Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Sotero y san Cayo
home iconCuriosidades
line break icon

«El Yeti de Perijá»: Un imagen misteriosa y controversial

APE

Public domain

Macky Arenas - publicado el 25/11/19 - actualizado el 25/11/19

El científico suizo se topó de frente con el “Yeti de Perijá” (Venezuela) y…¡hasta posó para él!

Corría el año 1920 cuando, en la jungla de Maracaibo, un expedicionario sobrevivió a las muertes más comunes por paludismo, fiebres o las flechas envenenadas de los indígenas Motilones. Tres años llevaba el grupo en aguas del río Catatumbo. Todos murieron menos  el suizo Francois de Loys, quien emergió de la aventura con una extraña y enigmática fotografía que desataría una polémica entre científicos por el medio siglo siguiente.

Sus rivales lo acusaron de fraude pero lo cierto es que, para otros, las «evidencias» descartaban el truco. La foto fue tomada cuando se encontró con una especie de simio al que hizo una gráfica «con una cámara que no cayó al agua, el rollo no se veló, el animal no estaba lejos de él y la foto no estaba borrosa”, anota con incredulidad el blog Pseudocienciawiki.

La foto de la discordia

Hacía dudar la rama bifurcada en que la mandíbula del animal estaba apoyada. La fotografía era muy buena pero la duda quedó.  En ella se veía –describen- a «un simio capturado vivo de casi 2 mts de alto, que caminaba erguido, con facciones físicas y actitudes manuales similares a un humano» lo cual, para el momento, era un hecho extraordinario para la ciencia.

Un portal de cirptozoología (MarcianitosVerdes) describió lo que pudo haber sido el momento: De Loys apoyó el cadáver de la gran criatura sobre una caja, apoyó su cabeza con un palo y sacó una sola fotografía. La criatura tenía aproximadamente cinco pies de alto, no tenía cola, y tenía treinta y dos dientes como un humano.

No obstante, existieron sus fervientes defensores, como es el caso del doctor francés Montandon, quien en 1929 publicó un artículo sobre el animal, sosteniendo que había sido descubierta una nueva especie de simio que llamó “el antropoide americano de Loys”. Para él fue concluyente que el simio midiera medio metro más que el tamaño promedio del humano. Otro profesor de geología y paleontología, el también francés Leonde Jauleaud (1880-1938), sugirió que el animal tenía el aspecto de lo que se conocía como el «robusto mono araña», habitante común de las selvas meridionales americanas. Ellos representan dos posturas que aún hoy mantienen viva la controversia.

FRANCOIS DE LOYS
Public domain

El Gran Diablo

Una especie de Yeti tropical. El más célebre habría vivido en los hielos eternos. Incluso se le dio el nombre de «abominable hombre de las nieves». En este caso, circularía a su aire por las húmedas y calurosas selvas venezolanas, limítrofes con Colombia. Para unos se trató de un monumental fraude y para otros de un descubrimiento colosal.

En sosparenavenezuelawixsite, un escrito sin firma refiere a la visita del sabio Alejandro Von Humboldt a tierras venezolanas, quien aportó datos de interés: En el año de 1799, el explorador alemán realizó un estudio científico de todo el territorio venezolano. En su recorrido por el río Orinoco, visitó el cerro Anchi-tipuiri que significa “cerro del hombre de los bosques”, donde los nativos les narraron sus experiencias con el “Gran Diablo”, como llamaban a esa extraña criatura. Humboldt detalló: “Es un mono de gran tamaño, se frota la cara cuando se irrita, a distancia se le confunde con un hombre, en algunas oportunidades ha raptado mujeres de la tribu, las cuales regresan al tiempo y cuentan sus experiencias sexuales con ese enorme mono, que al igual que los nativos, construye cabaña para pasar la noche”.

Tal vez aún anda por ahí…

Se sabe que los avistamientos de humanoides en Venezuela no son ninguna novedad. El citado trabajo agrega la experiencia, en 1769, del naturalista Edward Bancroft quien encontró que las tribus indígenas suramericanas creían en un especímen que vivía en la selva, medía alrededor de un metro y medio, caminaba erguido, y estaba cubierto de pelo negro. Igualmente, en 1876, el explorador británico Charles Barrington Brown describió uno que llamaban  el “Didi”. Este salvaje habría vivido en la Guyana inglesa y sus gritos podían escucharse a kilómetros de distancia, según los relatos de Bancroft, quien habría sido capaz de reconocer sus huellas.

Falso o verdadero, fraude o ciencia, al día de hoy son las únicas evidencias de que se dispone, por estos lados, acerca  del desconocido “Eslabón Perdido”, especie no clasificada por la ciencia que tal vez aún habita las selvas venezolanas, y que se exhibe en el Museo de Ciencias de París en Francia.




Te puede interesar:
Terraformers: Cucarachas marcianas

Tags:
venezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.