Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Conoces el hueso de san Andrés? Podría matarte

CHICKEN
Shutterstock | Rawpixel.com
Comparte

Alerta cuando tomes pollo, porque uno de sus huesos puede resultar letal. ¿Sabes por qué se relaciona con san Andrés?

El pollo es un alimento común en la mesa de numerosos países. Existe un recetario extenso sobre el modo de cocinarlo. Muchas personas lo compran en supermercados donde ofrecen pollo entero o solo partes como la pechuga, las alas o los muslos. También se ponen a la venta partes de pollo que sirven para elaborar un rico y nutritivo caldo.

Sin embargo, ¿sabías que existe un hueso en el pollo que puede ser mortal? Hablamos del “hueso de san Andrés”.

El hueso de san Andrés es un pequeño huesecillo, de pocos centímetros, que poseen las aves (no solo el pollo) y que se encuentra entre el cuello y el pecho. Tiene forma de V.

WISHBONE
Shutterstock | kzww
Hueso de san Andrés o fúrcula.

Esta pieza ósea no tendría mayor importancia si no fuera porque a lo largo de los siglos ha dado sorpresas terribles. Parece un hueso sin importancia y es fácil que quede en el pollo cuando lo asamos al horno, en la cazuela o a l’ast. Pero eso hace que a veces se produzca un descuido a la hora de comer y alguien puede ingerirlo.

CHICKEN
Shutterstock | Claire Fraser Photography

Muerte por atragantamiento

El hueso de san Andrés es conocido entre los médicos (y forenses) porque al ingerirlo puede producir asfixia. Causa obstrucción en la garganta y puede llegar a provocar la muerte. Esto ocurre porque, dada su forma de V, queda atascado en el cuello, bloquea las vías respiratorias y no se logra expulsar con la tos.

CHOCKING
Shutterstock | Mike Focus
El Hueso de san Andrés puede producir muerte por atragantamiento ya que es difícil expulsarlo.

En recuerdo de la muerte de san Andrés

Este hueso se llama fúrcula (en latín significa “horquilla”). Tiene una curiosa forma en V, y de ahí que se le denomine también “Hueso de san Andrés”, porque recuerda a la cruz en forma de aspa en la que, según la iconografía cristiana, murió san Andrés apóstol.

Acerca de san Andrés, sabemos lo que de él nos narran los Evangelios (desde la llamada recibida por Jesús hasta su presencia en la Última Cena y en el momento de la aparición de Cristo Resucitado en el Cenáculo).

Debemos recurrir a la Tradición para conocer que fundó una sede episcopal en la antigua Bizancio (hoy Estambul, en Turquía). Orígenes y otros autores cristianos hablan de su tarea apostólica en diversas áreas de lo que en la actualidad correspondería a Grecia, Turquía y en torno al Mar Negro hasta llegar a Kiev (Ucrania).

SAINT ANDREW CROSS
P
Martirio de san Andrés, en el óleo de Juan Correa de Vivar.

En ninguna parte canónica se asegura que muriera en una cruz en forma de aspa, pero la iconografía cristiana lo ha representado así en numerosas ocasiones: se ve, por ejemplo, en obras de Murillo o Rubens. Sin embargo, Caravaggio no lo representó con una cruz en aspa sino en una cruz como la de Cristo.

ST ANDREW
© Wikimedia. Saint Andrew and the Cross of His Martyrdom 
Escultura de la iglesia de san Andrés, en Venecia (Italia).

El hueso de san Andrés provocó muertes, sobre todo en los siglos pasados, por lo que en la cocina se suele tener cuidado a la hora de servir el pollo a la mesa.

Te puede interesar: Los 12 santos más buscados en Google

Te puede interesar: Nace Catholic GeoHub, el sitio para encontrar mapas y recursos católicos

Te puede interesar: ¿Qué explicación dan de los estigmas quienes no creen en ellos?

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.