Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Ana Rosa Sívori, la prima del Papa que le traducirá en Tailandia

ANA ROSA SIVORI
Salesian Thailand
Comparte

Es misionera salesiana, tiene 77 años y nunca pudo imaginar que acompañaría al Papa Francisco por tierras de misión en el Lejano Oriente.

Cuando en 1966 la joven argentina Ana Rosa Sivori hizo las maletas rumbo a Tailandia, nadie podría haberle anunciado que medio siglo más tarde recibiría al Papa en aquellas tierras del Lejano Oriente… ¡y que el sucesor de Pedro sería un primo suyo!

La hermana Ana Rosa descubrió su vocación religiosa en 1965 y profesó los votos como hermana salesiana, hija de María Auxiliardora. Viajar a Tailandia suponía entonces despedirse de la familia y las posibilidades de volver a verse eran remotas. Pero existía el carteo, y desde entonces Ana Rosa periódicamente manda unas letras a sus parientes para felicitar la Navidad o darles noticia de lo que ocurre allá en Tailandia.

Entre los destinatarios de las cartas ha estado siempre su primo “Jorge”, nada menos que Jorge Bergoglio. “Era un chico muy estudioso y amante del fútbol”, explica la religiosa, 5 años más joven que él.  “Nuestra familia está muy unida -añade- y en Argentina siempre coincidíamos en las reuniones familiares”.

Dedicada a la educación de niñas en Tailandia

Su primo Jorge (de apellidos Bergoglio Sívori) se ordenó sacerdote, luego fue obispo y nombrado cardenal posteriormente. Ana Rosa, en todo ese tiempo permaneció en las misiones, dedicada a la educación de niñas en uno de los colegios que tienen las Hermanas Salesianas en Tailandia.

Su primo se convirtió en el Papa

El 13 de marzo de 2013, rezaba por la elección del Papa en Roma. Y cuando pronunciaron el nombre del escogido, la sorpresa no pudo ser mayor: Jorge era desde ese momento el papa Francisco.

Pese a que el trabajo es intenso, Francisco nunca ha dejado de atender dos labores: sus llamadas de teléfono y sus cartas manuscritas. Y es así -por correspondencia- como han seguido en contacto la hermana Ana Rosa y su primo el Papa en los últimos 6 años.

La hermana Ana Rosa es alegre, jovial, y goza del sentido del humor que también conocemos al papa Francisco. La vena Síveri de origen italiano se nota: su padre y la madre del Papa son primos hermanos.

La misionera tuvo ocasión, además, de estar con el Papa en Roma al regreso de un viaje a Argentina adonde había ido a visitar a la familia. De él afirma a una televisión tailandesa: “Tiene un carácter especial. Es muy humilde, lleva una vida austera, no arrogante, lo que enseña es lo que practica”. 

Este año, en cuanto se dio a conocer que el Papa tenía intención de viajar a Japón y Tailandia, a Ana Rosa le llegó la noticia de que Francisco quería que fuera ella su traductora e intérprete al tailandés. ¿Podía imaginar 53 años atrás que iba a ocurrir esto?

“El Papa sugirió a los organizadores que yo fuera su traductora durante su viaje a Tailandia. Para mí fue una grata sorpresa y es un orgullo”, ha declarado a la agencia Efe. En la tarea de traducir los discursos y homilías le ayudan religiosos hispanohablantes y profesores de español de la Universidad de Chulalongkorn. Todo un reto en positivo puesto que en Tailandia solo un 0,6 por ciento de la población es católica.

Les gustará ver y escuchar a la hermana Ana Rosa:

Te puede interesar: Marguerite, el secreto de una madre para vivir tras enterrar a su hijo

Te puede interesar: “Quiero ser sacerdote, como el Papa Juan Pablo II”

Te puede interesar: El cirujano jubilado que salva vidas en África

Te puede interesar: Paola donó su tesoro: más de 200 litros de leche materna

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.