Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los LeBarón, (tres mujeres y seis niños) fueron asesinados

LEBARON
STR | AFP
Comparte

Emboscada a una familia de la comunidad de: En México, la muerte tiene permiso

Las últimas estadísticas del horror que está viviendo México bajo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador indican que hay un homicidio doloso cada 15 minutos. Es decir, 95 asesinatos cada día.

Pero hay días como el del pasado lunes 4 de noviembre que la de por sí sacudida conciencia de los mexicanos se ve aún más vulnerada: nueve miembros de una familia de la comunidad mormona del norte de México, los LeBarón, fueron asesinados en en una emboscada.

Tres mujeres y seis niños, uno de ellos de meses de edad, perecieron en el ataque de los sicarios, presuntamente del Cártel del Pacífico. Siete menores de edad pudieron evadirse de los matones y ya han sido rescatados. Las imágenes exhiben a un país en llamas y a un gobierno que ha querido detener la violencia con frases inútiles como “abrazos y no balazos”.

La mañana del lunes tres camionetas con 17 personas (14 menores y tres mujeres) salieron de la comunidad de La Mora, Chihuahua, con rumbo a Bavispe, Sonora. Nunca llegaron a su destino, a plena luz del día y en un camino conocido, fueron acribillados por varios sicarios que actuaron con absoluta impunidad.

Los que iban en las camionetas, ciudadanos mexicanos y estadounidenses, perteneciente a una rama de los mormones afincada en el noroeste de México, todos pertenecían a la familia LeBarón, familia que, anteriormente, había sido sujeta a extorsiones, secuestros y asesinatos.

Pero nada comparado a la masacre del lunes. Según se sabe, las tres camionetas salieron de la comunidad de La Mora, en San Miguel Bavispe, Sonora, a las 09:00 rumbo a Phoenix, Arizona, en Estados Unidos. Iban a recoger a familiares al aeropuerto de Phoenix.

En una de las unidades viajaba Rhonita María Miller y sus cuatro hijos. En otra, Dawna LeBarón y sus siete hijos, y en la tercera una mujer de nombre Cristina con su único bebé.

Las tres mujeres murieron junto con seis pequeños. Según las versiones de las autoridades federales, fueron “confundidos” con grupos rivales del narcotráfico en la zona de Agua Prieta (Sonora), cosa muy difícil, si no imposible, de creer.

La familia LeBarón, mormones y originarios de Utah, Estados Unidos, se establecieron en el municipio Galeana y otras zonas aledañas de Chihuahua. Desde hace más de una década han sido acosados por grupos del crimen organizado. A lo largo de los años fundaron lo que se conoce como la Comunidad LeBarón, una comunidad que le ha plantado cara al narcotráfico y a los criminales.

Pero el lunes, éstos se cobraron venganza. En México, a plena luz del día, la muerte tiene permiso.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.