Aleteia

Buscando a Madre Teresa (y a Dios) en Calcuta

Comparte

Necesitaba saber: ¿cómo tuvo tanta fe?

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Tómate unos minutos durante la semana para detenerte en una iglesia y sentarte frente al Tabernáculo simplemente para estar con Cristo, el Misericordioso. Si no puedes hacer eso, medita ante el crucifijo.

La primera vez que sentí el empujón, me arrodillé en la iglesia de Santa María de Cracovia durante la Jornada Mundial de la Juventud. Todavía estaba procesando todo lo que había experimentado esa semana, cuando la Madre Teresa vino a mi mente. Tenía tanta fe, tanta confianza, pensé … y mira hacia dónde conducía. Cuando salí de la iglesia, no podía dejar de pensar en la intensidad de su fe a pesar de los desafíos. ¿Cómo se obtiene ese tipo de fe?

Necesitaba saberlo.

Esa pregunta llevó a la siguiente: «¿Por qué no ir a Calcuta y ver qué se puede aprender de quienes la conocían mejor?».

Y así comenzó la aventura …

Resulta que viajar a la India no es tan fácil como subirse a un avión, tomar un Martini y sellar tu pasaporte. Necesitas un visado y vacunas … sin mencionar el dinero.

Pero incluso antes de todo eso, necesitaba contactar con las Misioneras de la Caridad para ver si me permitían unirme a ellas en Calcuta. Esto fue lo que pensé que sería el mayor obstáculo, ya que parecen preferir permanecer fuera del radar y lejos de la cobertura de los medios.

Pero después de algunas semanas de correspondencia, acordaron dejarme unirme a ellas. ¡Estaba extasiado! «¡Esto debe ser voluntad de Dios!«, pensé.

Sin embargo a medida que avanzaba con la planificación, comencé a encontrar obstáculo tras obstáculo: problemas de visado, problemas de dinero, problemas de vacunaciones, problemas de problemas. Comenzó a parecer tan sombrío que me pregunté si, de hecho, realmente era la voluntad de Dios.

Esto me hizo cuestionarme: ¿cómo sabes cuál es la voluntad de Dios en algo? ¿Dónde está la línea entre esperar a que suene el teléfono, y levantarlo y hacer la llamada tú mismo? ¿Dónde y cuándo se supone que debemos «dejar ir y dejar a Dios»? ¿Cuánto trabajo quiere Dios que hagamos nosotros, y cuándo se convierte eso en nosotros y en nuestra voluntad, reemplazando la voluntad de Dios? Mi cabeza daba vueltas.

¿Cuán duro debería luchar por esto?

Entonces, recé … y recé … y recé. Y algunas cosas fueron reveladas.

En primer lugar, es mucho más fácil ser dirigido por Dios cuando estás cerca de él. Como un niño que sostiene la mano de su padre, cuando estás conectado nunca hay dudas sobre a dónde va papá o a dónde quiere que vayas. ¿Traducción? Si queremos saber la voluntad de Dios para nosotros, necesitamos tener una relación cercana con Él. Cuanto más cerca estamos, más claras se vuelven las cosas.

Otra cosa que descubrí es que hacer la voluntad de Dios no es un viaje cómodo. A veces puede haber desafíos hercúleos, pero estos desafíos deberían llevarnos a agarrar aún más fuerte la mano de nuestro Padre, acercándonos aún más a Él.

Comprender, o discernir, algo solo puede venir de estar cerca del corazón de Cristo, lo suficientemente cerca como para escuchar sus latidos. Esto, por supuesto, es el mayor desafío.

Significa dejar ir los apegos y las cosas a las que nos aferramos en la vida. Necesitamos alejarnos del pecado, que es soltar la mano amorosa de Dios. Y tenemos que pasar tiempo con Él, que es lo que todo padre quiere con su hijo.

En mi oración, la pregunta cambió de «¿cómo sé la voluntad de Dios?» a «¿cómo puedo acercarme a Dios?«, porque al hacer esto último, la primera se responde a sí misma.

Tenía una misión que me trajo a la ciudad de Nueva York ayer. Mi padre me invitó a reunirme con él y con mi hijo Michael, irónicamente, para visitar a las Misioneras de la Caridad en el Bronx. Debido a mi horario de trabajo, era bastante inconveniente, pero acepté …

Llegamos a la casa indescriptible en la calle 135 y nos acompañó una hermana que estaba sentada en una mesa sencilla con nosotros.

Como Misionera de la Caridad, está lejos de la distracción de los dispositivos. Su presencia nos atrajo. Indudablemente tenía muchas cosas que hacer, pero estaba allí, solo para estar, con nosotros.

Resultó que me estaba esforzando por llegar a Calcuta para experimentar desde el lugar donde todo comenzó. La hermana se detuvo, se volvió hacia mí y sonrió. Sus ojos se clavaron en los míos y sucedió algo. Sabía que estaba exactamente donde se suponía que debía estar, que no era casualidad ni coincidencia que estuviera en esa casa, con esas hermanas, con mi padre y mi hijo (un pequeño milagro en sí mismo).

La hermana me preguntó si me gustaría llevarme una reliquia de la Madre Teresa en mi viaje a Calcuta, para que la santa estuviera cerca de mí mientras viajaba. Era como si la hermana ya supiera que estaría en ese avión …

Poco después fuimos conducidos a una capilla donde quedó expuesto el Santísimo Sacramento. Las ventanas estaban abiertas, revelando las rejas y rejas detrás, y todos los olores y sonidos de la ciudad aparecieron, un completo contraste con la paz celestial que llenaba la habitación.

Una Hermana solitaria sentada en el suelo en medio de la capilla miraba a Jesús en la Eucaristía. Su rostro revelaba la paz y la alegría que estaba experimentando. Ella lo estaba mirando … y Él la estaba mirando … Solo puedo imaginar cómo se veía su mirada. Podías sentir la presencia de Dios en esa habitación.

Mientras me arrodillaba con una pregunta en mi mente –«¿Por qué estoy aquí?»-, obtuve la respuesta: «Para estar aquí conmigo».

Las cosas se están acomodando y parece que llegaré a Calcuta, pero eso no es lo más importante. Lo es importante es lo que estoy aprendiendo en el camino…

 

Mira aquí algunas excepcionales e icónicas imágenes de Teresa de Calcuta:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.