Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 06 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Qué siente un bebé nada más nacer?

KARMIENIE PIERSIĄ

Shutterstock

Aleteia Team - publicado el 30/10/19

La leche materna proporciona anticuerpos, endorfinas y felicidad

Nacer no es una broma. Durante el parto, el bebé es escupido de las paredes uterinas que caen sobre él y lo empujan a salir a través de la vagina que, en condiciones normales, tiene una circunferencia más pequeña que su cabeza. La vagina afortunadamente es elástica y la cabecita logra superarla y salir.

Nacer no es divertido. El bebé pasa de una temperatura de 37º a 24º, si todo va bien; o a 12º, si nace en Mongolia y estamos en invierno; o directamente a 0º, si es un pequeño esquimal y nace en un iglú.

Luego está el problema del oxígeno. Dentro de la madre, el oxígeno le llegaba a través del cordón umbilical. Ahora, el bebé debe respirar con sus pulmones. Las primeras respiraciones son agotadoras y llenas de dolor.

Y, como si todo esto no bastara, está la gravedad. Ha estado nueve meses flotando y ahora el peso lo empuja hacia abajo.

Todos estos cambios generan en el recién nacido, angustia y ansiedad.Un pico de desesperación que, de repente, en pocos instantes, desaparece.

Lo colocan contra el pecho de su madre y todo cambia. Escucha el corazón que ha estado escuchando 9 meses. Eso le alivia, le tranquiliza, le da paz.

El niño recobra el bienestar y la felicidad que tranquiliza su corazón. Esta felicidad le permite pasar página al parto, aquel proceso que le hizo marcharse del paraíso en el que estuvo durante 9 meses, sumergido en líquido amniótico.

Pixabay

Cerca de él, un pezón que la madre le ofrece y del que sale, poco a poco unas gotitas. El calostro al principio, leche a continuación. Su boca se abre y siente paz.

La leche materna le llena la boca y aumenta su felicidad y alegría. Aporta anticuerpos, endorfinas. Protege del dolor y de la enfermedad. Es alimento que combate tanto del hambre como la sed. Es cálido y, por lo tanto, protege del frío.

Su composición es absolutamente perfecta y cambia día a día a medida que el niño crece para adaptarse a sus muchas necesidades modificadas.

A la hora de amamantarlo, su mamá, (también aquella que no amamanta) lo toma en brazos. ¡Qué gusto estar en brazos de mamá! Además del sabor de leche y de llenar su barriga, el bebé disfruta del olor de la madre, de su voz, de su rostro, de su pelo en el que se enredan sus deditos. Y el niño se enamora, se enamora de su madre.

shutterstock
A veces, por diferentes razones, no es posible amamantar al bebé. Sabemos que la lactancia materna no es una condición ni necesaria ni suficiente para ser una buena madre pero, al mismo tiempo, la valoramos mucho pues está comprobado que es buena tanto para la salud de la madre como para la de su hijo.

Este artículo de Silvana de Mari ha sido traducido y editado para los lectores de Aleteia en español

Tags:
bebélactancialeche maternamaternidadnacimientoniñopartosaludtrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ary Waldir Ramos Díaz
Benedicto XVI: "El Señor me ha quitado la pal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.