Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Viajando por la Amazonía: Venezuela, exótico paraíso cargado de sorpresas

ORINOCO
Shutterstock | Paolo Costa
Comparte

Tepuyes, macizos, vegetación endémica, caudalosos ríos y extraordinarios parajes en frágil equilibrio en el que cual convive una veintena de etnias indígenas… Eso y más es la Amazonia en Venezuela, un paraíso de Suramérica que seduce los sentidos

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Etnias indígenas, fauna y flores exóticas hacen parte de la Amazonía en Venezuela, bendecida con espectaculares formaciones geológicas únicas en el mundo. Amazonas es el estado menos poblado de Venezuela pero el segundo más extenso del país y una de las riquezas naturales más extraordinarias del planeta.

Con una superficie de 177.617 km2, parte del territorio se encuentra cubierto por la Amazonía, a través del río Negro. En esa región cobra vida el principal río del país, el imponente Orinoco, que recorre 2.140 km hasta depositar sus aguas en el Atlántico.

Considerado como uno de los ríos más caudalosos del planeta, el Orinoco -tan extenso como el Danubio- nace de un tepuy localizado en el estado Amazonas. Su impresionante caudal de 30 000 m³/s y su cuenca de un millón de km² da vida a una rica fauna en Sudamérica.

Rodeado de inmensas selvas, cuenta con exuberantes sabanas en las que habita un complejo ecosistema. La amazonía venezolana le sirve de hábitat a especies como el puma, el jaguar, la danta, el mono, el oso hormiguero (en peligro de extinción) y el zorro, etc.

 

JAGUAR
@minturvenezuela

 

La formación de sus aguas constituye una de las bellezas naturales más hermosas que bañan sus tierras, sirviendo de refugio a reptiles como el caimán del Orinoco (también en peligro de extinción), la baba, la tortuga y el morrocoy.

El temible caribe y la piraña también son típicos de la zona; así como otros peces que incluyen a la sapoara, el temblador o anguila eléctrica, la raya, el bagre y la guabina.

Sus bellísimos cielos los surcan el águila, el gavilán y las bellísimas guacamayas con sus extraordinarios colores y cantos; amén del águila arpía, que sobrevive en estos espacios naturales, algunos aún vírgenes, junto a la catana, los carpinteros, el paují y el tucán.

Múltiples etnias se mimetizan con sus selvas

En Amazonas conviven más de veinte etnias diferentes, con sus lenguas claramente diferenciadas y sus costumbres, en las que coexisten diversas lenguas de la familia arawaka, caribe y yanomami, con sus tradiciones ancestrales.

Destaca la presencia de los yanomamis, el pueblo aborigen más grande del Amazonas, pues rpresentan un cuarto de la población total indígena de la región. Ubicados en el Alto Orinoco, se extienden hasta Guayana y Brasil, con asentamientos en el río y en la montaña, donde establecen conucos generalmente respetuosos con la naturaleza.

Sin embargo, no son los únicos que forman parte del imponente pero frágil ecosistema. Los maquiritares o yekuanas, de la familia caribe, viven en el este y noreste del estado. Con una presencia similar, se les suman Los Piaroa, que representan un importante 22% de la población indígena. Los Guahibos cuentan con una porción similar.

 

YANOMAMI
Sam valadi-(CC BY 2.0)

Espectáculo para los sentidos

Viven rodeados de parajes espectaculares. A tres mil metros de altitud sobre el nivel del mar, en la Amazonía venezolana, está ubicado el parque nacional “Serranía La Neblina”, con macizos cubiertos de nubes.

En pleno Amazonas, es la más alta elevación de la región. Es, de hecho, el tepuy más alto en el mundo. Estas mesetas abruptas, típicas de Venezuela, presentan maravillosas paredes verticales y cimas casi siempre planas, algo propio del Escudo Guayanés.

La Serranía de La Neblina está cortada por el Cañón Grande del río Baría, uno de los cañones más profundos del mundo. Este exótico parque nacional forma parte de la reserva de la biósfera del Alto Orinoco-Casiquiare, con el parque Parima Tapirapecó, otra de las bellezas naturales de este pulmón del planeta.

 

CANAIMA
@minturvenezuela

Vegetación endémica

Este espacio natural cuenta una vegetación endémica muy particular, como ocurre con un arbusto que solo existe en ese parque: el Neblinaria celiae junto a una variedad de “plantas carnívoras”.

Abundan además diversos mamíferos como el tapir, el cunaguaro y distintas especies de serpientes, como las boas esmeraldas, las anacondas, las bothrops y las mapanares verdes, particularmente venenosas.

Con sus 4 metros de largo y más de 5 kilos de peso, la Cuaima Piña (Lachesis muta) presume de ser la serpiente mas increíble y poderosa del continente americano y habita en este hermoso ecosistema.

Este paraíso forma parte del bosque tropical del Amazonas, que abarca gran parte del noroeste de Brasil y se extiende hasta Colombia, Perú y otros países de Sudamérica. Es parte de la Casa Común que llama a proteger la Iglesia….

Es el bosque tropical más grande del mundo, un pulmón natural del planeta, una exótica bendición de Dios ubicada en el corazón de América.

A continuación bellas postales de este viaje por la Amazonía venezolana (hacer click en galería):

 

 

Continúa nuestro recorrido en Aleteia con el resto de los países que integran este gran lugar de la “casa común”

 

Te puede interesar: Viajando por la Amazonía: Ecuador, la selva de fácil acceso

Te puede interesar: Viajando por la Amazonía: Colombia, riqueza natural de imponente belleza

Te puede interesar: Viajando por la Amazonía: Bolivia, mucho más que tierra de chiquitos

Te puede interesar: Viajando por la Amazonía: Un sinónimo llamado Brasil

Te puede interesar: Viajando por la Amazonía: Perú, paraíso de biodiversidad

 

 

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.