Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Despierta, ¡ya viene Dios!

WAKE UP
Loren Kerns-(CC BY 2.0)
Comparte

La salvación está más cerca…

Comienzo el Adviento con el deseo de vivir con esperanza. Me despierto del sueño, del letargo, de la muerte y miro con alegría lo que viene por delante: 

“Tomad en cuenta el momento en que vivimos. Ya es hora de despertaros del sueño, porque ahora nuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer”.

Me gusta pensar que es así. La salvación está más cerca. Más cerca que cuando empecé mi camino de fe. Han pasado los años y miro hacia delante con más confianza. La salvación está más cerca de mí. Eso me alegra.

Te puede interesar: Papa Francisco: Pídele a Dios que te dé el don de no perder la memoria

El Adviento es un tiempo para velar, para esperar, para aguardar la venida de Jesús. Un tiempo de anhelo y de deseo. Todavía no nace Jesús en mí y ya lo espero confiado. Viene a mí, va a cambiarme por dentro. Va a lograr hacer vida en mí lo que me pide: 

“Comportémonos honestamente, como se hace en pleno día. Nada de comilonas ni borracheras, nada de lujurias ni desenfrenos, nada de riñas ni envidias. Revestíos más bien de nuestro Señor Jesucristo”.

Steve Lacy CC

Quiero dejar de lado las obras de las tinieblas. Esas obras que me enferman y vuelven egoísta. Pienso en mis pecados, mis debilidades, mis deficiencias. Pienso en la fuerza que tiene en mí la tentación. No sé resistir, no soy fuerte.

Necesito cambiar la dirección de mi mirada. Necesito apartar de mí lo que me entristece y debilita. Dejar de lado mis pasiones desordenadas. Mirar a Jesús que viene a nacer en mí. Necesito despertar en medio de mis sueños. Estoy atento como me pide Jesús:

“Por tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día va a venir vuestro Señor. Estad vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis, vendrá el Hijo del hombre”.

No sé cuándo va a venir a mi vida. Sólo escucho hoy su petición, quiere que me despierte. Decía el Padre Kentenich:

“Reitero la exhortación: ¡Despiértense! ¡Despiértense! ¡Y despiértense unos a otros!”.

Tengo que despertar y no vivir dormido, perdido en mis ensoñaciones. Quiero estar atento a la vida que sucede a mi alrededor.

No sé cómo va a nacer Jesús en mi alma. Simplemente me pide que me prepare para su venida. Que me despierte y que esté atento.

Te puede interesar: Esperar en Dios no es una utopía

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.