Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El terrible problema que afecta a los millennials

Comparte

Un 22 por ciento de los millennials confiesa no tener ni un solo amigo ¿Qué le ocurre a la generación más preparada de la Historia?

La tecnología los ha conectado, les permite acceder a cantidades ingentes de información desde la habitación de su casa, escogen contenidos, disponen de entretenimiento a través de pantallas, establecen relaciones por vídeo, disponen del anonimato gracias al nickname, convocan y son convocados para manifestarse por la red, critican duramente a los políticos, abanderan causas desinteresadamente… Pero no son capaces de llegar a la amistad. Así son los millennials, la generación de jóvenes nacidos entre 1981 y 1999.

Los más pequeños del grupo millennial han superado ya la mayoría de edad y votan en los sistemas democráticos. Los mayores se acercan a los 40 años. Pero de ellos las encuestas ponen de relieve una terrible carencia: un 22% de estos jóvenes no tiene ningún amigo. Es decir, 2 de cada 10 millennials sufre la soledad en este terreno.

Este fracaso en el terreno personal y social contrasta con la aparente facilidad para el conocimiento de otras personas y el diálogo, pero no es así. Disponen de la herramienta pero no la emplean con este objetivo.

Este dato preocupante se extrae de la encuesta que realizó recientemente la empresa demoscópica You Gov a una muestra representativa de 1.254 jóvenes de Estados Unidos.

Una cuarta parte no tiene con quién hacer planes

La generación millennial arroja estos datos:

  • el 22% de las personas de 23 a 38 años no tiene ningún amigo.
  • el 33% no tiene un mejor amigo.
  • el 25% no tiene con quién hacer planes.

¿No será que en vez de emplear las redes sociales e Internet para abrirse a otras personas, se convierten en receptores pasivos y no se abren al diálogo interpersonal, al contacto de tú a tú, al “trabajo” que comporta darse a otras personas y hacerse amigo de ellas? ¿No será que ha habido un error en el planteamiento educativo en cuanto a las redes sociales y se ha entendido que ellas lo dan todo hecho?

Los milllennials acusan la soledad de su situación actual -cúmulo de relaciones superficiales e hipercomunicación pero fracaso en el ámbito del crecimiento personal– y manifiestan, sin embargo, que valoran la amistad. La mayoría explica que esta falta de amigos se debe a la timidez. Pero hay quien cree que “no necesita hacer amigos”: son un 27% de los encuestados. Mientras que un 26% no está interesado en actividades compartidas.

Se hicieron amigos en el trabajo

Entre los resultados de la encuesta de You Gov, uno apunta que el 42% de los millennials hizo un amigo en los últimos 6 meses, y lo hizo en el centro de trabajo, no a través de internet ni de las redes sociales. Es decir, el factor que favorece la vinculación con otros es la presencia física y la interrelación real y no virtual.

Los millennials han crecido con Facebook e Instagram, han tenido en su mayoría acceso a la Universidad (más que la generación antecedente) y, según estudios sociológicos, son ciudadanos concienciados. Pero al parecer les resulta más fácil luchar por una causa común a través de plataformas como change.org que estrechar lazos con personas de carne y hueso. A nadie escapa que esa soledad presenta problemas importantes de salud psíquica como la depresión, y que repercute en la formación de una familia.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.