Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 19 junio |
Santos Marco y Marcelino
home iconMúsica
line break icon

Lucrezia Orsina Vizzana, la monja que puso banda sonora al barroco

© Mario Modesto Mata

Sandra Ferrer - publicado el 27/11/19

Descubrimos la historia de una de las pocas religiosas conocidas por su talento musical como cantante, intérprete y compositora

Si la historia de la música recoge muy pocos nombres femeninos, la lista se reduce cuando estos salieron de la vida conventual. Desde que en la Edad Media destacaran con nombre propio mujeres como Kassia o Hildegarda de Bingen, son escasas las referencias de religiosas que legaron su obra musical. Una de estas mujeres fue Lucrezia Orsina Vizzana, una monja italiana que vivió a caballo entre el Renacimiento y el Barroco y demostró un gran talento como compositora.

Nacida en Bolonia el 3 de julio de 1590, Lucrecia era hija de un noble boloñés llamado Ludovico Vizzana y su esposa Isabetta Bombacci. Lucrecia ingresó en el convento Camaldulense de Santa Cristina siendo una niña, en 1598, tras la muerte de su madre. Tras los muros de Santa Cristina, no solo recibió la protección de la comunidad y encontró consuelo en la fe, sino que se formó en el arte de la música gracias a su tía Camilla Bombacci, miembro de la congregación que ejercía de organista. Junto a Camilla, Lucrecia aprendió de Ottavio Vernizzi, maestro de música que entraba en el convento a pesar de las prohibiciones estrictas de la época.

Lucrecia vivió una de las etapas más rígidas de la vida conventual pues, tras la Reforma protestante, la Iglesia Católica extremó las reglas monásticas durante el Concilio de Trento para mantener el orden tras los muros de los conventos. En este sentido, la Contrarreforma puso su empeño en limitar la actividad pública de las religiosas, entre ellas la producción musical.

Lucrecia pasó muchos años estudiando música y componiendo hasta que Vernizzi decidió publicar su obra musical en una obra titulada Componimenti musicali de motetti concertati a le piú voci, la única conocida que hubiera compuesto una religiosa de Bolonia. El libro, editado en Venecia en 1623, incluía motetos pensados específicamente para las fiestas litúrgicas en las que se exaltaba la figura de Jesús y se veneraban los sacramentos. Influenciada por la obra del compositor italiano Claudio Monteverdi, Lucrecia ya conocía los estilos musicales que triunfarían en la primera época del Barroco.

A pesar de la valía de sus composiciones, Lucrecia contravino las normas eclesiásticas que no permitían que las religiosas hicieran pública su obra. Años después, tropas de la Iglesia llegaron a Santa Cristina para intentar imponer las normas establecidas por Trento. Desde entonces, Lucrecia dejó de componer. Tras su muerte, en la primavera de 1662, su talento musical cayó en el olvido. Tuvieron que pasar varios siglos para que las notas compuestas por ella volvieran a sonar y fueran admiradas por los amantes de la música. Su obra fue rescatada y reeditada a finales del siglo XX.

Tags:
culturahistoriamusica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
6
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
7
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.