es mi cita para esos momentos en los que siento una oscuridad emocional, depresión, que se acerca.

Para muchos de nosotros, esta oscuridad es un familiar no tan buen viejo amigo, el Perro Negro mencionado por Winston Churchill o trastorno afectivo estacional.

El DSM (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) tiene definiciones clínicas para la depresión, y también existe la oscuridad espiritual sobre la que escribe san Juan de la Cruz en La noche oscura del alma. Sin embargo, has llegado a un estado depresivo, y sea cual sea la historia te haya llevado allí, la clave en ambos tiempos oscuros es llegar.

El estado de oscuridad y depresión no es un vacío. Es un espacio lleno de ideas para las que estamos momentáneamente cegados. Cuando tratamos de seguir solos, a menudo estamos demasiado cansados ​​para evitar hundirnos, y sucumbimos a las olas de la desesperanza.

Alcanzar no es algo intuitivo cuando alguien se hunde psicológica y/o espiritualmente en la depresión. A pesar de que se nos ha enseñado que desesperar es darle la espalda a Dios, lo cual es un pecado, hay otro elemento de desesperación que a veces se pasa por alto. Proviene de la Regla de San Benito: “En todas las cosas que Dios sea glorificado”.

En una confesión reciente, cuando estaba en una temporada de depresión, el sacerdote me dio una penitencia muy específica. Tenía que leer sobre Jesús caminando en mares tormentosos y el temor de Pedro en Mateo 14, 30-31.

Luego reflexioné, específicamente, sobre ese momento en que Pedro está buscando desesperadamente a Nuestro Señor, ese segundo justo antes de que Jesús toma su mano.

Fue un momento oscuro y lleno de dudas para Pedro, cuya fe había flaqueado. También fue una respuesta intuitiva de una persona que se estaba ahogando físicamente, tratando de agarrar cualquier cosa para salvar su vida.

El padre me dio imágenes para meditar y cumplir esa penitencia; una metáfora para alcanzar psicológica y espiritualmente la mano de Cristo.

Me sorprendió lo rápido que el instinto de sobrevivir espiritualmente pronto coincidió con el deseo de vivir físicamente cuando alguien estaba exhausto y en aguas profundas.

Asegurado de que el Señor me había tomado la mano para que no me ahogara, a menudo leía esta oración, ¡a veces tres veces!

Quédate, Señor, conmigo, porque es necesaria tu presencia para no olvidarte. Sabes cuán fácilmente te abandono.
Quédate, Señor, conmigo, pues soy débil y necesito tu fuerza para no caer muchas veces.
Quédate, Señor, conmigo, porque eres mi luz y sin ti estoy en tinieblas.
Quédate, Señor, conmigo, porque eres mi vida y sin ti pierdo el fervor.
Quédate, Señor, conmigo, para darme a conocer tu voluntad.
Quédate, Señor, conmigo, para que oiga tu voz y te siga.
Quédate, Señor, conmigo, pues deseo amarte mucho y estar siempre en tu compañía.
Quédate, Señor, conmigo, si quieres que te sea fiel.
Quédate, Señor, conmigo, porque por más pobre que sea mi alma, desea ser para ti un lugar de consuelo y un nido de amor.

La depresión es una batalla, y para algunos de nosotros una cruz de toda la vida. Soportándola lo mejor que podemos mientras buscamos ayuda, somos conducidos a una madurez más profunda de la fe, que como la mayoría de las virtudes, no se gana fácilmente.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.