Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cómo debería mirar a mi pareja para que lo nuestro funcione?

COUPLE ANGRY
Comparte

Hay que poner el cónyuge en un pedestal

Uno de los asuntos que más me interesan de la terapia matrimonial de John y Julie Gottman (a la que me referí en el artículo anterior) es la incapacidad de muchos hombres de aceptar lo bueno de sus mujeres. Este hombre actúa con gestos y actitudes en las que se refleja que está siempre considerando que su mujer poco le puede enseñar,  poco tienen que decir o no sabe nada.

Y la mujer del siglo XXI no es la sumisa esposa del siglo XIX. Le han sido reconocidos todos sus derechos, cuenta con estudios y unas altas competencias profesionales, trae un sueldo a casa y allí se encuentra a otro “jefe” que no la da cancha y la considera literalmente una niña que cada día debe aprender. Debe aprender o callar.

A algunos les parecerá muy antiguo pero es más usual de lo que parece y se acentúa en las clases desfavorecidas y sin estudios. Si cuando eran novios las ideas, percepciones de ella eran tenidas en cuenta y alabadas ahora se han vuelto anodinas y prescindibles. Y estos esposos no van a cambiar a mejor por mucho que la esposa razonablemente proponga cambios convivenciales. Y muchas mujeres tampoco saben valorar a los hombres.

Relaciones de pareja estresantes

Y la tensión sube y ya no se trata de una falta de entendimiento sino que el más leve roce eleva, literalmente, las pulsaciones por encima de 100. El sistema corporal de respuesta al estrés se activa. El sistema simpático activa la liberación de catecolaminas. El eje hipotalámico-hipófisis suprarrenal segrega cortisol. Y ahí, fisiológicamente, nacen futuras enfermedades, la caída del sistema inmune. 

Las mujeres pueden bajar con más facilidad este estado de alarma general ante el estrés mientras que a los hombres les cuesta más y se vuelven más agresivos. La violencia, en algunos aislados casos, está al cabo de la calle.  El divorcio está tres calles más abajo.

MAŁŻEŃSTWO
CMDR Shane/Unsplash | CC0

Redescubrir lo bueno del cónyuge

Parece difícil, e incluso imposible, pero, como comenté en el artículo anterior, uno de los dos ha de dar el primer paso para comenzar a cambiar las cosas y las dinámicas destructivas que hacen peligrar la relación.

Apostar por reconstruir la amistad este los dos  y por redescubrir lo bueno del otro es la propuesta de especialistas matrimoniales como los Gottman.

Re-contemplar al otro como cuando se inició la relación de novios y la escucha era atenta y la voluntad constructiva. Validar al otro: verlo es su dimensión más valiosa. ¡Claro que tiene defectos! Pero no hay que tirarle a la cabeza nuestro ideal de perfección.  Mirarlo con unas nuevas disposiciones hace que las cosas cambien. 

Las diferencias en las dos maneras de ver el mundo persistirán pero en vez de ser consideradas como actitudes desacertadas pueden ser percibidas como otra postura que puede llegar a tener aspectos complementarios con la propia. En esa dirección hay que descubrir cómo piensa el cónyuge para no prejuzgarlo con liviandad sino para entenderlo en profundidad.

Y vendrán momentos tensos pero el humor (arma valiosísima), la buena voluntad, el profundo conocimiento del otro facilitarán las cosas: “Sé porque actúas así, y no estoy de acuerdo, pero entiendo tu postura  aunque no la comparta”. 

SZCZĘŚLIWA PARA
Bobex-73 | Shutterstock

Cuidar al otro porque es valioso

Esta actitud se llama cuidado: cuidar al otro es hacerse cargo de como es el otro en sus singularidad, su particularidad.

Proponemos una reflexión que debe alcanzar todo cónyuge que busca reconstruir o consolidar una relación que ya va bien es la siguiente: “Yo no puede exigirle que actúe en cada momento como yo actuaría, no puedo pretender que sea un calco de lo que yo hago.

No puedo aspirar a dominarlo de tal forma que solo haga lo que yo quiero. Si así fuera se convertiría en una marioneta manejada por unos hilos invisibles que salen de mi mano. Y no puedo ejercer ese poder invasivo sino más bien lo que he de lograr es hacerme cargo de cómo es (él o ella) y aprender a reconocer su libertad, que no es más que reconocer su dignidad.

Más aún: amar su libertad y respetar sus defectos integrándolos en la vida cotidiana”. Disculpe el lector el párrafo: pero es la clave. Hay que valorar la ‘otredad’ del cónyuge. ¡Vaya palabra tan rara! Sí, lo es pero se entiende.

 

COUPLE
Olena Yakobchuk | Shutterstock

Las recetas de los Gottman

A partir de ahí el cónyuge sale de sí mismo y en la dirección de lo que los Gottman proponen, crea plataformas de encuentro, de lo que me gusta denominar lugares en los que el otro emerge como otro.

Y ambos cónyuges…

1) Crean mapas de amor: dibujan simbólicamente en la mente los caminos y anhelos de la pareja, los sueños del cónyuge, sus aspiraciones, intereses, dudas y actúan en consecuencia.

2) Muestran afecto y respeto: disfrutan del otro en su diferencia, lo tratan con cariño, le preguntan muchas cosas, recuerdan ideas, agasajan al cónyuge con detalles (las mujeres son muy sensibles a los detalles –no solo palabras- de cariño). Y a mí me gusta insistir en que lo que hay que hacer es lograr que la pareja se sienta valorada, escuchada, atendida, reconocida. Por supuesto, amada. Y esos solo se logra hablando mucho y muy atenta y cariñosamente, con humor (que nunca falte) y con admiración.

3) Acercarse a la pareja, no alejarse: estar cerca es estar intelectualmente cerca y ejecutivamente cerca: “Qué necesitas, qué te apetece”.  A veces estaremos derrotados pero percibiremos que nuestro cónyuge quiere hablar: hemos de estar disponibles.

Construir un banco imaginario cargado de billetes de positividad, candor, miradas, sonrisas.  Y pensar que se ha de ser millonario en esos planos.

COUPLE
PIXABAY

En un pedestal

Y entonces aparece el pedestal. Hay que poner el cónyuge en un pedestal, sin mimarlo que podría acabar siendo negativo, pues al cónyuge es carne de mi carne. Y si le trato bien, en el fondo trato bien la relación y me trato bien a mí.  Y pensar en él o ella cuando no está presente: y las cartas y las flores, no son tonterías. Y, en este momento, debo recuperar a los Gottman pues ellos certifican que estas son las características de las parejas que perduran y no se divorcian.

Y un cónyuge me dirá: “Es que yo soy muy orgulloso”. Respuesta: “Pues no lo seas, cultiva tu lado infantil en el mejor sentido del concepto. Confía, espera, abandónate a lo bueno, espera lo bueno de tu cónyuge”.

Y ahora pronuncio por primera vez la palabra amor. ¡Enamórate de tu mujer, de tu marido!, pues el amor es emoción pero también sobre él se puede ejercer la voluntad, la inteligencia y la tenacidad (detalle tras detalle).

Y entonces  vas  a…  

4) Aceptar la influencia de tu pareja. La seguirás, la escucharás y descubrirás sus capacidades, valores y golpes escondidos. Y entonces sobre la base de caja de herramientas que acabamos de ofrecer sabrás…

5) regular los conflictos efectivamente: parar, reflexionar, esperar, callar y no entrar en la escalada de reproches. Aceptar influencias y aceptar al otro como es,  sin la voluntad de convertirlo en una marioneta.

6) Llevar los sueños y aspiraciones a la realidad: planear el futuro de esperanza de un modo compartido llevando a cabo sueños, viajes, cambios en la casa. Insistimos: que sean realmente compartidos  y construidos.

7) Crear un significado compartido:

“Este matrimonio va más allá de nosotros, estamos creando una cultura, un estilo y unos rituales que van han heredar nuestros hijos y nuestros yernos, nueras y nietos. Vale la pena haber luchado por este matrimonio y seguir haciéndolo.”

Te puede interesar: ¡Qué importante es valorar a la pareja!

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.