Aleteia

El exrugbier uruguayo que cambió “La Celeste” por la de Cristo

RUGBY URUGUAY
Comparte

Los «Teros» (selección uruguaya de rugby), una historia de sacrificio, superación y el testimonio en Aleteia de Juan Andrés (“El Gordo) Verde, un joven sacerdote que llena de ánimo los medios, las redes sociales y a la gente en Uruguay

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La parroquia Stella Maris, ubicada en el barrio de Carrasco (Montevideo, Uruguay) fue el lugar de encuentro. Ahí me recibió -en un día lluvioso y triste- con una amplia sonrisa “El Gordo” Juan Andrés Verde, un mediático y joven sacerdote de 30 años que supo defender a la selección uruguaya juvenil (“Los Teritos”) de rugby.

 

 

Está siguiendo el Mundial de Rugby que se disputa en Japón con mucha atención y confiesa que le está cambiando los días, pues debido a la diferencia horaria los partidos suelen ser en la madrugada uruguaya. También sigue a la selección argentina, los famosos «Pumas», y considera que entre ambos equipos prima un espíritu de hermandad.

Sin embargo, “El Gordo” -como le gusta que le digan, pues no pierde nunca la oportunidad de aclarar que Juan Andrés le decía su madre cuando estaba enojada-  se siente un “tero” más y se ha alegrado muchísimo con el debut victorioso y hazañoso ante Fiji.

Te puede interesar:
¡El espíritu del rugby!

Es que “El Gordo” sabe muy bien qué se siente formar parte de un grupo de jugadores encargados de defender los colores de su país en eventos de esta envergadura. Juan Andrés (le continuaré llamando también así respetuosamente –y con su permiso-  para no ser tan reiterativo con su sobrenombre) ha jugado los mundiales juveniles de Irlanda y Japón. Conoce muy de cerca la realidad e intimidad de varios de los que están jugando en la selección mayor.

Incluso, confiesa, en Irlanda y Japón llegaba a ir junto a otros compañeros de equipo a misa los domingos, un poco ya dejando de manifiesto que en su vida había una búsqueda especial más allá de la rutina de los entrenamientos. Fue en medio de todo esto mientras transcurría su vida «normal» -deporte, novia, estudio y amigos- que hubo alguien que le cambió la vida.

“La Celeste” por la de Cristo

El 3 de diciembre de 2017 Juan Andrés fue ordenado sacerdote y si bien hasta el día de hoy sigue de cerca todo lo que acontece con el rugby, aquel día fue enfático en recordar que había cambiado la camiseta “Celeste” –como habitualmente se le dice a la indumentaria de una selección uruguaya- por la de Cristo, siendo una de sus frases más recordadas. «Vestir la de Cristo no tiene palabras», esbozó en aquel momento (¡Hasta el cielo no paramos! es otra de las que suele usar con frecuencia).

Puedes recordar aquel momento y testimonio aquí (video ICM): 

 

Aquel día, momento que tuvo a la Catedral Metropolitana de Montevideo desbordada de gente,  una de las tantas personalidades que lo acompañó fue la de Gustavo Zerbino, sobreviviente de la famosa tragedia de los Andes de octubre de 1972 (conocida también como Milagro de los Andes), instancia en la que un avión militar que llevaba a jugadores del equipo de rugby Old Christian –con alumnos de Stella Maris- se estrellara en la cordillera rumbo a Santiago de Chile (luego de 72 días en la montaña 16 personas fueron rescatadas).

 

Juan Andrés recuerda aquella historia y reconoce que desde siempre le ha impactado mucho. Es que aquellos jugadores también estaban vinculados al rugby. Juan Andrés ha logrado estar en el lugar de la tragedia. Hoy en día sigue recibiendo –a través de la parroquia Stella Maris- a varios de los sobrevivientes, amigos y familiares. Incluso, de algunos, ha llegado a ser confidente, confirma.

De fondo, el ruido de la intensa tormenta que acompañaba de una manera más que especial aquella particular reflexión.

Aquí puedes ver entrevistas y más testimonios de «El Gordo» Verde: (hacer click en galería)

 

«Los Teros», sacrificio y superación

Hablar de rugby es hablar también de valores. Compañerismo, juego en equipo, humildad, sacrificio. Todo esto –y más- no solo lo ha experimentado “El Gordo” como filosofía de juego y vida, sino que también se ve reflejado en el desarrollo de la selección uruguaya de rugby.

RUGBY
Te puede interesar:
Los valores del rugby

 

Así lo confirma, por ejemplo, el libro recientemente publicado “Los Teros, una historia de sacrificio y orgullo del rugby uruguayo” del periodista Ignacio Chans. A través de una recopilación de poco más de 150 páginas expone cómo ha sido la evolución en los últimos años de un equipo que era considerado amateur a otro que fue mejorando en cuanto al profesionalismo (también en cuanto a infraestructura) y que ya ha regalado varias hazañas deportivas.

 

RUGBY URUGUAY
uru_oficial - Instagram

 

Es que participar de un mundial, como el que se está jugando en Japón, no ha sido un camino sencillo. La primera vez que se logró fue en 1999 (momento en que primaba mucho de romanticismo y amateurismo). Ahora, estos jugadores se han transformado en verdaderos embajadores, siendo un ejemplo más –como sucede también en el fútbol- que los más pequeños también pueden soñar en grande.

 

 

Tal vez, mientras estés leyendo estas líneas la selección uruguaya se haya despedido (o esté por despedirse) de Japón. Pero la huella de la superación y la entrega difícilmente se borre rápidamente.

Y esa marca, de alguna manera, también se hace latente a nivel de la sociedad, pues el rugby en los últimos años ya no solo se practica en los lugares con mayor nivel adquisitivo. En sitio como el Liceo Jubilar, el Francisco (liceos católicos y gratuitos de gestión privada en zonas de contexto crítico) se practica y ayuda al crecimiento de los jóvenes. Lo mismo en las cárceles. Cada vez los jóvenes se identifican más con las propuestas del rugby, sus reglas y mensajes.

 

 

Un cura mediático que llena de ánimo en Uruguay

Volvamos por un instante a «El Gordo» y su carisma. Actualmente como sacerdote, cerca de cumplir dos años de ordenado, sigue siendo convocado con frecuencia por los medios de comunicación (aspecto no menor en cuanto a que esto sucede en Uruguay, uno de los países más laicos de América Latina). También es escritor (uno de sus trabajos llamado Entre Amigos –que trata anécdotas y reflexiones- fue prologado por el exfutbolista Diego Forlán). Según él, a la hora de encontrar alguna explicación, tal vez por la empatía y el respeto.

Pero Juan Andrés también ha estado vinculado desde 10 diez años como fundador del Movimiento Luceros, organización que se dedica a alimentar y llevar fe (rezan el Rosario) a personas en situación de calle. En 2018 voluntarios de esta organización sufrieron un intenso robo en una zona compleja de Montevideo conocida como Felipe Cardoso.

Aquel episodio, recuerda, marcó un antes y un después para el movimiento. Muchos no quisieron volver y hubo que hacer modificaciones en cuanto a la seguridad, traslado y ayuda. Pero gracias a lo acontecido surgió el grupo «Centinelas»: personas que se encargan de rezar por quienes salen a darle de comer –y llevarles a la Virgen-  a las personas en situación de vulnerabilidad. Con el paso del tiempo, agrega Verde, si tiene que encontrarle alguna explicación a lo acontecido tal vez la respuesta esté en el nacimiento de este grupo, que incluso esconde historias de conversión.

«De un bostazo de vaca vi salir lindas flores», expresa sin titubear utilizando un lenguaje directo y del ámbito rural.

 

 

Por último, otra vez «Los Teros». El papa Francisco escribió en 2018 un documento sobre «Dar lo mejor de uno mismo” sobre la perspectiva cristiana del deporte y la persona humana. “El Gordo” conoce muy bien a “Los Teros” y no duda en afirmar que ellos son un claro ejemplo de eso de dar lo mejor de uno mismo tanto en el deporte como en la vida.

 

El encuentro con «El Gordo» finalizó de la manera más coloquial posible, abrazo de por medio y hojeando algunos de sus libros. Afuera seguía la lluvia. Me tocaba salir, mojarme y hasta embarrarme. Todo lo acontecido aquella tarde parecía estar en sintonía con esta bella epopeya de héroes y luchadores.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.