Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“Joker” y una pregunta: “¿Soy yo el guardián de mi hermano?”

JOKER Joaquin Phoenix
Comparte

El temor declarado en múltiples artículos de prensa ha sido que la película de alguna manera fomenta la violencia. No lo hace

A medida que avanzan los créditos sobre el Joker de Todd Phillips, hay una buena posibilidad de que no sepas exactamente qué pensar de inmediato, pero lo que está casi garantizado es … que lo pensarás.

La película comienza con una secuencia de eventos que culminan con un payaso siendo asaltado por cinco adolescentes en un callejón, con su cuerpo roto tumbado entre montones de basura infestada de ratas, los transeúntes en la calle cercana ajenos a su llanto. Si eso suena increíblemente sombrío, abróchese, las cosas solo van cuesta abajo desde allí.

El payaso en cuestión es Arthur Fleck (Joaquin Phoenix), un ex paciente psiquiátrico con aspiraciones de convertirse algún día en un reconocido comediante. Desafortunadamente, los obstáculos para que tal cosa suceda son inmensos.

Como resultado de una afección mental exacerbada por una lesión en la cabeza en la infancia, Arthur no solo tiene dificultades para comprender lo que es gracioso para otras personas, sino que también está afectado con un tic psicológico que lo hace estallar en risas maníacas en momentos inapropiados.

Dadas las pocas posibilidades de ver sus sueños hacerse realidad, Arthur pasa sus días como payaso, la mayor parte de las veces sin éxito, y sus noches cuidando a su madre enferma (Frances Conroy). La única aparente luz en la rutina diaria de Arthur es el presentador del programa de entrevistas nocturno Murray Franklin (Robert DeNiro), con quien Arthur fantasea con aparecer algún día en el escenario.

Gracias al trailer de la película, no es un spoiler decir que las empeoran cada vez más para el pobre Arthur. En una rápida sucesión, pierde su trabajo, descubre algunos hechos desconcertantes sobre el pasado de su familia materna, y se entera de que el programa psiquiátrico patrocinado por el gobierno que le proporciona los medicamentos que necesita se interrumpe por razones presupuestarias.

La vida de Arthur está lista para una explosión, y finalmente ocurre en un tren subterráneo cuando Arthur se enfrenta a tres matones muy ricos y muy borrachos.

Y este es el punto en el que la película entra en el territorio controvertido que ha generado titulares antes de su lanzamiento. El temor declarado en múltiples artículos de noticias ha sido que la película de alguna manera fomenta la violencia. No lo hace, pero lo que sí hace es pedir a sus televidentes que entiendan por qué estalla la violencia en ciertos casos.

Al tratarse de una historia sobre los orígenes del mayor enemigo de Batman, la película se desarrolla naturalmente en la legendaria ciudad de Gotham. Esta vez, sin embargo, Gotham es una versión muy velada de la ciudad de Nueva York a principios de la década de 1980.

Mientras los ricos, personificados en la película por Thomas Wayne (Brett Cullen) y su familia, se sientan a salvo en sus mansiones y áticos, los pobres quedan abandonados para revolcarse en el literal laberinto de calles hediondas llenas de basura, y sus gritos pidiendo ayuda aparentemente caen en los oídos sordos de aquellos que tienen el poder.

Tal entorno permite una estética visual particular que intencionalmente recuerda otros relatos cinematográficos sobre individuos privados de sus derechos que, en última instancia, recurren a la violencia.

Esto incluye no solo Taxi Driver de Martin Scorsese (1976), una influencia obvia dada la presencia de DeNiro, sino también películas más oscuras como Ms. 45 de Abel Ferrara (1981) y Maniac de William Lustig (1980). Todas estas obras detallan el descenso a la locura por parte de personas que necesitan ayuda a las que se les ha dejado de lado, y Joker se une también a sus filas.

Central para comunicar el mensaje clave de la película es Joaquin Phoenix como personaje principal. Incluso si la película deja un mal sabor en la boca de muchos espectadores, y lo hará, la actuación de Phoenix no puede pasar desapercibida.

Él encarna tanto a un hombre que cae lentamente en una locura ineludible, y uno espera que el papel no tenga efectos duraderos en el actor después de que la película. Pero también aporta suficiente humanidad a la parte malvada y, aunque sabemos que la leyenda de Batman dicta el resultado final de la historia, todavía pasamos la mayor parte de la película con la esperanza de que Arthur obtenga el apoyo que tan desesperadamente necesita.

Entonces, no, la película no tolera la violencia. Simplemente nos pide que no estemos tan conmocionados cuando la violencia es perpetrada por aquellos que abogan por nuestra ayuda y son ignorados.

Dado que muchos de nosotros afirmamos adorar a un Dios que nos ordenó alimentar a los hambrientos, vestir a los desnudos y atender a los enfermos, ¿no nos está pidiendo que consideremos nuestra propia responsabilidad en estos asuntos? Ya sea que finalmente te parezca Joker una buena película o no, vale la pena que te hagas esta pregunta.

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.