Aleteia

Así se ayuda en Venezuela a las «Marías» de estos tiempos

VENEZUELA
@GuardianCatolic
Comparte

Venezuela inició un Adviento de una manera distinta: ¡ofreciendo salud a los más necesitados!

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

A las doce y treinta del mediodía, del 1 de diciembre -primer domingo de Adviento-  Paola Luzardo, de 20 años edad, era la última en una fila de madres que anhelaban atender a sus hijos durante la jornada médica que la Fundación Diocesana de la Salud (FDS), cumplió en la parroquia San Miguel Arcángel, de la Diócesis de Guarenas, en Venezuela.

Paola llevaba entre brazos a su hija Ashley, de dos años de edad. Por su lozanía parecía una niña jugando a ser madre. Dados el lugar y la fecha, también recordaba a la joven virgen María, la misma que cada 24 de diciembre, los cristianos festejan por ser la madre y acunar sobre su pecho al niño más importante de la humanidad: al Niño Jesús, nacido en Belén.

Aunque no era un requisito, Paola mostró su documento de identidad para certificar que efectivamente tiene la mayoría de edad. Al terminar la consulta no podía ocultar su emoción. Su hija recibió la oportuna atención médica y algunos insumos alimenticios.

Mi hija tiene gripe pero la traje a consulta porque no quiero que se enferme”, indicó la joven Paola. “En este momento, llevarla a un hospital sería muy complicado y la verdad es que no tengo dinero para que me la vean en una clínica privada”, añadió suavemente la “María” de estos tiempos de crisis humanitaria y persecución política en Venezuela.

El consultorio de pediatría funcionó en el salón parroquial de San Miguel Arcángel. Al fondo un mensaje que inspiraba la unidad de los cristianos: “Un Señor, Una Fe”, estaba colocado sobre sobre un globo terráqueo verde, sobrevolado por una paloma blanca. Allí trabajaron las pediatras María Lárez y Jenny Gil; la otorrino pediátrica Sor Cedeño; y la terapista de lenguaje infantil, Alicia Colonna. Durante cinco horas, atendieron a casi 60 niños, niñas y adolescentes con variadas patologías, entre ellos Ashley.

Entretanto, las áreas de medicina general, cardiología y otras especialidades estaban en espacios abiertos. Nubia Rodríguez, de 78 años, pasó por varios consultorios, incluido el de ginecología que por razones obvias, junto al de odontología, contaba con privacidad.

“¡Ay, Dios mío, tengo de todo!”, dijo Nubia en conversación para Aleteia. “Entre mis molestias tengo diabetes; y la tensión me ha estado fastidiando en los últimos días porque no he podido comprar mis medicamentos”. Nubia expresó agradecimiento hacia el padre Carlos De Abreu, el párroco del lugar, y los médicos que la atendieron. “Realmente cumplen una labor muy hermosa a través de este servicio que nos vinieron a ofrecer”.

 

VENEZUELA
@GuardianCatolic

 

Diócesis brindará atención permanente

María Collazo, directora de la FDS, informó que fueron atendidos 312 pacientes, “entre ellos los niños y adultos mayores más vulnerables de la comunidad”. Ratificó que activaron la jornada con especialistas de pediatría, odontología, medicina general, nutrición, cardiología, terapia de lenguaje, neurología y ginecología. “Es la tercera ocasión de este año, en que estos médicos realizan en la parroquia una jornada de salud para atender en diferentes especialidades a los vecinos más necesitados”, informó.

“Pero nuestras jornadas también las hemos llevado a otras iglesias parroquiales de la Diócesis de Guarenas”, dijo la doctora Collazo, recordando algunas de estas iglesia. Mostró deseo de “difundir fuera de Venezuela” lo que están realizando desde la Fundación Diocesana, “porque necesitamos mucho apoyo, especialmente con los medicamentos”.

De igual manera, la gastroenteróloga compartió una buena noticia: “El primer trimestre del próximo año 2020, la Diócesis de Guarenas contará con un consultorio médico permanente que funcionará en el sector Sojo de Guatire (estado Miranda), en la casa de retiros y formación que lleva el nombre del primer y actual obispo de Guarenas, Monseñor Gustavo García Naranjo”, resaltó. “Para ello estamos afinando los detalles técnicos y legales”.

Explicó que los especialistas que les acompañan van a regalar un día de su jornada laboral para brindarles atención a los pacientes que así lo requieran. “Además de esto, una vez al mes vamos a recorrer la vicaría de Barlovento para continuar prestando este servicio en las diferentes parroquias y sus comunidades más alejadas de esa región mirandina”.

 

 

La primera vela de la esperanza

Por su parte, el padre Carlos De Abreu, párroco de esta comunidad, agradeció la colaboración brindada. “En esta acción solidaria se ve claramente un símbolo de la esperanza cristiana que inicia con el período de Adviento, es decir, con la espera del Niño Jesús”, dijo a los médicos y pacientes con quienes compartió en todo momento.

A las diez y treinta de la mañana, Carlos De Abreu presidió una misa en la que invitó a la feligresía a aprovechar este servicio que se les brindó de manera gratuita. En la tarde, organizó una actividad recreativa con los niños; y luego, en la misa dominical, encendió la primera vela de la Corona de Adviento, rumbo a la Navidad.

“En nombre de la Diócesis de Guarenas y de la parroquia San Miguel Arcángel, agradecemos a cada uno de los médicos, enfermeras, técnicos y voluntarios, que dieron parte de su tiempo en la realización de esta jornada de salud dirigida a los más necesitados de la comunidad. Dios permita que Cristo nazca en nuestros corazones”, dijo el sacerdote.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.