Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconEstilo de vida
line break icon

El consumo de pescado durante el embarazo

FISH

Iakov Filimonov - Shutterstock

María Eugenia Brun - publicado el 07/10/19

Estar embarazada es una bendición, un momento maravilloso para toda la familia, y en el cual la mujer lo vive de una manera muy especial, ya que está en contacto permanente con su bebé por lo cual se produce una conexión extraordinaria

Una vez enterada de la buena noticia, comienzan dudas y preocupaciones normales en la mujer embarazada que busca siempre lo mejor para el bebé. Una de ellas es está relacionada con la alimentación: ¿Qué se puede comer y qué no?;  ¿Cómo he de limpiar y cocinar los alimentos?; ¿Y el pescado, se puede comer?; ¿De qué tipo?

La alimentación de la mujer embarazada, ha de ser como la de cualquier mujer adulta, teniendo en cuenta que lo que coma durante el embarazo será determinante en el desarrollo del feto. Es más, un estudio demuestra que ya desde la fase fetal, el lugar donde vivimos, lo que comemos y respiramos, así como los compuestos químicos que llegan a nuestro organismo nos influyen e incluso pueden afectar a la presión arterial antes de llegar a la adolescencia. 

Está claro que en cualquier etapa de la vida debemos procurar llevar una alimentación saludable, pero en el embarazo es necesario estar aún más atentos. El organismo necesita más hierro, más ácido fólico, más zinc y más calcio porque el feto se alimenta a expensas de su madre en un momento en el que se producen importantísimos cambios fisiológicos.

Lo recomendable es priorizar el consumo de alimentos ricos en folatos (ácido fólico), calcio, vitamina D, hierro y ácidos grasos esenciales.  También es sumamente importante cuidar la calidad de las grasas que consumimos. Para ello debemos:

  1. Disminuir el consumo de grasas saturadas provenientes de alimentos como bizcochos, manteca, quesos grasos, crema de leche, fiambres, embutidos, patés, entre otros, ya que si son consumidas en exceso tienen un efecto nocivo en la salud materna.
  2. Evitar el consumo de grasas trans(en la etiqueta podemos identificarlos si dice “aceite vegetal hidrogenado” o “margarina”, son las que se encuentran en algunos productos panificados, galletas, alfajores, chocolates y que son perjudiciales no solo para la madre sino también para el crecimiento y desarrollo del niño.
  3. Incluir grasas de buena calidad, ricas en ácidos grasos esenciales (o sea aquellos que el organismo no puede sintetizar), estos son los pescados, aceites, frutos secos, semillas. Estos desempeñan una función central en el crecimiento y el desarrollo fetal.
PREGNANCY
3dvin - Shutterstock

Importancia y miedos del consumo de alimentos ricos en ácidos grasos en el embarazo

El pescado puede ser un muy buen alimento para embarazadas y también durante el periodo de la lactancia. Esto es porque algunas especies aportan ácidos grasos esenciales en el desarrollo neurológico del bebé, sin embargo, a la hora de consumirlos aparecen miedos porque el pescado azul o graso puede contener metales pesados y otras toxinas que pueden afectar su desarrollo.




Te puede interesar:
El miedo a comer pescado

Por lo tanto, lo ideal no es evitar su consumo, sino que comerlos con cautela y elegir los pescados azules de menor tamaño, que son los que contienen menor cantidad de mercurio, como las anchoas, las sardinas, el salmón, el chicharro o jurel, la trucha y el verdel o caballa de ración.




Te puede interesar:
Consejos para comer un pescado saludable

FISH
Jacek Chabraszewski - Shutterstock

Pescados grasos, omega 3 y beneficios para el bebé

Estos pescados grasos, son de agua fría, es por ello que tienen un contenido alto en los ácidos docosahexaenoico (DHA) y eicosapentaenoico (EPA) son los principales ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs su sigla en inglés) omega-3 involucrados en el desarrollo neurológico.

Son importantes que se cubran a través de la alimentación de la madre puesto que es principalmente durante el embarazo que se produce la formación del cerebro del feto, el desarrollo de los ojos y el sistema nervioso del bebé durante el primer año de vida.

El niño obtendrá esos ácidos grasos a través de la leche materna, la cantidad de omega 3 recibida dependerá de la alimentación de la madre.

Recientemente un equipo científico del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) España, ha estudiado la relación existente entre el consumo de diferentes tipos de pescado durante el embarazo y la capacidad de atención de los niños y las niñas a los ocho años.

Han ido más allá del beneficio de su consumo durante el desarrollo en el vientre materno, y han encontrado (resultados publicados en la revista International Journal of Epidemiology), que esa dieta rica en pescado durante las etapas más tempranas del embarazo se relacionada con efectos beneficiosos para la capacidad de atención de niños y niñas en etapa escolar.

En resumen, lo importante es llevar una alimentación lo más saludable y variada posible durante todo el embarazo y también en la etapa de lactancia.Con respecto a los pescados, lo recomendable es consumir una vez por semana pescados grasos de pequeño tamaño para obtener los beneficios para el bebé y la madre, y el resto alternar con pescados magros, que, aunque tienen poca grasa también es de buena calidad nutricional.

Para completar el aporte de Omega 3, se puede incluir en la dieta un puñado de frutos secos como las nueces (25 gramos, unas 4 o 6 nueces por día), e intercalar el aceite de oliva con aceite semillas como el de canola o linaza (2 cucharadas soperas al día).

Tags:
alimentaciónconsumoembarazomaternidadnutricionpescasalud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.