Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Quieres ser mejor persona? Estos dos valores te ayudarán a serlo

PORTRAIT;
Shutterstock | Olena Yakobchuk
Comparte

¿Cómo ser humilde y controlar el amor propio? Aquí tienes dos modos prácticos de hacerlo.

Las virtudes no caminan solas. Están entrelazadas y eso es algo muy estimulante. Cuando alguien se propone ser mejor en una virtud, al luchar por conseguirla resulta que mejora también el resto.

Para lograr la humildad, todos sabemos que es difícil luchar. Todos tenemos nuestro ego, que se expresa de mil maneras. Si hacemos autoexamen, enseguida detectamos que en un solo día:

-hemos valorado más la opinión nuestra que la de los demás.

-hemos organizado el día pensando en nuestro propio beneficio, en primer lugar.

-no hemos mirado lo suficiente a nuestro alrededor para detectar lo que otros podían necesitar.

Shutterstock-Luis Molinero
El orgulloso solo está pendiente de sus logros, de sus opiniones o de sus recompensas. Ser humilde hace que todo eso pase a un segundo plano.

Todo eso son manifestaciones de orgullo, y me dejo muchas en el bolsillo.

¿Cómo subir un peldaño en el terreno de la humildad? ¿Cómo mejorar en el olvido de sí y poner coto a la soberbia?

Hay dos valores que al ponerlos en práctica nos ayudan a ser humildes. Son la sinceridad y la obediencia.

 

Sinceridad

Cada vez que soy sincero, pongo mi ego en su sitio. Eso significa que no siempre voy a quedar bien, que incluso estoy dispuesto a quedar mal, a reconocer mis errores ante otras personas y a manifestar mis limitaciones.

Que no sea necesario emplear una máquina de la verdad para saber lo que pienso de las cosas. Y que reconozca cuándo he cometido un error: ya habré dado el primer paso para pedir perdón.

PARA
Roman Kosolapov | Shutterstock
Pedir perdón fortalece las relaciones de amistad y de amor en el noviazgo y en el matrimonio.

La sinceridad consiste en decirlo todo, no solo medias verdades. Y eso aplica al noviazgo, a la amistad, al matrimonio, al trabajo, a la vida de relación con Dios…

Cuando uno es sincero, experimenta una sensación de quedar liberado. La sinceridad aporta paz. Aquella cosa mala que me ataba, ya la he soltado. Aunque luego tenga que pagar un precio por lo que he hecho.

PIXABAY
La sinceridad nos alivia y aporta calma al espíritu.

Ser sincero es estar dispuesto a entrar en uno mismo como quien entra en una casa que ha estado cerrada mucho tiempo, con una linterna o dando la luz, y va descubriendo telarañas, suciedad que había quedado acumulada en un rincón y que no queríamos destapar.

Ser sinceros nos hace transparentes y eso permite que los demás conozcan cómo somos. Así se puede ser más humilde, porque uno no carga pesos que pueden ser un lastre: algo que no he contado a mi novio o a mis padres, algo que no digo a mis colegas…

WASHING
Shutterstock-Luna Vandoorne
Deja que tus amigos sepan cómo eres. Eso fortalecerá vuestra relación.

Si somos sinceros con los amigos, si les mostramos nuestros sentimientos y les damos la oportunidad de saber quiénes somos, seremos más amigos de verdad.

Quizá no contarles algo para no exponernos o no mostrar nuestra vulnerabilidad, nos hacía permanecer en una amistad superficial. La sinceridad, en cambio, nos ayudará a profundizar y ser verdaderos amigos.

Decía el poeta Rubén Darío: “Ser sincero es ser potente: de desnuda que está, brilla la estrella”.

HUG
Shutterstock | Monkey Business Images
Obedecer nos hace humildes. Y ser humilde te hace grande.

 

Obediencia

Con la obediencia nos sometemos a otra persona: nuestros padres, nuestro jefe… Como somos adultos, obedecer implica querer obedecer, estar dispuesto a hacer lo que esa persona me diga y, además, ser responsable de las consecuencias de lo que hago obedeciendo.

Al obedecer, reconozco la autoridad de una persona sobre mí y eso me hace más humilde. Porque implica que previamente he valorado a esa persona y la considero por encima de mí (en ese aspecto).

Obedecer significa, a veces, dejar de remar en la dirección que uno quería y seguir otra ruta que me han indicado. Es fiarse. Implica replantear cosas, dar prevalencia a los demás, dejar mis planes aparcados y volcarse en otras metas… Y practicar todo eso es una forma de hacerse humilde.

Cuando te cueste ser humilde y no sepas por dónde empezar, practica la sinceridad y la obediencia. Si los trabajamos, incluso en pequeñas metas, serán como dos ruedas que nos ayudan a avanzar.

Te puede interesar: 11 pistas para ser humilde

Te puede interesar: La verdadera humildad es la autenticidad, las personas humildes no necesitan competir

Te puede interesar: 15 consejos de santos para abandonar la soberbia y ser más humildes

 

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.