Aleteia

Bonitas iglesias católicas para visitar en Hawai

Comparte

La combinación de su impresionante belleza natural y su fascinante historia católica hace de Hawai un lugar inolvidable para hacer una peregrinación (cuando se pueda)

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La Iglesia católica en las islas Hawai ha tenido una presencia significativa desde el siglo XIX. Al menos hasta 2019, la diócesis de Honolulu, que incluye todas las islas, tenía 220.000 católicos, alrededor del 16% de una población total de 1,4 millones. Eran atendidos por 116 sacerdotes en activo, la mayoría de los cuales son de órdenes religiosas o de diócesis externas. Trabajaban en 66 parroquias y 25 misiones; También había unas 20 escuelas primarias católicas, seis escuelas secundarias y una universidad.

El quinto y actual obispo de Honolulu es el obispo Larry Silva, cuyos bisabuelos nacieron en las Azores portuguesas y vinieron a Hawai en la década de 1870 para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar. El obispo nació en Honolulu, creció en California, fue ordenado sacerdote para la Diócesis de Oakland y regresó para ser obispo en 2005.

Aunque el paisaje de Hawaii es «increíblemente hermoso», dice el obispo, atender a las múltiples islas supone muchos desafíos logísticos.

Misioneros desde 1827

El primer esfuerzo misionero oficial en Hawai comenzó en 1827, cuando tres sacerdotes y tres hermanos de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y María (SS.CC) llegaron a las islas y celebraron la misa en una choza de hierba en Honolulu.

Sin embargo, hubo un importante esfuerzo misionero congregacionalista de Nueva Inglaterra en las islas, que tenían una relación amistosa con la familia real hawaiana y veían a los misioneros católicos como competidores hostiles. Los sacerdotes fueron expulsados ​​en 1831, y los hawaianos nativos que habían adoptado la fe católica fueron objeto de persecución.

Sin embargo, en 1839 apareció un buque de guerra francés en la costa de Honolulu y amenazó con disparar contra la ciudad, lo que provocó que el rey Kamehameha III emitiera el Edicto de Tolerancia en 1839. Los misioneros católicos ahora eran libres de evangelizar, y los hawaianos eran libres de aceptar y practicar la fe católica.

En los años siguientes, se fundaron iglesias católicas en Oahu y las islas vecinas, y el Vaticano estableció la diócesis de Honolulu en 1941.

Catedral de Nuestra Señora de la Paz

El rey Kamehameha III donó tierras para la primera y más famosa de las iglesias católicas de Hawai, la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Paz, dedicada en 1843. Destaca por su reloj histórico de la torre y el órgano de tubos. En su interior alberga una reliquia de San Damián de Molokai y los restos de Santa Marianne Cope, las dos figuras católicas más importantes de las islas.

Kalaupapa

Otros sitios católicos importantes incluyen las regiones de Kalaupapa y Kalawao en el lado norte de Molokai, donde el p. Damián llevó a cabo su misión; 8.000 leprosos, o «pacientes», como prefieren ser llamados, fueron exiliados allí a la fuerza entre 1866 y 1969.

Los sitios destacados de Molokai incluyen la Iglesia de Santa Filomena, donde el p. Damián celebraba la misa, la tumba original de san Damián y la iglesia de San José, Kamalo, construida por el p. Damián y ubicada fuera de la colonia de leprosos.

Otros sitios católicos históricos populares en la isla incluyen la Parroquia de San Benito, en Honaunau. Conocida como «la iglesia pintada», fue construida en 1899 y presenta pinturas de escenas bíblicas realizadas hace 120 años del p. John Velghe, un ex pastor.

Finalmente encontramos la Misión de San Pedro del Mar (Kahaluu), una pequeña capilla azul y blanca establecida en 1880. Esta iglesia costera solo tiene 12 bancos y es popular para bodas. La Iglesia del Espíritu Santo, Waiakoa, Maui también merece una visita, construida en 1895, destaca por su diseño octogonal.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.