Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Marleen: “Me amputé la pierna y aprendí que no pasa nada por ser diferente”

MARLEEN VERBEEK
Gentileza
Comparte

Padeció una terrible meningitis pero ahora practica snowboard, baila y corre. Con su testimonio quiere ayudar a quien tiene una discapacidad.

“Era una adolescente y no quería ser distinta. Me avergonzaban las cicatrices de mis piernas y mis pies”. Así comienza su testimonio Marleen Verbeek, una mujer holandesa que a los 13 años padeció una meningitis bacteriana.

Pasó 8 meses en el hospital. De ellos, las tres primeras semanas estuvo en coma. La joven narra algo que para ella resultó traumático: el 35 por ciento de su piel quedó afectada por la bacteria y perdió parte de sus pies.

Aquella muchacha se encontraba terriblemente afectada por cómo veía que había quedado su cuerpo: “Sentía que no encajaba”.

MARLEEN VERBEEK
Gentileza

Una lucha diaria con el dolor

Como ella misma recuerda, hizo todo lo posible por adaptarse, aunque le resultaba muy difícil. Llevó calzado ortopédico y sobre todo se enfrentaba a diario con el dolor que le producían los pies. El izquierdo estaba mucho peor que el derecho.

Pese a todo, Marleen trató de seguir adelante con su vida. Estudió, fue a la Universidad, hizo un máster, se mudó a España, tuvo dos hijos… “Siempre he tenido trabajo”, explica.

MARLEEN VERBEEK
Gentileza

Una decisión trascendental

Pero la barrera vital era el dolor. “Vivir siempre con dolor era algo que no quería”. Sabiendo que sobre todo era el pie izquierdo el que se lo producía, se debatía entre amputárselo o no. Con la amputación, ella veía que tendría una discapacidad mayor y que a los ojos de todos quedaría expuesta su situación.

Pero, por otro lado, comenzó a fijarse en los atletas paralímpicos, en personas que con una pierna artificial podían practicar esquí, hacer snowboard o bailar, algo que ella soñaba con volver a hacer.

Finalmente, en 2016 Marleen decidió que se le amputara el pie izquierdo. Un año antes comenzó a emplear las redes sociales para mostrar su situación y explicar lo que quería hacer: fue un modo de afrontar el reto y superarlo.

MARLEEN VERBEEK
Folk Sixty

“Eres perfecto tal y como eres”

Echando la mirada atrás, hace un balance muy positivo sobre aquella decisión: “Aunque con dolor, he llevado una vida completamente normal. Nunca me he sentido discapacitada“, asegura, “y ahora quiero verlo como algo positivo, no negativo. Y quiero que otra gente vea que si es como yo, o distinta de los demás, o no eres feliz porque te ves distinto a los demás, en el fondo todos somos distintos“.

El mensaje de Marleen es para todos: “Eres perfecto tal y como eres”.

Te puede interesar: 10 famosos que lograron el éxito con más de 40 años

Te puede interesar: El CEO que se baja el sueldo y sube el de sus empleados

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.