Aleteia

San Alberto Hurtado ilumina a Chile para saber ser ciudadano

HURTADO
Comparte

La directora ejecutiva de la Fundación Padre Hurtado presenta en Aleteia el programa Hurtado Ciudadano

En medio de las manifestaciones y la discusión de una nueva Constitución para Chile, el santo chileno san Alberto Hurtado habla a los jóvenes del país a través del programa para colegios llamado Hurtado Ciudadano, elaborado por la Fundación Padre Hurtado.

María Paz Vega, directora ejecutiva de la Fundación Padre Hurtado, en conversación con Aleteia explicó que “este programa nace mucho antes de las manifestaciones que hemos visto en estas semanas».

«Hurtado Ciudadano forma parte de las líneas estratégicas 2019 de la Fundación, y vimos que el Padre Hurtado habló a dos mundos: al del trabajo y al de los jóvenes; recordemos que sus escritos, homilías, retiros y trabajos lo hizo entre 1938 y 1952 los cuales siguen actuales a la luz de lo que vemos”, expresa

El programa Hurtado Ciudadano se hace cargo de un cambio de paradigma, que tiene que ver con el paso a formación ciudadana. Anteriormente en Chile se enseñaba educación cívica, que consistía en la transmisión de contenidos, es decir que conocer la ley, los poderes del Estado y donde lo relevante es el conocimiento de los poderes políticos y no el rol que juega el ciudadano en la construcción de la sociedad y del país.

“El programa elaborado por la Fundación amplía la comprensión del aprendizaje donde se incorpora contenido, habilidad y actitud; donde se van acuñando competencias ciudadanas. Es decir que ser ciudadano no es solo saber, sino que saber hacer y en ese contexto elaboramos las competencias Hurtadianas de ciudadanía, detalla Jorge Blake, sociólogo y socio de BCO Consultores quien colaboró en el programa.

 

 

Las competencias Hurtadianas de ciudadanía son dos. La primera es el sentido social, que el santo chileno menciona de forma sistemática en tres de sus libros (Moral Social, Humanismo Social y Sindicalismo).

“El Padre Hurtado declara en el libro Humanismo Social que se debe despertar el sentido social de los cristianos; que tiene que ver con la capacidad de mirar la realidad, percibirla y relacionare con ella y de qué manera me afecta y desde ahí poder emprender una acción de cambio que mira hacia el bien común”, puntualiza Blake.

La segunda competencia es el discernimiento, el cual consiste en tres pasos: ver, pensar y actuar y así generar los cambios desde la doctrina social de la Iglesia. El programa comenzará a implantarse en el 2020 en tres colegios a alumnos de tercero medio, cuyas edades se encuentran entre los 16 y 17 años. Sin embargo, el objetivo principal es internalizar la competencia de sentido social y que hace total sentido en la formación ciudadana en el día de hoy.

San Alberto Hurtado dijo: “El sentido social es aquella cualidad que nos mueve a interesarnos por los demás, a ayudarlos en sus necesidades, a cuidar de los intereses comunes”; es el desafío que tenemos hoy en la construcción de un nuevo Chile.

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.