Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Realmente puedes con todo?

PORTRAIT
Shutterstock | Aleshyn_Andrei
Comparte

¿Por qué nunca pides ayuda?

¿Te has preguntado alguna vez qué es lo común a todo ser humano, más allá de las diferencias de edad, religión, cultura o economía? 

No todos hemos sido ancianos, ni pobres, ni de la misma cultura, pero todos hemos sido niños. ¿Y qué hacen los niños? Comer, dormir y dejarse querer. No necesitan controlar lo que pasa alrededor, porque no les falta nada. Su mirada hacia el mundo es limpia, se fían, no conocen el miedo a que se les haga daño.

Y es que el ser humano está hecho para ser amado. Sin embargo, nos encontramos ante un deseo que no conseguimos colmar a menudo en la realidad que vivimos: exigencias, miseria, soledad, depresión…

Creencias que te han podido impedir pedir ayuda

  1. Pedir ayuda es de débiles.
  2. Si pregunto, quedan en evidencia mis carencias y profesionalidad.
  3. No puedo delegar en nadie, porque creo que nadie es capaz de hacerlo como yo.
  4. No confío en la gente. Me pueden dejar tirado/a en cualquier momento.
  5. Prefiero no depender de nadie y así evito conflictos.
  6. Qué pereza tener que dedicar tiempo a buscar ayuda.
  7. Si me ayudan, no podré decir que el mérito es solo mío. No quiero compartir el éxito.

 

 

Puede que estemos profundamente heridos y que esa herida nos separe de nuestro deseo original. Al principio, podíamos dejarnos querer, pero con el paso de los años nos hemos ido encontrando con el desamor y con experiencias dolorosas que hacen que poco a poco nos hayamos ido endureciendo.

Esto ha desencadenado la búsqueda de independencia y la autosuficiencia. Y es que, en el fondo, nos encontramos solos y tenemos la necesidad de protegernos para no sufrir.

Quizás, tus necesidades han sido infravaloradas, tal vez hayas sentido un rechazo importante de alguien de tu familia, o puede que hayan sido demasiado estrictos contigo.

Seguramente, todo ello te haya hecho pensar que no necesitas pedir, ni llorar, que tienes que ser autosuficiente y tirar tu solito/a hacia adelante. Pero eso es solo una máscara que esconde un miedo profundo a ser herido, a no ser amado por ser quien eres y al rechazo.

 

 

Puedes reescribir tus creencias y volver a dar una oportunidad a la gente que realmente quiere ayudarte. Recuerda que el ser humano es relacional por naturaleza, nos necesitamos, de manera sana, unos a otros. La interdependencia, no solo no te perjudicará, sino que te ayudará a crecer y desarrollarte más plenamente.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.