Aleteia

¿Por qué se aplazó la beatificación de Fulton J. Sheen?

FULTON SHEEN
Comparte

Los escándalos sexuales ofrecen una atmósfera enrarecida

La andanada de escándalos de abuso sexual por parte del clero en Estados Unidos ha llegado a provocar consecuencias insospechadas; algunas de ellas francamente inusuales. En medio de esta atmósfera enrarecida, las nuevas víctimas son la diócesis de Peroia (Illinois); su obispo Daniel Jenky y, desde luego, el Venerable Siervo de Dios, Fulton J. Sheen.

Aplazamiento “a pedido” de algunos obispos

A dos semanas de ser beatificado en la misma catedral donde hace cien años fue ordenado sacerdote (y donde reposan sus huesos, tras de una disputa ganada por la diócesis de Peroia a la arquidiócesis de Nueva York), la Santa Sede decidió posponer la fecha de beatificación de Sheen, pionero de la predicación televisiva en Estados Unidos y uno de los más reconocidos divulgadores de la fe católica en el mundo.

¿Cuál fue la razón de tan poco frecuente decisión por parte de la Santa Sede? Según el comunicado emitido por la diócesis de Peroia, el aplazamiento se hizo “a pedido” de algunos miembros de la conferencia de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, quienes pidieron “más consideración” del proceso de beatificación de Sheen.

“En nuestro clima actual, es importante que los fieles sepan que nunca ha habido, ni existe ahora, ninguna acusación contra Sheen que involucre el abuso de un menor. … La Diócesis de Peoria sigue confiando en que la conducta virtuosa del Arzobispo Sheen solo se demostrará más”, subraya el comunicado emitido inmediatamente después del aviso de aplazamiento por la diócesis de Peroia.

En este comunicado se señala que el obispo Jenky “confía plenamente” en que cualquier examen adicional solo probará aún más la dignidad de beatificación y canonización de Fulton J. Sheen. “La Diócesis de Peoria no tiene dudas de que Fulton J. Sheen, quien trajo tantas almas a Jesucristo en su vida, será reconocido como un modelo de santidad y virtud».

Una demanda por encubrimiento, podría ser la causa

Desde luego, esta decisión de la Santa Sede no obedece a la simple petición de varios obispos que se le diera más tiempo a la causa para su examen. Para detener una beatificación y, más de un personaje tan conocido, querido, estimado y catalogado como un verdadero luchador de la fe católica, tiene que haber algo de fondo mucho más serio (de los contrario, sería gravísimo).

El obispo Jenky mostró su decepción y su tristeza por el aplazamiento. Fue quien más peleó para que los restos de Sheen descansaran en una tumba al lado del altar mayor de la Catedral de Peroia y no se quedaran en la Catedral de San Patricio, en Nueva York. Apenas el pasado 18 de noviembre, el obispo de Peroia había anunciado con alegría que la beatificación había sido aprobada para llevarse a cabo este 21 de diciembre.

En todo el largo proceso que se llevó a cabo para investigar la vida de Sheen y para verificar el milagro que lo haría subir a los altares, la diócesis de Peroia señaló que los expertos en el área supieron ver que Fulton J. Sheen “era un modelo ejemplar de conducta cristiana y un modelo de liderazgo en la Iglesia. En ningún momento se ha puesto en duda su vida de virtud”.

Hasta el momento, las declaraciones de la diócesis de Peroia desestiman categóricamente el posible encubrimiento de un acto de abuso sexual presenciado por Sheen cuando era obispo auxiliar de Nueva York (1951 a 1966). La demanda fue puesta en 2007 por el ex sacerdote de la arquidiócesis de Newark, Robert Hoatson, e involucra a varios prelados más, entre ellos el ahora reducido al estado laico, el ex cardenal Theodor McCarrick.

Reconocido valor para predicar el Evangelio

«Aprovechando su vida personal de oración y su profunda devoción a Nuestro Señor, Fulton Sheen demostró constantemente un gran coraje para enfrentar los desafíos en nuestra sociedad», enfatizó el comunicado de la diócesis de Peroia. Y agregó: “Era conocido por su valentía al predicar el Evangelio en la radio y la televisión frente a nuestra cultura secular. Este mismo espíritu de valentía lo guió como obispo a predicar la verdad, defender la fe y salvaguardar la Iglesia».

La diócesis de Peoria también aseguró que no solo el milagro de la beatificación (la curación de James Fulton Engstrom de Washington, Illinois, quien fue considerado muerto cuando fue entregado después el parto a sus padres, el 16 de septiembre de 2010) es el único que se ha registrado por la intercesión de Sheen. De hecho, enfatizó, «se siguen reportando muchos milagros» a través de la intercesión del arzobispo.

Fulton J. Sheen, oriundo de El Paso, Illinois, fue ordenado el 20 de septiembre de 1919 en la Catedral de Santa María en Peoria. Murió en 1979 a los 84 años. Su causa de santidad se inauguró oficialmente en 2003. La iglesia declaró sus virtudes heroicas y el Papa Benedicto XVI le otorgó el título de «Venerable» en 2012. Sin embargo, su beatificación deberá esperar.

La diócesis de Peroia no va a hacer “por el momento” más comentarios. Los más afectados serán los cientos de miles de católicos estadounidenses que fueron (o serán) atraídos al seno de la Iglesia a partir de una personalidad tan relevante como lo fue la personalidad de Fulton J. Sheen. Pero la andanada de escándalos de abuso sexual a menores en la nación americana, ha terminado por volver a sepultar su legado.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.