Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Rajani y Sebastián: un amor más fuerte que la guerra civil

Comparte

Su matrimonio se rompía, pero un “regalo” especial lo salvó

Rajani y Sebastián se amaban profundamente y su sueño era formar juntos una familia. Decidieron casarse en 1998. 

Pero la situación en su país, Sri Lanka, no les era favorable. El grupo extremista de los Tigres Tamil y el gobierno de la nación habían emprendido una cruenta guerra civil. Desde 1983, los Tigres Tamil se hacían fuertes en el norte de la isla y sembraban el terror. El Estado respondía con violencia y, en medio, la población civil sufría.

Sebastián era pescador y el matrimonio podía vivir, al principio, de sus tareas de pesca. Pero los enfrentamientos entre el grupo independentista y el ejército llegaron a hacer insostenible la situación.

Huida a la India

El matrimonio decidió entonces huir a la India, como miles de compatriotas.

Aquel periodo de vida como exiliados resultó difícil, pero juntos superaban las dificultades. Unos años después, la situación parecía más calmada en Sri Lanka y tanto Rajani como Sebastián no dudaron en regresar a su aldea y a su casa. Les esperaba un paraíso natural de playa, selva y campos de té, y el mar como lugar de trabajo.

Crisis en el matrimonio

Sin embargo, Sri Lanka siguió en conflicto hasta 2009. Para el matrimonio, no era fácil encontrar los recursos necesarios para mantener a su familia. “A veces no podíamos poner suficiente comida a la mesa”, recuerda ella. Por este motivo, comenzaron a estar nerviosos y a pelear entre ellos. Su matrimonio se resquebrajaba.

Rajani explica que entonces sucedió algo que salvó su vida.

Un sabio consejo

El párroco de la aldea, que veía la crisis de la pareja, los animó a asistir a unas clases para matrimonios que se impartían en el Centro Diocesano para la Familia, auspiciado por Ayuda a la Iglesia Necesitada, también conocida como Ayuda a la Iglesia que Sufre (internacionalmente ACN).

Poco a poco, asistiendo a esas clases, Rajani y Sebastián encontraron el modo de dar solución a sus discusiones, a su mal humor y a su falta de entendimiento. Los problemas en la familia no faltaban pero se iban encajando con fe y su matrimonio renació. De nuevo el amor les hacía estar más unidos en cualquier situación que hubiera que afrontar.

Rajani y Sebastián han querido hablar públicamente de su caso para que se conozca la labor positiva que Ayuda a la Iglesia Necesitada lleva a cabo en cada rincón del planeta, también en su hogar. Esa labor no sería posible si no fuera por los Regalos de Fe de miles de personas en el mundo.

Un Regalo de Fe es un donativo. Esta Navidad, en vez de adquirir cosas materiales, podemos decidir ayudar a matrimonios como el de Rajani y Sebastián.

Nuestro Regalo de Fe, sea grande o pequeño, contribuirá a extender la labor de la Iglesia en el mundo. El regalo puede hacerse en nombre propio o de otra persona. Esa es una excelente manera de vivir el espíritu de la Navidad. Como Rajani y Sebastián, en los cinco continentes hay muchos matrimonios y familias necesitados de nuestra colaboración.

Puedes hacer tu “Regalo de fe” en esta Navidad ofreciendo tu donativo a ACN:

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.