Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cuando decidir es una tortura

By Sjale/Shutterstock
Comparte

Hay personas, por ejemplo, que no se atreven a dejar al novio/a con quien que no son felices por temor a la soledad o al cambio de vida

Tomar decisiones puede suponer un gran desgaste de energía cuando la persona no ha desarrollado un fuerte sentido de seguridad en sí misma. 

Ante este desgaste generado – y el consecuente sufrimiento que trae para la persona, al machacarse por no conseguir tomar decisiones de forma eficaz -, algunos llegan incluso a dejar pasar muchas oportunidades en su vida por no sentirse capaces de elegir entre las diversas opciones.

Este tipo de comportamientos se han visto agravados en los últimos años ante la inmensa oferta de productos, opciones y servicios: todo está al alcance de todos, en todos los formatos y colores.

La autoconfianza se adquiere durante la infancia. Si no has crecido en un entorno de seguridad, es posible que seas desconfiado con las personas que te rodean y que te cueste tomar decisiones.

Durante la etapa infantil, los padres pueden favorecer la autonomía del niño mediante algunas conductas:

  • Permitir al niño elegir aquellas cosas que son acordes a su nivel de aprendizaje. Por ejemplo, algunos niños muy pequeños comienzan a elegir su ropa en función del color o los dibujos que tienen sus prendas. Si los padres han permitido al niño tomar decisiones pequeñas, cuando sea un adulto, estará entrenado para tomar decisiones sin bloquearse.
  • Ayudarle a encajar los errores cometidos a la hora de elegir. Algunas veces, tras realizar una elección, los niños se sienten frustrados porque no alcanzan los objetivos que se habían propuesto. Si los padres reaccionan diciendo “¿Lo ves? Te lo dije. Esto es mejor que lo hagan papá y mamá”, el niño comenzará a gestar dentro de sí la falsa creencia “Los demás eligen mejor que yo”. Frente a esto, es preferible enseñarle a escoger con los criterios apropiados, y animarle a hacerlo una próxima vez.
  • Enseñar al niño a tolerar un cierto nivel de frustración. En muchas ocasiones, las personas no toman decisiones por miedo a equivocarse y sentirse fracasadas. Sin embargo, si desde pequeños se les enseña que las cosas no siempre salen como uno quiere, y se les entrena para frustrarse sin sentir que es el fin del mundo, cuando sean adultos habrán perdido el miedo al error y estarán mejor dispuestos para la toma de decisiones.

Algunos consejos para corregir la indecisión en la etapa adulta

  1. Limita el tiempo que dedicas a las decisiones. Para ello, párate a pensar y examina el nivel de importancia de tu decisión: ¿qué consecuencias tiene esta decisión para mi vida? Si la repercusión es mínima, el tiempo que debes dedicar a tomar esta decisión también debe ser mínimo.
  2. Da un tiempo a tus decisiones para comprobar si fueron acertadas o no. Una vez hayas elegido, olvida las otras opciones que tenías. Apuesta por tu elección hasta que llegue la hora de valorar los resultados obtenidos. Si tras un tiempo prudencial has comprobado que tu elección fue claramente errónea, podrás volver a plantearte otros caminos.
  3. Evita los extremos emocionales. Normalmente no habrá decisiones geniales frente a decisiones catastróficas. Recuerda que, a veces, no hay una opción buena y otra mala. Simplemente son opciones diferentes.
  4. Decide teniendo en cuenta que debes desarrollarte. Hazlo pensando en tu crecimiento y bienestar, más que en tu comodidad. Ante todo, evita la opción que te pueda hacer daño.
Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.