Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 16 abril |
San Damián de Molokai
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Por qué nos preocupamos por cosas que nunca van a pasar?

WOMAN, WORRIED, FACE

B-D-S Piotr Marcinski | Shutterstock

María del Castillo - publicado el 11/11/19

¿Tienes miedo a todo? ¿Ante un reto te quedas paralizado? ¿Ves riesgos y amenazas en todas partes? ¿Prefieres no actuar para que no te pase nada malo o también tienes miedo a eso?

Habitualmente, las personas tendemos a proyectarnos en el futuro para poder establecer las actividades que desarrollaremos a corto plazo. Así, el que quiere desempeñar un puesto de trabajo, trata de formarse en el presente para adquirir las capacidades necesarias para conseguirlo.

En este proceso de planificación del futuro, se pueden adoptar dos actitudes que nos obstaculizan la consecución de nuestros objetivos:

  1. No nos organizamos lo suficiente ni miramos las consecuencias a largo plazo. Es el caso de las personas que actúan impulsivamente, sin plantearse los riesgos que implica aquello que se ha propuesto.
  2. Anticipamos en exceso lo que podría venir. Se trata de un pensamiento catastrofista y paralizante que, ante cualquier reto, solo ve amenazas y ninguna oportunidad.

Algunos estudios afirman que pasamos largos periodos de tiempo preocupados por cosas que nunca llegan a suceder. ¿Te has planteado cuánto tiempo le dedicas a los pensamientos anticipatorios?

¿Has dejado de iniciar algún proyecto solo pensando en los riesgos que implicaba, olvidándote de las grandes oportunidades que tenías?

Las personas sanas, desarrollan un cierto sentido de prudencia y precaución ante los desafíos personales y los proyectos en los que se embarcan. Se trata de un comportamiento que se distingue de una actitud insana al permitir a la persona actuar estando alerta y sin paralizarse.




Te puede interesar:
¿Por qué tener proyectos nos ayuda a vivir el presente?

¿Qué es lo que provoca un exceso de pensamientos anticipatorios?

  • Haber visto que otros se han preocupado en exceso. Por ejemplo, si en tus padres has observado un comportamiento celoso entre ellos, es probable que trates de controlar las relaciones sociales de tu pareja, tratando de anticiparte a una posible traición, aunque no haya habido ninguna señal de alarma.
  • Haber experimentado alguna vez que no hemos sido suficientemente precavidos. Por ejemplo, pediste un préstamo y te echaron del trabajo. A partir de entonces, es posible que te focalices en preservar tu economía por encima de otras cuestiones ante el miedo de repetir aquella experiencia.
  • Por excesiva prudencia podría suceder que hubiera un colapso mundial de la economía y los mercados dejaran de suministrar alimentos. Es una opción remota, pero si llegas a darle demasiadas vueltas, podrías incluso almacenar en casa toneladas de comida con tal de prevenir.

Un exceso de preocupación por el futuro te lleva a un estado de ansiedad. Por otro lado, una mirada anclada en el pasado tan solo potenciará tu sentimiento de melancolía y tristeza.

Ante estas emociones, conviene recordar la siguiente reflexión: “Si tiene solución, no te preocupes. Y si no tiene solución, ¿para qué vas a preocuparte?”.

Céntrate en el momento presente y ocúpate de hacer lo que esté en tu mano.




Te puede interesar:
Elige vivir tu presente

¿Cómo evitar vivir siempre preocupado?

  • Lo que no ha llegado, no existe. Es mejor que te ocupes de lo que ya ha llegado y es una realidad en tu vida. Por más que trates de prever lo que va a pasar, nadie puede adivinar el futuro.
  • Aprende a estar tranquilo sin controlarlo todo. Si intentas tener todo bajo control, sentirás mucha ansiedad, y, además, seguirás sin poder controlarlo.
  • Confía en tu capacidad de reconducir cualquier imprevisto. Trata de pensar que, aunque una situación te pille por sorpresa, serás suficientemente capaz de tomar medidas cuando haga falta.

Tags:
preocupaciónprudencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
4
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
5
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
6
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.