Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Crisis medioambiental: Del alarmismo a la lucidez

Di Andrey_Popov - Shutterstock
Comparte

Debemos dejar de correr al azar aturdidos por el humo y recordar esta lección de evacuación

Lo primero que te dicen en cualquier curso de primeros auxilios, prevención de incendios o simulación de seguridad para terremotos es siempre: trate de mantener la calma y la lucidez. Si entra en pánico, no podrá ayudarse a sí mismo ni a los demás. Aquí está.

Es más fácil decirlo que hacerlo, y de hecho creo que, en este momento, realmente estamos “actuando como si la casa estuviera en llamas”, pero no en el buen sentido de la palabra.

A ese grito de alarma lanzado por Greta Thunberg, en lugar de activar ese plan de emergencia ordenado, me parece que nos hemos asustado un poco y en este momento estamos en esa casa, rodeados de humo, aterrorizados, golpeando cada puerta porque no vemos nada, sin habernos puesto algo mojado en la boca y la nariz, gritándonos unos a otros y nos estamos olvidando de seguir las líneas luminosas en el suelo que nos muestran la salvación.

Dado que la atención se ha centrado en la situación de nuestro planeta (que, desafortunadamente, ya sabíamos que habíamos tratado como basura), leo cada vez más publicaciones apocalípticas en las redes sociales, personas que anuncian la extinción en masa, los que elogian el hecho de dejar de tener hijos porque se enfrentarán a un futuro marcado y no podemos apoyar ese consumo, personas que gritan contra un mundo que parece no preocuparse por el Amazonas en llamas, que ladran contra los gobernantes del mundo que no hacen lo suficiente.

Todo es cierto, está bien (aunque el vínculo directo entre la acción humana y el cambio climático no es tan cierto, no hay duda de que el abuso de los recursos está dañando la Creación).

Los ambientales son problemas reales e inminentes, y sí, también amenazan nuestras vidas en este planeta, pero no es saliéndonos de madre y usando expresiones como “mañana moriremos todos”, como nos salvaremos o cambiaremos algo.

Te puede interesar: ONU: La necesaria “conversión ecológica” que pide Papa Francisco

Hablar de los problemas es imprescindible, pero mientras no hayamos hecho todo lo que esté a nuestro alcance para mejorar la situación, diría que mejor dejar de quejarse y continuar (… ¿comenzar?) haciendo.

Dejar de señalar a un posible responsable, los poderosos de la tierra que no han hecho o no hacen lo suficiente, que no hablan del problema y parecen ignorarlo,… y continuar haciendo lo que realmente podemos, marca la diferencia.

Acción tras acción, botella de plástico tras vidrio, consumo consciente. Por supuesto, no somos Trump ni la hija de un petrolero, nuestras elecciones no tienen un gran impacto en el mundo, pero tienen un impacto y debemos trabajar en lo que podemos influir.

Y hasta que vayamos a trabajar con el autobús u otros medios que reduzcan nuestro impacto en Co2, y siempre tengamos una lista de nuestras acciones para cambiar, diría que mejor centrarse en eso.

Te puede interesar: Cambios fáciles y rutinarios en nuestro menú, pueden ser la medicina de nuestro planeta

Sobre lo que realmente podemos cambiar en nuestra pequeña esfera de influencia, será pequeño, insignificante, pero es lo único en lo que realmente tenemos el poder de intervenir para hacer algo que importa. El resto es hablar.

Está bien estar informados e informar, pero sobre todo: lo que hacemos. No polémicas, sino hechos. Pequeños e inexorables hechos.

¿Es retórica, dirás? Comienzo diciendo que mi lista no alcanza ni una décima parte de las marcas de verificación. Se terminará este mundo primero y otros 15 antes de que realmente hiciera “todo lo posible”.

Ya estamos más extinguidos que el oso polar. Y no por el Co2.

Yo, que nunca fui una gran ecologista y nunca me interesé en temas ambientales, me encontré pensando con angustia en mi futuro y el de mi hija. Con verdadera angustia.

Entre la quema de Siberia, el Co2 que nos asfixiará, el permafrost wue se agota, el agua que una cuarta parte de la población mundial pronto perderá,… Todo es cierto, pero pensar que no deberíamos poner más niños en el mundo porque no sabemos qué futuro les dejaremos es estúpido.

Y, sobre todo, vivir angustiado no es realmente una actitud cristiana. Me parece el eco de las habituales charlas de moda sobre la supuesta “calidad de vida” de la que somos jueces últimamente.

Dios ha puesto el mundo en nuestras manos y ciertamente no puede hacer mucho si lo estamos tratando mal, pero siempre estamos en manos de Dios, recordémoslo.

“A cada día le basta su afán”, porque no sabemos lo que nos depara el futuro y, sobre todo, a pesar de las predicciones alarmantes, sabemos que todo aquí solo nos ha sido prestado.

Siempre pienso en aquellas parejas que tuvieron hijos en la época de los romanos sabiendo que daban a luz a niños que se educarían como cristianos y terminarían en los leones no demasiado tarde. ¿Qué futuro les dieron a sus hijos? ¿Con qué coraje los pusieron en el mundo?

El amor, desafortunadamente, es la primera fuente que estamos agotando en este planeta. Y sin eso, sin respeto por la vida y por nuestra especie antes de todo los demás, nosotros, que queremos salvar plantas y animales pobres sin tener piedad de nuestro hermano, estamos abocados a la extinción. Por estupidez.

Tienes fe. Úsala.

Lo sé, puedes decirme, me gusta ganar fácilmente. No sé si es pronto o tarde para salvar este planeta, lo que sé es que debemos tomar nota de la situación, cambiar, no hablar o decir que las cosas deben cambiar, sino cambiarnos a nosotros primero.

Debemos dejar de correr al azar aturdidos por el humo y recordar esa lección de evacuación: buscar las líneas fosforescentes que indican la salvación.

Y, sobre todo, recordemos que para nosotros, el mundo podría incluso terminar en una hora, de mil maneras, pero nuestra fe nunca nos ha llevado a ahogarnos en la angustia y la desesperación por nuestra precaria condición (que siempre es así, y siempre lo será).

Padre en tus manos está mi vida y mientras viva, no viviré con miedo al mañana, porque Tú ese miedo lo has derrotado. Para mí y para los que vienen después de mí.

 

Artículo publicado originalmente en el blog Martha, Mary and me

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.