Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Diabetes: Averigua si tu estilo de vida pone en riesgo a tu familia

CUKRZYCA
Montri Thipsorn | Shutterstock
Comparte

La diabetes tipo 2 está en aumento. Muchas personas no saben que la padecen. El estilo de vida y la alimentación saludable son clave para prevenirla y, en eso, la familia es la que marca la pauta. Frente a la diabetes, protege a tu familia

Malas noticias. La diabetes tipo 2 aumenta. Esto se debe, entre otras cosas, a los grandes cambios en la alimentación y al estilo de vida ahora más sedentario propio de los últimos tiempos. Si conocemos los riesgos podremos cambiar ciertas cosas para prevenir esta enfermedad. Esta es la buena noticia.

Es una enfermedad crónica que ocurre cuando el páncreas ya no puede producir insulina, o cuando el cuerpo no puede hacer un buen uso de la insulina que produce. La insulina es una hormona producida por el páncreas, que actúa como una llave para permitir que la glucosa de los alimentos que comemos pase del torrente sanguíneo a las células del cuerpo para producir energía. Por lo tanto, cuando no puede producir insulina o usarla efectivamente se elevan la glucosa en la sangre, llamada hiperglucemia.

Los enfermos de diabetes tipo 2 no son insulinodependientes, y representa al menos el 90% de todos los casos de diabetes.

“Diabetes: protege a tu familia”


Es importante recalcar que más del 50% de la diabetes tipo 2 se puede prevenir con un diagnóstico temprano y eso ha de despertar a las familias. Por este motivo el lema escogido para este 14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes, es “Diabetes: protege a tu familia”

Pero, ¿por qué involucra a la familia? Porque el riesgo de padecer diabetes tipo 2 comienza en casa, con el estilo de vida, y la alimentación que se lleva en el hogar. Si todos los miembros de la familia se alimentan saludablemente y realizan algún tipo de actividad física, el riesgo de presentar diabetes disminuye considerablemente.

Para hacer prevención es necesario estar atentos a estos factores que favorecen su desarrollo, de manera que, si alguno de los miembros de la familia es propenso a tener diabetes, se le puede ayudar a modificar malos hábitos alimentarios y, para eso, es clave el apoyo familiar. 

Hemos de actuar ante estas situaciones:

OVERWEIGHT
Shutterstock-kwanchai.c
  • Exceso de peso: El sobrepeso aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, el colesterol, la presión arterial, enfermedad cardíaca, entre otros. Puede ocurrir como consecuencia a una alimentación inadecuada, rica en alimentos ultraprocesados, grasas y azúcares. Una alimentación que, a su vez sea baja en frutas y vegetales, legumbres. En este caso lo ideal es corregir lo antes posible buscando la ayuda de un nutricionista para que le elabore un plan de alimentación saludable acorde a sus tiempos, preferencias y necesidades nutricionales o un plan familiar.
CC
  • Sedentarismo: Otro factor de riesgo importante, si la persona no realiza ningún tipo de actividad física semanal es fundamental comenzar por lo menos plantearse como meta a corto tiempo. Para dar el paso se puede empezar, por ejemplo, bajándose del autobçús unas paradas antes para caminar, o en vez de subir por ascensor utilizar las escaleras, o bien practicar algún deporte, baile o ejercicio. Si es una persona fumadora, se recomienda ir disminuyendo su consumo o evitarlo.

Además, hay algunas señales de alerta (primeros síntomas) que nos pueden ayudar a darnos cuenta si estamos ante una posible diabetes.

Estos son:

  • Aumento de la sed y de las ganas de orinar. Se produce porque hay un exceso de glucosa (azúcar) en la sangre que los riñones no pueden filtrar, y al sentir sed uno toma agua y ayuda a los riñones en su proceso de eliminar los excedentes de azúcar.
  • Aumento del apetito (sentir un hambre intensa). Cuando hay un déficit de glucosa (fuente principal de energía para la realización de actividades), la reacción que tiene el organismo es la de provocar mucha hambre.
  • Cansancio o fatiga. El cuerpo lo que hace es advertirnos que los niveles de glucosa están inestables, entonces cuando bajan, aparece el cansancio y también el antojo de cosas dulces para ayudar a elevar los valores de glucosa en la sangre.
  • Visión borrosa. Ocurre cuando la glucosa en sangre se eleva, y puede producir que el cristalino del ojo se nuble, esta visión borrosa permanece así solo mientras este la glucosa elevada.
  • Entumecimiento (pérdida de sensibilidad) u hormigueo en las manos o los pies. Puede ser la etapa inicial de una neuropatía diabética, un desorden severo que se manifiesta por un daño en los nervios que provoca el entumecimiento u hormigueo de las manos o pies.
  • Úlceras que no cicatrizan. El sistema inmunológico se debilita, y los altos niveles de glucosa hacen disminuir las tasas de curación de infecciones y heridas.
  • Pérdida de peso sin razón aparente (involuntaria). El cuerpo no puede utilizar la insulina como energía porque el azúcar en la sangre no puede entrar a las células, o bien porque no se produce insulina. Antes esta situación, el organismo trata de compensar la energía necesaria por medio de la descomposición de grasa y el músculo, lo que ocasiona que se produzca un adelgazamiento involuntario.

Si se observa alguno de los síntomas en algún miembro de su familia o en usted, es conveniente que consulte a un médico para que le realice el diagnóstico apropiado.

Otra propuesta para prevenir a la familia es comenzar realizando un simple test online, que ofrece la Asociación Americana de Diabetes o la Federación Internacional de Diabetes, lo puedes hacer aquí: https://www.idf.org/type-2-diabetes-risk-assessment/   y  aquí https://www.diabetes.org/risk-test    

Por supuesto que este test es solo un primer paso, lo ideal siempre es consultar con su médico de cabecera ante cualquier duda y realizarse la prueba de A1C, con este análisis de sangre, su médico puede identificar prediabetes o diagnosticar diabetes tipo 1 o tipo 2.

Te invito a dar el paso, mantenerte en un peso saludable, a comer bien y estar activo en familia. Si estás en riesgo, elige y busca un estilo de vida saludable o recibir un tratamiento temprano, siempre con el apoyo del profesional de la salud y de la familia para mejorar la calidad de vida.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.