Aleteia

Nicaragua: Iglesia con madres de presos políticos sitiada, a oscuras y sin agua

MASAYA
@EdwingRoman14
Comparte

Un nuevo acto de asedio a familiares de presos políticos y a la Iglesia San Miguel Arcángel a manos de fuerzas leales al régimen de Daniel Ortega

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La Iglesia San Miguel Arcángel de Masaya fue el escenario de un nuevo punto de tensión entre las fuerzas leales al régimen de Daniel Ortega en Nicaragua y fieles que iban a participar de una eucaristía, algo que derivó en un particular asedio posterior.

En ese sentido, según reportan medios locales como La Prensa, el párroco Edwin Román tuvo que salir fuera de la iglesia a buscar a los fieles, impedidos de entrar por la Policía orteguista y ahí se produjo un intercambio que llegó hasta los “codazos”.

 

 

Ante la agresión el párroco priorizó –a modo de prevención- que no se dejara el ingreso de los fieles al templo y empezó a rezar pidiendo “paz, democracia y justicia para Nicaragua”.

“Me dieron codazos y no me querían dejar entrar con la familia que venía a celebrar la eucaristía”, expresó el párroco a los medios, prosigue La Prensa.  “No existe la libertad de culto en Nicaragua”, sentenció este párroco que ha mostrado disposición y firmeza en defensa de los reclamos de las familias de los presos políticos.

 

 

¿Por qué esta agresión en este lugar?

El objetivo de la eucaristía era dar consuelo a madres y prisioneros políticos del régimen de Ortega. Fue precisamente en esta iglesia donde horas antes un grupo de 10 madres inició una huelga de hambre en reclamo de la libertad de los presos políticos en Nicaragua, que ascienden a 130 en base a datos proporcionados por organismos internacionales.

En ese sentido, en la noche de este jueves también trascendió que varios integrantes de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) fueron detenidos cuando pretendían acercar víveres (agua como símbolo de solidaridad) a los familiares que están de huelga de hambre en la Iglesia San Miguel Arcángel.

Este viernes las madres agradecieron este gesto:

La situación además generó que la iglesia quedara a oscuras, según pudo comprobar La Prensa en una recorrida, y con motorizados vigilando. El asedio fue denunciado incluso por Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua que tuvo que dejar el país.

Una clara señal de asedios, una más de las tantas que ha tenido el régimen de Ortega en los últimos meses ante integrantes de la Iglesia.

 

Difícil situación de Nicaragua en imágenes: 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.