Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Chuao, un pueblo de Venezuela con aroma y sabor a chocolate

CHUAO
Shutterstock | amnat30
Comparte

El exótico sabor del cacao americano que nace en la Amazonía seduce el paladar de un mercado cada vez más grande en el mundo. Aunque modesta en tamaño, la mano venezolana forma parte de esta noble tradición desde épocas de la colonia

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Delicioso y atractivo, el chocolate es uno de los grandes placeres de la gastronomía mundial, amén de los beneficios que concede a la salud de quienes lo consumen. El secreto de su sabor y la alegría que produce está en su corazón: el cacao.

La humilde fruta de origen tropical que da vida a este exótico producto se cultiva desde tiempos coloniales en Chuao, un hermoso pueblo de Venezuela famoso por sus tradiciones con esta bendecida materia prima.

En principio, un regalo de Dios a la siempre exuberante selva de la Amazonia, el cacao se cultiva masivamente en la actualidad en África, de donde surge el 70% de la producción mundial. Pero expertos coinciden en que las mejores especies nacen en las tierras de América Latina.

La mejor variedad del mundo

Un análisis de El País de España destaca que los bosques amazónicos de Perú, Ecuador y Colombia “concentran las más finas y aromáticas variedades de la especie —desde el cacao blanco del norte de Perú hasta el ecuatoriano cacao arriba, con denominación de origen desde 2009”.

De hecho, la publicación sostiene que “su industria se ha convertido en un modelo de innovación, desarrollo y sostenibilidad, a pesar de que la producción del cacao fino de aroma no pasa del 2,5% del volumen mundial”. Agrega que “arriba de Ecuador, criollo de Colombia, chuncho de Perú y chuao de Venezuela”, figura “el otro oro negro”.

Aunque Ecuador es el mayor productor del continente y cuenta con el grano de mayor calidad en la región, imponiéndose sobre Colombia y Brasil en los mercados internacionales, el cacao de Venezuela está en el interior de los mejores chocolates del mundo.

El peculiar sabor del cacao amazónico seduce en un mercado cuya demanda mundial se eleva 10 puntos porcentuales cada año; pero curiosamente, quien disfruta su sabor casi siempre desconoce la procedencia del fruto que tanto agrada a su paladar.

 

CHUAO
Global Justice Now-(CC BY-NC 2.0)

Sabor con notas agridulces

No todo son buenas noticias. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo advierte que en la estructura del sector del cacao, los pequeños agricultores siguen ocupando “una posición precaria en las cadenas de valor mundiales”.

Y es que pierden terreno “frente a otros participantes bien integrados, como los comerciantes, los procesadores y los fabricantes de productos de cacao y chocolate”.

Esa visión coincide con la del banco de desarrollo de América Latina, antigua “Corporación Andina de Fomento” (CAF), según la cual, el 90% de la producción del cacao se sustenta en “actividades familiares de baja escala de menos de cinco hectáreas”.

No obstante, sostiene el organismo que América Latina es la principal región productora de las variedades “prime” de cacao a escala internacional, con cerca del 80% de la producción mundial, debido principalmente a su diversidad genética.

Además, según datos de la Organización Internacional del Cacao (ICCO), entre el 70% y el 100% del total de la exportación de cacao de países como Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú y México corresponde a estas variedades especiales de cacao.

Exuberante tierra del cacao

Ubicada en el tramo central de la costa venezolana, la población de Chuao forma parte del estado Aragua. Fue fundada en el siglo XVI y desde entonces ha gozado de mucho prestigio debido a que sus tierras producen uno de los mejores cacaos del mundo.

Por mar y en peñero, pasando por Choroní o caminando en la montaña; así se llega a Chuao, un “secreto” bien guardado en Venezuela, donde se produce el cacao que presume de ser la exótica materia prima del chocolate más sabroso del planeta.

De origen indígena, la voz que da vida al nombre de esta noble población traduce, en lengua nativa, algún nexo con el agua, según cuentan los cronistas de la zona.

Descendientes de los antiguos esclavos africanos, sus pobladores se dedican también a la pesca artesanal, el cultivo del café y el plátano; aunque en años recientes, muchos forman parte de la incipiente industria turística.

Más fotos aquí (hacer click en galería): 

 

 

La Iglesia, un “monumento”

Testigo del esfuerzo de sus hijos se erige la Iglesia dedicada a la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Incólume desde su creación entre los años 1772 y 1785 en reemplazo de una antigua capilla, fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1960.

En su interior reposan imágenes religiosas de gran valor histórico que pertenecieron la colonia. Tiene la excepcional particularidad de que frente a su histórica construcción se realiza desde tiempos inmemoriales el proceso de secado del cacao.

Playas de aguas transparentes y fina arena blanca forman parte de sus grandes atractivos, que se extienden en medio de bahías, las cuales concluyen en imponentes montañas. Estas a su vez se extienden desde las alturas del Parque Nacional Henri Pittier.

Además del cacao, la vegetación propia de zonas costeras incluye palmas de coco, rodeado por bosques tropicales y plantaciones de plátano.

 

CHUAO
Luigino Bracci-(CC BY 2.0)

Los Diablos Danzantes…

Con particular influencia del catolicismo, en la región hacen vida los famosos Diablos Danzantes de Chuao, quienes rinden especial homenaje al Santísimo Sacramento en la fiesta central y en la víspera de la celebración del Corpus Christi.

Sus tierras, rodeadas de exótica naturaleza, cuentan con múltiples espacios naturales como el “Chorrerón de Chuao”, una bellísima caída de agua de varias decenas de metros que no deja a nadie indiferente.

Pero, sin duda, lo mejor de esta preciosa región de Venezuela son sus costumbres ancestrales; así como una tradición que apegada a la devoción mariana obtiene -con respeto de la tierra- el cacao que da sabor a uno de los chocolates más sabrosos del mundo.

 

Te puede interesar: Viajando por la Amazonía: Venezuela, exótico paraíso cargado de sorpresas

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.