Aleteia

Científicos dan razón al Papa sobre incendios en Brasil, criticado por Bolsonaro

Comparte

#Sínodo Panamazonico. Marco científico para salvar la Amazonia responde con pruebas a los negacionistas de la catástrofe ambiental que se lleva a cabo por motivos económicos en el «corazón biológico» del Planeta.  

Estamos muy cerca del colapso de la selva amazónica”, advirtió desde el Vaticano, Carlos Alfonso Nobre, ganador del Premio Nobel de la Paz 2007, durante un encuentro con la prensa  sobre el Sínodo para la Amazonía. Presentó un documento: Marco científico para salvar la Amazonía. Se trata de un sólido apoyo de la ciencia a la “ecología integral” y al Sínodo Panamazonico (6-27 octubre). 

CARLOS NOBRE
Marcelo Camargo/Agência Brasil

Nobre compartió con los periodistas en Roma un documento firmado por varios investigadores de los Países Amázonicos y Socios Globales; que con argumentos restan credibilidad a los negacionistas de la catástrofe ambiental que se lleva a cabo por motivos económicos en Amazonia. 

CARLOS NOBRE
José Cruz/Agência Brasil

Se estima que se han producido 87.000 incendios en Brasil durante los primeros ocho meses de 2019, un aumento de más del 90% en comparación con 2018. “Más de 45.000 de estos incendios han ocurrido en la Amazonía brasileña”, destacó el informe. 

Los científicos confirman el respeto por la soberanía de los países que comparten el territorio Amazónico, y el  cardenal brasileño Cláudio Hummes O.F.M., había dicho en la conferencia de prensa de presentación del Sínodo que también la Iglesia respeta este principio y aplanó las críticas alimentadas por declaraciones de representantes del gobierno de Jair Bolsonaro contra la Iglesia y el Sínodo.

“Hemos aclarado al Gobierno que la Iglesia católica tiene una experiencia diferente a las otras instituciones. Estamos allí y tenemos una experiencia real en la Amazonía”, afirmó Hummes, arzobispo emérito de San Paolo y presidente la REPAM. 

El presidente de Brasil ha criticado a Francisco y sostuvo que el sínodo de la Amazonía es un problema para la seguridad nacional brasileña. Asimismo, el mandatario acusó al pontífice de crear una conspiración junto a ONGs, indígenas y campesinos.

Sin embargo, las pruebas científicas subrayan que los incendios aumentaron en 2019 y confirman la dramática tendencia creciente de la deforestación. Los datos recientes son asombrosos. Tan solo en el mes de Julio se perdió una área de bosque del tamaño de Luxemburgo.

“Entre los impactos de la deforestación y el cambio climático, la diversidad de especies arbóreas en la Amazonía podría disminuir en casi un 40% para el 2050. Y ello es sólo el inicio de los problemas”.

Se trata de datos concretos de la ciencia para sostener la “ecología integral” impulsada por el papa Francisco y motivo de reflexión de los 185 padres sinodales reunidos por tres semanas en el Aula Nueva del Sínodo en el Vaticano. 

«El fuego aplicado por los intereses que destruyen, como el que recientemente ha devastado la Amazonia, no es el del Evangelio”, ha dicho el Papa durante la Santa Misa de apertura del Sínodo de los Obispos para la Amazonia (06.10.2019). Francisco, preocupado, ya había hecho un  apremiante llamamiento por los grandes incendios que se han desarrollado en el Amazonas ese «pulmón de bosques es vital para nuestro planeta», argumentó (25.08.2019).

Ahora, el grupo de científicos que trabajan en la Amazonia o que la estudian se alinean al liderazgo de la Iglesia en la protección de la Casa Común: “Como afirma la Encíclica «Laudato si’«, existe una «deuda ecológica» con la Amazonía, relacionada con los desequilibrios comerciales con graves impactos en el medio ambiente, y la explotación de los recursos naturales que realizaron algunos países durante un largo tiempo”, escriben.

Una lista de prestigiosos investigadores científicos (30 de septiembre de 2019) confirman: “La crisis climática y la de biodiversidad en la Amazonía ilustran una globalización de la indiferencia con el bienestar de la humanidad, y de gobiernos que no responden a las necesidades globales«.

La voz de los investigadores es contundente: “Lo que acontece en la Amazonía de un país afecta a la Amazonía de todos los otro países e incluso afecta áreas productivas fuera de la Amazonía. Lo que sucede en la Amazonía afecta a todo el mundo y lo que sucede a nivel mundial afecta directamente a la salud y la sobrevivencia del bosque amazónico”. 

Por lo tanto, confirman, “la salvación del bosque amazónico requiere acciones en la Amazonía, así como también acciones globales complementarias para detener el cambio climático inducido por el hombre”. 

Los científicos afirman: “apelamos a la razón y conciencia de la humanidad. Queremos enfatizar que el bosque tropical más grande del mundo enfrenta severos riesgos».

Por su parte, Nobre ha recodado a los padres sinodales que el Amazonas, es un «corazón biológico» del Planeta que está crónicamente amenazado, pero la codicia del hombre parece no tener límites. En su opinión, es posible combinar bosques y agricultura («agroforesta»), sin comprometer la fertilidad de la tierra para siempre.

Y se debe actuar pronto, pues, la deforestación se acerca a casi el 17% del bosque Amazónico total, por tanto, los investigadores, alertan sobre la amenaza a la supervivencia de todo el ecosistema, poniendo en peligro la biodiversidad y cambiando el ciclo del agua…La Amazonia en su conjunto está aproximándose a un punto de inflexión de colapso”.  

Pero, hoy en la Amazonía es posible lograr «un equilibrio entre el conocimiento tradicional y la ciencia y tecnología modernas», a fin de ofrecer al mundo un modelo económico capaz de conciliar el desarrollo y la defensa del bosque, añadió Nobre.

La Amazonía posee una inmensa riqueza natural, cultural y singular diversidad, alberga una décima parte de todas las especies en la Tierra. Ha sido habitada por pueblos indígenas durante más de 11.000 años.

Entonces, la Amazonía sigue hoy bajo observación especial y la tecnología eco-sostenible puede ser una alternativa para mantener la vida que habita en los 8,5 millones de km2casi 12 veces el tamaño del estado estadounidense de Texas y 28 veces el tamaño de Italia— y que se extienden a través del territorio de ocho países. 

El bosque amazónico (5,5 millones de km2) es el hogar de más de 30 millones de personas, incluidas las poblaciones indígenas y tradicionales. Y la ciencia confirma, una vez más, que todo lo que suceda allí incide en el continente y en el ‘cambio climático’ a nivel global.

429603187-un-marco-cientifico-para-la-amazonia-version-final-espan-ol.pdf

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.