Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Ser fiel es sólo mantener un compromiso?

LILY

© Pixabay

Luisa Restrepo - publicado el 17/10/19

Sostén tu vida sobre tu identidad, acude a lo que te da esperanza para perseverar

A veces se piensa que la fidelidad consiste en mantenerse firme en las promesas que se hicieron un día, que implica no dudar de ellas en el camino y mantenerse siempre firme en la tentación.

Pero, en el día a día de nuestra vida, nos damos cuenta de que no alcanza para ser fiel con mantenerse; que no es suficiente con convertirse cada día y con obligarse, en el buen sentido de la palabra, a guardar un compromiso.

La fidelidad es más. La fidelidad es llevar a plenitud lo que se es. Somos fieles si llegamos a ser.

Por eso, cuando la vida es cuesta arriba, hace falta algo más que mantenerse; hace falta recordar el primer amor, quién es el que nos está amando y cómo quiere llenar nuestra vida.




Te puede interesar:
El Papa: Vuelve a tu primer encuentro personal con Cristo

A veces pensamos que estaremos más completos si cumplimos metas; si perseveramos hasta el final por alcanzarlas; si, según nuestros parámetros, logramos objetivos.

Pero, en medio de esta dinámica nos olvidamos de ser, de llevar a la plenitud lo que somos y lo que hay en lo profundo de nuestro corazón.

Por ello es necesario recordar que la finalidad última de nuestra vida se encuentra más en la línea de la gratuidad y menos en la línea de la utilidad.

sharing
Purino | Shutterstock

La fidelidad consiste en ver las cosas como realmente son y ver lo que están llamadas a ser, es decir, comenzar a sostener la propia vida sobre la identidad.

No alcanza con mantener promesas que no van acompañadas de amor. Por ello, para crecer en fidelidad, hay que permanecer junto a aquel que me muestra el camino. Ir al lugar donde me enciendo para poder entender mejor cómo servir.

Beber de la fuente. Recordar todos los días que en Jesús fui completado y llevado a la plenitud. Esto es lo que nos da esperanza para perseverar.


POUSSIN RUTH BOAZ

Te puede interesar:
Ruth, una mujer de fidelidad infalible

Entonces, ¿cómo permanecer siendo lo que somos y responder a lo que se nos va pidiendo? ¿Por dónde pasa el camino? Pasa por la realidad, por lo que en el encuentro con ella me vaya diciendo.

La vida y la fidelidad se van desarrollando en el encuentro real con las personas, con la realidad y con Dios.

La fidelidad posee una gran cuota de creatividad histórica. Es decir, no se trata de mantenerse incólume en lo que se pensó, alguna vez, era lo que se tenía que hacer.

Se trata de renovarse día a día en el encuentro, y en ese encuentro, en lo que se va realizando en mi vida, en lo que se me va mostrando; saber escuchar y confirmar las promesas permaneciendo fiel a lo que soy.


WIERNOŚĆ MAŁŻEŃSKA

Te puede interesar:
Ser fiel es mucho más que no engañar a tu cónyuge

La fidelidad es la fe realizándose en el amor humilde. Fe que asume la historia concreta como lugar donde vivirse como don y devolverse en gratuidad a quien nos prometimos. Fe hecha fidelidad que se hace real en el tramo concreto de cada día.

“Esta fidelidad nunca la podemos conquistar con nuestras fuerzas; no es únicamente fruto de nuestro esfuerzo diario; proviene de Dios y está fundada en el «sí» de Cristo, que afirma: mi alimento es hacer la voluntad del Padre (cf. Jn 4, 34). Debemos entrar en este «sí», entrar en este «sí» de Cristo, en la adhesión a la voluntad de Dios, para llegar a afirmar con san Pablo que ya no vivimos nosotros, sino que es Cristo mismo quien vive en nosotros. Así, el «amén» de nuestra oración personal y comunitaria envolverá y transformará toda nuestra vida, una vida de consolación de Dios, una vida inmersa en el Amor eterno e inquebrantable” (Benedicto XVI).


FAMILY

Te puede interesar:
¿Cómo hacer que los hijos aprendan a vivir la fidelidad desde pequeños?

Tags:
fidelidadvirtud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
5
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.