Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

11 pistas para ser humilde

WOMAN IN DOUBT
Di BONNINSTUDIO -Shutterstock
Comparte

La primera, considerar que la humildad es algo positivo.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Ser humilde no siempre tiene buena prensa. Pero si has escogido leer este texto es porque la cuestión de la humildad te ha tocado por dentro.

¿Probamos a ser más humildes?

Para comenzar, nos ayudará saber qué significa esta palabra. O, por lo menos, saber de dónde viene. Humildad viene del latín humus, que significa “tierra”. ¿Hemos oído alguna vez eso de que hay que estar con los pies en el suelo? Pues eso: la humildad, no la vida, pone a cada uno en su sitio.

La humildad es un baño de realismo, de saber realmente lo que valemos y no lo que creemos que valemos o nos dicen que valemos.

Ordenar la ambición de los grandes retos

En la vida aspiramos a cosas grandes. Son ambiciones lógicas: en la profesión, en la familia, en la ciudad o el pueblo donde vivimos queremos ser alguien relevante. Pero a veces esa ambición podría ser insana y desordenada. Podría hacer que desatendiéramos los aspectos de nuestra vida que son más importantes. Con la humildad, se corrigen las ambiciones exageradas y nos tomamos cada cosa en su justa medida.

Aviso: no es fácil. Cuando uno se encuentra sumergido en algo que le apasiona, aquello se expande como un gas y va ocupando otros espacios de la vida. Por ejemplo, el trabajo que nos encanta comienza a ser obstáculo para atender a la familia. O pasarlo bien con los amigos hace que no estudiemos lo necesario. En esos casos, ser humilde implica reconocer que nos hemos pasado.

PORTRAIT
Andrea Fistetto-(CC BY-SA 2.0)

Tirar para arriba cuando uno podría desesperar

Pero podría ocurrir que cuando uno se pone a investigar en su interior, encuentra “el lado oscuro”. O sin investigar mucho, en ciertos momentos de nuestra vida se nos pone enfrente el “monstruo” que podemos llegar a ser: hemos atravesado una frontera que siempre dijimos que no cruzaríamos. La droga, el alcohol, las relaciones, la corrupción, la mentira, la infidelidad…

Cuando uno cae muy bajo, descubre de qué está hecho su humus y a veces eso puede conducir a la desesperanza. La tentación que asalta entonces es: “ya no tengo camino de vuelta, mejor seguir en el fango”. O nos asalta un ataque de soberbia: “¿cómo he podido caer tan bajo?” y comenzamos a odiarnos a nosotros mismos porque no queremos ver nuestro retrato real.

PORTRAIT
owenconti-(CC BY 2.0)

Ser humilde ayuda a mantener la esperanza cuando uno ha descendido a los infiernos. Propósito: solo decir “soy un desastre” el tiempo justo, a continuación reactivarse y buscar solución. Luego no revolcarse en ese argumento como si no hubiera salida. Y es que la humildad es algo activo, no agachar la cabeza y no mirar a los ojos de nadie.

Hay que decir que la humildad adquiere todo su sentido cuando uno tiene una visión trascendente de la vida. Las personas nos movemos por las metas que buscamos. ¿Cuál es la tuya?

smiling girl portrait
By Milos Nakovic/Shutterstock

En el día a día, ese ordenar las grandes ambiciones y frenar la desesperanza se puede vivir en múltiples formas. Por ejemplo, para comenzar:

  1. Actuar sin querer llamar la atención.
  2. Dar lo mejor de ti mismo por una causa trascendente, no por tu ego.
  3. Pedir ayuda si la necesitas.
  4. Despreocuparte de la impresión que causas en los demás cuando haces cosas buenas.
  5. Comprender que cada uno tiene su camino y no todos han de seguir el tuyo.
  6. Ser agradecido (a Dios y a los demás) por todo lo que has recibido y cuando las cosas te salen bien.
  7. Reconocer que no lo sabes todo y que tienes mucho que aprender, de los de arriba, de los de al lado y de los de abajo.
  8. Antes de quejarte, considerar el bien que supone lo que te acaba de suceder, sea bueno o malo.
  9. Pedir perdón a quien corresponda por lo que has hecho mal.
  10. Tener actitud de escucha.
  11. No esconderte cuando eres consciente de que tienes capacidades que podrían hacer mejor el mundo en que vives.

Te puede interesar: El estilo de la mujer que confía en sí misma

Te puede interesar: ¿Me puede pedir un amigo que haga algo malo?

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.