Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
San Juan Berchmans
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué no soportamos los mandamientos?

woman saying no

By Prostock-studio/Shutterstock

Credere - publicado el 18/10/19

La parábola del hijo pródigo es como nuestra vida: en lugar de ver los Mandamientos como sugerencias del Padre para nuestra felicidad, los sentimos como obstáculos que nos impiden hacer lo que queremos...

La estupenda parábola del hijo pródigo -mejor aún: «del Padre bueno»- es un poco la historia de nuestra vida. El Padre nos invita a permanecer en su amor y si permanecemos en su amor, participamos en la vida de la Trinidad, en la vida del cielo y, por lo tanto, vivimos una pizca de santidad celestial eterna ya en esta tierra; pero la mayoría de las veces en nuestra presunción, en nuestro egoísmo, en nuestro pecado, ¿qué hacemos? Hacemos como el hijo pródigo y decimos: «Escucha papá, dame lo que me corresponde, que quiero irme por ahí, a hacer lo que yo quiera».

Así, esta invitación: «Si cumplen mis mandamientos» (Jn 15,10) la soportamos mal.

Más que ver los mandamientos como sugerencias del Padre para la plenitud de nuestra felicidad, los vemos como restricciones, obstáculos que nos impiden hacer lo que queremos, y con la soberbia que demasiado a menudo nos caracteriza decimos: «Tomo todo y ahora hago lo que quiero».

Como para el hijo pródigo, quizá ha habido una época en la que lo hemos pasado bien, nos parecía estar de maravilla porque nos divertíamos, hacíamos lo que queríamos (el «haz lo que quieras», el ocio, el placer, las drogas, el sexo, etc.), y desperdiciamos todo el tesoro grande de ser hijos de Dios, que nos pertenece porque hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios.

Hemos despilfarrado y nos hemos encontrado en medio de los cerdos. Y en el momento en que nos hemos encontrado comiendo con ellos y quizá convirtiéndonos en esos animales, también nosotros, por un don de la gracia gratuito del amor de Dios, con estremecimiento y reverencia hemos intentando volver a acercarnos a Él.

Y es la experiencia más conmovedora, más profunda, más bella, que marca la vida de cada uno de nosotros: la experiencia de la misericordia del Padre, en la cual se siente uno renacer.

Un Papá que no solo no condena, sino que abraza tiernamente y además hace fiesta por nosotros. ¡Y es bello entonces hacer fiesta y compartirla con la mayor cantidad de personas posible!

Por Chiara Amirante

Artículo original 

Tags:
amorcristianismodiosevangeliomandamientos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.