Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La alimentación que necesitan los mayores que sufren sarcopenia

ELDERLY
Rosshelen - Shutterstock
Comparte

Con el envejecimiento llega la pérdida de masa muscular que puede afectar a la calidad de vida. Para mejorarla son claves la buena alimentación y la actividad física.

La sarcopenia es un problema importante de salud pública, especialmente en la población mayor, que afecta a su calidad de vida. Además, por desgracia, todavía no existe un tratamiento farmacológico para paliar sus efectos o prevenirlo.

La sarcopenia significa literalmente escasez de carne (de músculo) y describe la pérdida de masa y potencia muscular que acompaña al envejecimiento. Y, aunque no siempre tiene consecuencias clínicas, comienza por lo general después de los 40 años. Luego, a partir de los 60 años, acelera cuando la persona tiene un estilo de vida sedentario.

A pesar de que el envejecimiento es un proceso orgánico universal que determina cambios decisivos tanto en la constitución y funcionalismo de nuestro organismo, y por supuesto también en nuestro comportamiento, es importante intentar para mantenernos en forma para tener la mejor calidad de vida posible en esta etapa de la vida.

ELDERLY
Wavebreakmedia - Shutterstock

En forma

La persona mayor con sarcopenia tiene más dificultades para caminar, subir escaleras o realizar actividades de la vida diaria. Además su estado físico aumenta el riesgo de caídas y fracturas.

Estas pérdidas musculares (sarcopenia) son expresión, por lo general, de las limitaciones en el tipo y en la cantidad de los alimentos ingeridos que se van incorporando al proceso de envejecer, así como también reflejan su grado de inactividad física.

Hasta el momento no existe un tratamiento concreto para la sarcopenia, pero se han ensayado varias estrategias para intentar corregirla en la medida de lo posible, a través de la realización de actividad física y tratamiento nutricional a cargo de un profesional.

¿Cómo les afecta una mala alimentación?

Es frecuente que los ancianos vean disminuido su apetito, esto hace que no alcancen a cubrir los requerimientos diarios de energía y de proteínas recomendados para su edad. Pero, además, pueden cambiar los hábitos alimenticios debido a problemas de deglución y/o económicos. Por lo tanto, el consumo de nutrientes ricos en proteínas cambia a favor de los alimentos más diluidos en energía (granos, verduras y frutas).

Te puede interesar: ¿Qué sucede con la alimentación de las personas mayores?

 

Para que la función muscular se conserve el mayor tiempo posible es necesario la personalización de la dieta y del ejercicio de acuerdo a las necesidades y posibilidades de cada uno.

Algunas evidencias sugieren que la Recomendación Diaria Admitida (RDA) tradicional de proteínas para adultos de todas las edades de (0,8 gramos/ kg de peso corporal/día) no es suficiente para personas mayores y que los mayores de 65 años necesitan más proteínas para activar la síntesis de proteínas musculares.

Por tanto, sugieren el supuesto de 1–1.2 gramos de proteínas/kg de peso corporal/día en individuos sanos, pero no en personas con enfermedad renal grave que no se someten a diálisis, estas deben mantener los valores establecidos de 0,8 gramos/kg de peso corporal/día para no dañar el riñón.

Lo que no se recomienda es alcanzar esos valores a través de suplementos sino de la alimentación, por tanto, es necesaria la consulta con un nutricionista para que evalué el tratamiento nutricional específico para la persona.

Otro nutriente a tener en cuenta es la vitamina D, ya que la mayoría de las personas mayores tienen niveles séricos de vitamina D por debajo del rango normal. Las causas de este déficit son multifactoriales: ingesta dietética insuficiente, exposición solar inadecuada, entre otros.

Te puede interesar: Aliméntate con más vitamina D

El déficit de vitamina D se ha asociado con una reducción de la masa muscular y la fuerza, pero aún no está claro como para hacer recomendaciones específicas de suplementación para la prevención de caídas, es necesario más estudios. 

ELDERLY
Photographee.eu - Shutterstock

La realización de actividad física es fundamental

La inactividad es una de las principales causas de sarcopenia, por eso es necesario la realización de algún tipo de ejercicio físico de acuerdo con las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es otra modalidad eficaz beneficiosa.

El entrenamiento físico con ejercicios de resistencia en ancianos mejora:

  • la masa muscular
  • la fuerza muscular
  • el equilibrio
  • la resistencia.

El ejercicio físico de resistencia es un estímulo más potente para incrementar la fuerza y la masa muscular que el ejercicio de fondo.

La OMS recomienda realizar al menos 150 min /semana de actividad física de intensidad moderada o al menos 75 min /semana de actividad física de intensidad vigorosa o una combinación equivalente de los dos.

Para las personas con poca movilidad, se sugiere hacer ejercicios para mejorar el equilibrio y evitar caídas en tres o más días por semana.

Siempre antes de comenzar cualquier ejercicio debe ser valorado primero con su médico, y buscar asesoramiento profesional para que la actividad sea personalizada acorde a sus necesidades y capacidades.

En resumen, las estrategias de tratamiento más importantes que se han demostrado beneficiosas son las intervenciones nutricionales sobre los parámetros musculares en adultos mayores, junto a la promoción del ejercicio físico.

Por tanto, a nivel nutricional se recomienda a todas las personas mayores fomentar el consumo de alimentos ricos en vitamina D (como el salmón, caballa, arenque, champiñones), así como también de alimentos naturalmente ricos en antioxidantes y alimentos fuente de Ácidos Grasos Polinsaturados (AGPI) como es el pescado graso: salmón, caballa, arenque, trucha de lago, sardinas, atún blanco y sus aceites, que ayudarán a mejorar la salud muscular.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.