Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cuánto tiempo pasas al día editando tus fotos de Instagram?

INSTAGRAM
Worawee Meepian - Shutterstock
Comparte

¿Se te van las horas y te queda por hacer lo importante? Controla tu día.

Es posible que estés muy cansada de que tu madre te diga que hagas el favor de ayudar más en casa. O que te recuerde que se hace de noche y todavía no has hecho el recado que te mandó.

Muchas veces le habrás contestado con un (muy meditado): “Es que no tengo tiempo”.

¿Sinceramente crees que no te queda tiempo para ti?

Veamos.

Según datos del ministerio del Interior en España, un 32% de los jóvenes entre 12 y 18 años dedican entre 3 y 5 horas diarias a navegar por internet.

Cierto que internet ofrece información que necesitas para tus estudios y que te ayuda a tener más cultura general, si te lo propones, porque puedes consultar la Wikipedia, visitar museos virtuales, te hace conocer mejor la geografía o te descubre aspectos fascinantes de la naturaleza. Pero…

En tu caso, ¿cuánto tiempo dedicas al ocio en internet? Me refiero a esos ratos en que pones la mente en modo “relaciones sociales”: ver qué hacen los demás y hacer que los demás te miren a ti.

Nos quejamos de que no tenemos tiempo para nada. Pero, ¿en qué invierto el que tengo?

Woman putting mascara on
Anna Demianenko | Shutterstock
Hacer la foto de nuestros sueños requiere mucho tiempo

Un ladrón de tiempo: te roba horas

Existe un “ladrón de tiempo”. Muy posiblemente lo conocerás: se llama Editor de Fotos de Instagram. 

Instagram basa el éxito de su red en las fotografías, así que todos los usuarios compiten por mostrar imágenes bellísimas. Pero en el caso de los adolescentes y jóvenes, esto puede convertirse en un agujero negro, que te absorbe sin compasión.

Un adolescente duda acerca de su físico, se preocupa muchísimo por la opinión que los demás van a tener de él, duda… Y eso hace que se pasen hoooras editando las fotos que van a subir.

Gilr - Selfie - Self love
© Shift Drive

Haces foto, repites foto, te sientes insatisfecha, te preocupas si no llegan los “me gusta”… Los jóvenes, y no tan jóvenes, buscan la autoafirmación, a veces a costa de no ser ellos mismos, porque al final han creado una imagen que no es la propia sino la que aspiran a ser.

Mientras tanto, Instagram roba tu tiempo.

¿Hay algo de malo en ello? Malo no, pero te estás perdiendo cosas maravillosas por emplear tu precioso día y tus energías en la edición de las fotos de tu Instagram.

Me hizo pensar el comentario de una chica, Laura Arce, que tiene serios problemas de visión porque padece el síndrome de Stargardt. Se dio cuenta de que sus amigos y compañeros pasan muchas horas al día editando fotos como si les fuera la vida en ello. Hace poco escribió en su perfil de Instagram:

“Querido Stargardt… Hoy quiero darte las gracias por todo el tiempo que no has dejado que pierda editando fotos. Pocos lo reconocen pero la gran mayoría de jóvenes dedicamos mucho tiempo a esto. Primero, probamos todos los filtros, no una vez, sino dos, y después de estar unos cuantos minutos probando, acabamos pensando que ninguno queda bien.

“Después del fracaso de los filtros, vienen las pruebas de brillo, luminosidad, zonas claras, sombras, saturación…. Probamos mil combinaciones diferentes hasta que vemos que ninguna se ajusta a nuestras expectativas.
“Ahora, es el momento de pasar al plan B: editar la foto desde otras aplicaciones. Los minutos pasan mientras probamos varias opciones. Los retoques hechos quedan bien, pero no nos acaban de convencer…

“Así que, ya sólo nos queda pasar al plan C: pedirle a una amig@ expert@ en retocar fotos, que nos la edite. Tu amig@, te envía 5 opciones diferentes y no sabes cuál elegir, así que le pides consejo a otras personas. Cada una tiene una opinión diferente y te ves obligad@ a hacer recuento para saber cuál de las opciones es la más votada y quedarte con la definitiva.
“Podemos pensar que no perdemos tiempo con esto ya que se puede hacer de camino a la uni o al trabajo, en el tren, en el coche… Pero nos equivocamos. El tiempo invertido en editar una foto es tiempo perdido de dar a los demás.

“Por ejemplo: si editamos una foto de camino a la uni, no vamos a poder ver si hay alguna persona mayor que quizás necesita ayuda para cruzar la calle; si estamos en el coche editando la foto, el conductor se puede sentir como un taxista porque no le hacemos ni caso; si editamos una foto en el tren, quizás no nos damos cuenta de que la persona que tenemos delante necesita que alguien le sonría. Y así, con mil cosas más”.

Darás valor a cosas más importantes

Valora si empleas tu tiempo en lo que es más importante o te dejas enganchar por el editor de fotos de Instagram.

Decide si realmente editar las fotos de tu Instagram es tu mejor opción. Si lo piensas y lo dices en voz alta… menudo aburrimiento de persona serías. Así que sál de tu zona de confort y lánzate a tener experiencias con el mundo real, el que te está esperando.

Prueba a decidir un máximo de tiempo para Instagram. A continuación, te pones un despertador en el móvil para que te avise cuando se cumpla ese tiempo. Vas a ver cuántas cosas mejores descubres que puedes hacer.

Te puede interesar: Seis razones para leer (más)

Te puede interesar: Por qué dejé las redes sociales

Te puede interesar: ¿Y si dejo de tener automóvil? ¿Realmente lo necesito?

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.