Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¡Feliz día de no comprar nada!

WOMAN, SHOPPING, DRESS
Kokulina | Shutterstock
Comparte

Una respuesta al consumismo exacerbado del Black Friday

Ayer apenas empezaba la fiesta de Acción de Gracias y ya Facebook e Instagram se había caído en varios países. Una de las razones fue la excesiva carga de publicidad anunciando las ofertas de hoy, Viernes Negro (Black Friday)

Si bien este día a muchos les puede traer alegrías, puede desencadenar un consumismo totalmente irresponsable, donde no se invierte sino se gasta, y donde se compra “porque está muy barato para no hacerlo”.

Por eso un artista canadiense llamado Ted Dave decidió crear el “Día de no comprar nada” (Buy Nothing Day) como respuesta al consumismo y capitalismo del Black Friday. La primera vez que lo celebró fue en septiembre de 1992, pero en 1997 decidió mudarlo al viernes después del día de Acción de Gracias, el mismo día del Viernes Negro, y a lo largo de los años ha conseguido que más gente se una, incluyendo a la revista canadiense Adbusters, que lo ha ayudado a promocionarlo.

El movimiento de fecha responde un poco a resaltar la ironía (especialmente en Estados Unidos que es de donde surge el Black Friday) que resulta estar el jueves en una fiesta familiar de agradecimiento para luego en un par de horas enfocarse en todo lo contrario, dándole el protagonismo a lo material.

Más allá de un simple boicot, se trata de reflexionar sobre el cómo y por qué compramos. Como explica Dave, resulta irracional que haya gente que sea hasta capaz de pegarse con otra persona o dormir fuera de casa por un par de zapatos o por un celular nuevo. Igualmente, al Día de no comprar nada se le han sumado los ecologistas, ya que aseguran que gran parte del daño ambiental es por el consumo excesivo (cosa que, mentira, no es).

También se trata de pensar en otras alternativas de compra. Esto se debe sobre todo porque para las tiendas pequeñas y emprendedores es prácticamente imposible competir con las ofertas de las grandes corporaciones.

Por supuesto, este movimiento tiene sus detractores y no se trata únicamente de quienes son amantes de las ofertas y/o shopaholics. Hay quienes aseguran que, porque dejes de comprar esas 24 horas, no quiere decir que no lo hagas al día siguiente, sólo que más caro, y a veces hasta en mayor cantidad por la “abstinencia” del día anterior.

Sin embargo, debo decir que, aunque ciertamente puedes dejar pasar una gran oferta de algo que necesitas o de un regalo de Navidad que querías, la verdad es que la publicidad es abrumadora y uno termina comprando cosas por comprar (que no siempre se pueden devolver), adquiriendo artículos “especiales” que salen por la fecha y resultan ser un fiasco, aislados y hasta estresados, ansiosos y abrumados por toda la dinámica del día (bien sea en las compras online o presenciales).

Creo que el balance es la palabra clave. Si ya tienes todos tus regalos comprados y no hay nada que en verdad quieres o necesitas, sino que ves las ofertas sólo para ver “si se te antoja algo o que cosa barata hay por allí”, pues seguir el Día de no comprar nada es una iniciativa que se puede intentar para evitar gastos de los que generalmente uno termina arrepintiéndose y sólo le genera ganancias al vendedor.

Pero si en verdad es gracias a estas súper ofertas que puedes adquirir algo que tú o un ser querido necesita o quiere, aprovechar el día responsablemente puede ser muy útil (aquí en Aleteia puedes encontrar otro artículo sobre un Black Friday con cabeza), siempre considerando que hay otro tipo de regalos, que el amor y la felicidad no se mide en objetos y, sobre todo, el verdadero significado de estas fechas.

Te puede interesar: 5 ideas para que no tengas que devolver tus compras del Black Friday

Te puede interesar: Un Black Friday con cabeza

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.