Aleteia

Así saludaba san Francisco a la Virgen María

Giotto/Public Domain
Comparte

Una preciosa oración que puedes hacer tuya

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La devoción del pobrecillo de Asís por la Virgen María era tan grande, que se han escrito libros enteros sobre el tema.

Así, con esta oración, solía saludar san Francisco de Asís a la Madre de Dios y Madre Nuestra:

 

Salve, Señora, santa Reina,

santa Madre de Dios, María,

Virgen hecha iglesia,

y elegida por el santísimo Padre del cielo,

consagrada por Él con su santísimo Hijo amado,

y el Espíritu Santo Paráclito;

que tuvo y tiene toda la plenitud de la gracia y todo bien.

Salve, palacio suyo;

salve, tabernáculo suyo;

salve, casa suya.

Salve, vestidura suya;

salve, esclava suya;

salve, Madre suya

y saludo a todas ustedes, santas virtudes,

que  por la gracia y la iluminación del Espíritu Santo

son infundadas en los corazones de los fieles,

para que de infieles

fieles a Dios sean.

 

Muchos otros santos han regalado bellísimas alabanzas a María. Aquí tienes una galería con algunas de ellas:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.