Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEspiritualidad
line break icon

Despierta, ¡ya viene Dios!

WAKE UP

Loren Kerns-(CC BY 2.0)

Carlos Padilla Esteban - publicado el 02/12/19 - actualizado el 02/12/19

La salvación está más cerca...

Comienzo el Adviento con el deseo de vivir con esperanza. Me despierto del sueño, del letargo, de la muerte y miro con alegría lo que viene por delante: 

«Tomad en cuenta el momento en que vivimos. Ya es hora de despertaros del sueño, porque ahora nuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer».

Me gusta pensar que es así. La salvación está más cerca. Más cerca que cuando empecé mi camino de fe. Han pasado los años y miro hacia delante con más confianza. La salvación está más cerca de mí. Eso me alegra.


MEMORY

Te puede interesar:
Papa Francisco: Pídele a Dios que te dé el don de no perder la memoria

El Adviento es un tiempo para velar, para esperar, para aguardar la venida de Jesús. Un tiempo de anhelo y de deseo. Todavía no nace Jesús en mí y ya lo espero confiado. Viene a mí, va a cambiarme por dentro. Va a lograr hacer vida en mí lo que me pide: 

«Comportémonos honestamente, como se hace en pleno día. Nada de comilonas ni borracheras, nada de lujurias ni desenfrenos, nada de riñas ni envidias. Revestíos más bien de nuestro Señor Jesucristo».

Steve Lacy CC

Quiero dejar de lado las obras de las tinieblas. Esas obras que me enferman y vuelven egoísta. Pienso en mis pecados, mis debilidades, mis deficiencias. Pienso en la fuerza que tiene en mí la tentación. No sé resistir, no soy fuerte.

Necesito cambiar la dirección de mi mirada. Necesito apartar de mí lo que me entristece y debilita. Dejar de lado mis pasiones desordenadas. Mirar a Jesús que viene a nacer en mí. Necesito despertar en medio de mis sueños. Estoy atento como me pide Jesús:

«Por tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día va a venir vuestro Señor. Estad vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis, vendrá el Hijo del hombre».

No sé cuándo va a venir a mi vida. Sólo escucho hoy su petición, quiere que me despierte. Decía el Padre Kentenich:

«Reitero la exhortación: ¡Despiértense! ¡Despiértense! ¡Y despiértense unos a otros!».

Tengo que despertar y no vivir dormido, perdido en mis ensoñaciones. Quiero estar atento a la vida que sucede a mi alrededor.

No sé cómo va a nacer Jesús en mi alma. Simplemente me pide que me prepare para su venida. Que me despierte y que esté atento.




Te puede interesar:
Esperar en Dios no es una utopía

Tags:
advientodiosesperanza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.